CNT-AIT

Distribuir contenido
Actualizado: hace 11 mins 57 segs

CNT-Vigo en solidaridad con Emilio, preso en huelga de hambre en la cárcel de A Lama

Mié, 10/09/2014 - 7:10de la tarde

Emilio Sánchez del Peso lleva más de 20 días en huelga de hambre INDEFINIDA en protesta por los malos tratos y torturas en la cárcel de A Lama, Pontevedra. Emilio se puso en huelga de hambre el 14 de agosto de 2014 en protesta por los malos tratos y torturas que están recibiendo lxs presxs en el Búnker, el módulo de aislamiento.

Emilio es un preso común, integrante de la Campaña Cárcel=Tortura, al que le quedan menos de 2 años y medio para salir en libertad total después de más de 10 años de presidio, pero su voluntad luchadora hizo que nunca haya tenido permisos y que nunca haya sido progresado a 2º grado. Sin embargo, sí que pasó muchas veces por aislamiento; la última vez que estuvo en el búnker fue poco antes de morir Gaviotu, hace  2 meses y medio, denunciando entonces lo que para él había sido un asesinato. Harto de ver y padecer la brutalidad del sistema penitenciario, y después de ser sancionado y comprobar las torturas que en esos mismos días se les aplicaban a otrxs presxs, decidió esta radical y última forma de protesta: ¡¡LA HUELGA DE HAMBRE INDEFINIDA!!

Los objetivos de esta acción son:

  1. Dejar claro que sigue habiendo presxs que luchan pese a las dificultades extremas y la represión brutal a la que se enfrentan.

  1. Aportar, una vez más, un ejemplo claro de lucha que pueda ser aprovechado por lxs activistas de los derechos humanos y la población activa en general, para difundir y visibilizar las condiciones lamentables en que se encuentra la población reclusa.  
  2. Aportar su grano de arena al debate de las nuevas acciones a realizar por lxs presxs conscientes, como pequeño empuje a la campaña contra los tratos degradantes, a pesar de saber que esta acción no es la única forma ni la más idónea.
  3. Visibilizar ante los medios de información y ante las instituciones públicas que deberían velar por los derechos de las personas en internamiento cerrado la realidad de malos tratos e indefensión jurídica y social dentro de las prisiones.

Con este acto denuncia:

Las torturas  y malos tratos habituales, sobre todo en aislamiento.

  • La connivencia del servicio sanitario ante las torturas y malos tratos, así como la poca humanidad de algunos trabajadores sanitarios.
  • La inactividad del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria en la defensa y garantía de los derechos de las personas presas.
  • La pasividad de las instituciones públicas ante los atropellos a los derechos de lxs presxs,
  • La ineficacia de las denuncias de torturas que son constantemente archivadas.
  • La inexistencia de tratamiento penitenciario, actividades, gimnasio, trabajo, etc., sobre todo en módulos cerrados....
  • Las sanciones  encubiertas (dejarte sin  tus cosas, salir solo al patio, no facilitarte medicinas, etc....).
  • Las coacciones ilegales como la intervención sistemática del correo, incomunicar al/a la presx con su contorno social, las continuas amenazas de los carceleros con sanciones o la dificultad para obtener beneficios penitenciarios.
  • El mantenimiento de grado perpetuo.
  • El prolongamiento de condenas y la cadena perpetua encubierta.
  • El elevado número de muertes en las cárceles.
  • La represión cara a todxs aquellxs que denuncian las injusticias y vulneraciones de derechos dentro de las cárceles.
  • La explotación laboral.
  • El silencio mediático, etc. etc….

El tiempo apremia!! El compañero ya lleva más de medio mes en huelga de hambre, está débil y aislado, y cualquier muestra de solidaridad y ánimo es muy importante. Si se hace cualquier acción, por favor documentadla y enviádsela a él directamente o a su grupo de apoyo a través del correo electrónico: gzsolidaria@riseup.net. Anima a todas las personas que luchan contra la sociedad autoritaria que padecemos y reivindica su acción de protesta inserta en las demás luchas sociales.

Desde el grupo de apoyo Galiza Sur Cárcere=Tortura, con la que CNT-Vigo colabora, queremos hacer un llamamiento a que se apoye esta acción de protesta con más acciones, desde la autonomía y las posibilidades de cada unx. Estad atentxs a las próximas convocatorias y al momento en el que lo trasladen al hospital. Además hay que hacerle ver a la dirección de la cárcel de A Lama que no está solo, por lo que pedimos se envíen el máximo número de cartas con la palabra “ÁNIMO”.

Emilio Sánchez del Peso C.P. A Lama  Monte Racelo s/n 36830 A Lama (Pontevedra)

Como él mismo dice:                                                                                                               

¡¡¡SOMOS MUCHXS LXS RECLUSXS PERO MUY POCXS LXS CONCIENCIADXS!!!

¡HASTA  LA VICTORIA!

gzsolidaria@riseup.net  , noestansolxs@gmail.com

Categorías: CNT-AIT

[Gráficas-Madrid] Denuncia de los despidos en ADSLZone en la presentación del último modelo del teléfono de Apple

Mié, 10/09/2014 - 10:54de la mañana

Crónica del panfleteo informativo en Apple por el despido de 3 trabajadores de ADSLZone al denunciar su situación de falsos autónomos

De forma paralela a la presentación del último modelo del teléfono de Apple, el sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid de CNT destapó el despido de tres redactores de la empresa ADSLZone. Se trata de una web de referencia en tecnología, cuyo director fue demandado en el mes de abril tras despedir a dichos compañeros.

El motivo de esta decisión unilateral no fue otro que la solicitud por parte de éstos de la regularización de sus condiciones laborales, puesto que se encontraban trabajando como falsos autónomos.

Al margen de denunciar en Internet mediante la campaña #StopFalsosAutónomos, desde el sindicato se acudió a la Puerta del Sol de Madrid, lugar donde ha quedado ubicada la tienda de la citada multinacional. El motivo de esta elección no fue otro que acercarse a un punto donde presumiblemente muchos aficionados a la tecnología conociesen ADSLZone y así informarles sobre lo acontecido con nuestros compañeros y las prácticas de esta compañía.

El grupo de afiliados encargados del panfleteo estuvo alrededor de una hora en la puerta de la tienda, informando no solo a quienes entraban o salían. También se acercó mucha gente interesada en el tema que quedaron tan sorprendidos como indignados por este tema.

Desde CNT Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid seguimos dispuestos a defender los intereses de nuestros compañeros, que recordemos son los grandes damnificados en esta situación. Pelearemos hasta donde haga falta por los derechos de los trabajadores y para acabar con el fraude de los falsos autónomos: STOP FALSOS AUTÓNOMOS

Síguenos en la campaña #StopFalsosAutónomos

http://falsosautonomos.wordpress.com

También en Twitter:@CNT_Graficas @adslzonedespide @falsoautonomo

--

Sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid - CNT

http://www.cnt.es/graficas

graficas_madrid@cnt.es

Tfno.: 628 367 594

Plaza de Tirso de Molina, 5, 6º derecha.

Categorías: CNT-AIT

CNT-Vall d'Albaida Contra la Planta de Residuos Animales de la Pobla del Duc

Mar, 09/09/2014 - 11:26de la tarde

El Sindicat d'Oficios Diversos CNT-AIT de la Vall d'Albaida muestra públicamente no sólo su rechazo a la Planta de Residuos Animales, sino, que pide la paralización inmediata de este proyecto por la aberración que representa a los vecinos y vecinas del conjunto de los pueblos de la Vall d'Albaida.

Esta imposición gestionada por la Consejería de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana que como máximo responsable es Isabel Bonig Trigueros y el señor Francisco Miguel Soria Cases (máximo responsable y administrador de las empresas ejecutoras "SIG RENOVABLES S.L." y "GRASAS VALENCIANAS S.L."), resulta ser con mucha claridad un negocio conjunto con favoritismos, influencias y una cantidad de intereses ocultos que lo evidencian con los antecedentes de oscurentismo, secretismo y la rapidez que el "títere" del ex-alcalde del PP de la Pobla del Duc "*Natalio Navarro" implicó con la construcción (casi por hacer) de una infraestructura de Categoría 1 y 2 sin unIinforme de Impacto Ambiental y con una Declaración de Interés Comunitario que le otorgaba sobrepasar las competencias del actual ayuntamiento de la Pobla. Que si no fuera por la rápida oposición popular de los pueblos más afectados y por los impedimentos y dificultades que el actual ayuntamiento de la Pobla del Duc ha dado a la propietaria de los terrenos "GRASAS VALENCIANAS S.L.", esta planta ya estaría en funcionamiento, sin tener con cuenta los recursos de los vecinos y vecinas para subsistir como la ganadería, la agricultura, el futuro de esos pueblos, los que quedan por venir y su SALUD.

Por eso mismo hacemos un grito a las poblaciones de la comarca, para que pierdan el miedo, que toda acción contra este proyecto está más que legitimada, que no se tiene que descartar ni las vías legales ni las acciones contundentes para hacer frente a esta gente que sólo mira por su bolsillo, sin importar en absoluto las consecuencias de sus proyectos, de cómo afecta y que representa una infraestructura así a una comarca como la nuestra.

Si ellos quieren destrozar nuestros pueblos, no podemos quedarnos de brazos cruzados ni esperar a que nadie nos solucione nuestros problemas, debemos aprender a hacer las cosas por nosotros mismas, para lo bueno y para lo malo.

UNIÓN, ACCIÓN Y AUTOGESTIÓN

UNA COMARCA UNA FORÇA

http://valldalbaidacnt.blogspot.com.es/

Categorías: CNT-AIT

Tierra y libertad: las ideas colectivistas de Bakunin

Mar, 09/09/2014 - 8:11de la tarde

SUPLEMENTO | BAKUNIN INMORTAL

Fuera del ambiente libertario, la figura y pensamiento de Mijail Bakunin no disfrutan de buena prensa. Pasadas las polémicas de antaño, todavía se le critica por difundir una filosofía poco o nada original, se le señala por sembrar la cizaña en la I Internacional o se le acusa de ser un aventurero que desperdició actividad y energías en levantamientos infructuosos; incluso se llega a asociar su nombre, con un indisimulado anacronismo, al terrorismo yihadista.

Aleix Romero | Periódico CNT

Ilustración: Kiko Makarro

Sin embargo, Bakunin encarnó al típico hombre de acción del siglo XIX Como el abuelo de Settembrini, aquel entrañable personaje de la novela La montaña mágica, fue uno de tantos revolucionarios que sacrificó su tranquilidad en aras de la libertad, alternando el sable y la pluma, la pólvora y la imprenta. Debido a su carácter inquieto, al nomadismo impuesto por el fracaso de las conspiraciones en que participó y a la prisión, Bakunin no tuvo la oportunidad –a diferencia de Karl Marx– de madurar plenamente sus ideas.

En cambio, Bakunin fue capaz de hallar un filón despreciado por su antagonista ideológico. Marx, preocupado por la crisis del sistema capitalista, se fijó preferentemente en los países más desarrollados a nivel industrial, confiriendo a la clase obrera la misión histórica de relevar a la burguesía en el poder. Bakunin, por su parte, que provenía de la nobleza rural rusa, se concentró sobre todo en la parte más atrasada de aquella Europa de dos velocidades, donde la agricultura seguía siendo la actividad predominante: Rusia, Italia o España. Según Josep Termes, la historia del anarquismo español es –salvo en ciertas zonas de Andalucía– la crónica de un movimiento obrero de carácter urbano; sin embargo, los primeros anarquistas, aunque trabajaran en talleres y fábricas, tenían una indudable extracción campesina: eran en su mayoría inmigrantes del campo.

El pensamiento de Bakunin está altamente impregnado de referencias que remiten a ese trasfondo agrario precapitalista, preindustrial y antiestatalista –a causa del intervencionismo cada vez mayor del Estado en la vida comunitaria–. De ahí la preeminencia que tiene en su conjunto de ideas el colectivismo, que de acuerdo con lo que exponía Netchaev en El Catecismo revolucionario –obra escrita por encargo de Bakunin–: la tierra y todos los recursos naturales son propiedad común de todos, pero sólo serán utilizados por aquellos que los cultivan con su propio esfuerzo. Sin expropiación, tan sólo con la poderosa presión de las asociaciones de trabajadores, el capital y los medios de producción caerán en manos de aquellos que producen la riqueza con su propio trabajo.

El colectivismo es la única garantía de la autodeterminación económica, que a su vez es la condición indispensable para lograr una libertad real. El sistema colectivista implica el ensalzamiento del trabajo como base de la dignidad y de la moral humanas, el principio que permitió a los seres humanos superar un estado de bestialidad. Pero este planteamiento puede entrar en conflicto con la libertad individual, que sufre diferentes presiones provenientes no sólo del Estado sino también de la sociedad. Se plantea así un interesante problema que Bakunin resuelve formulando una perfecta simbiosis entre el individuo y la sociedad. La libertad, por tanto, sólo puede ser solidaria.

El modelo social ideal para Bakunin es la federación horizontal de las asociaciones de trabajadores, organizada de abajo a arriba en grupos, comunas, provincias o regiones y finalmente naciones. Pero si bien pretende la destrucción de todas las estructuras de poder del Estado y del Capital, no plantea la extinción y erradicación de la propiedad privada. Aunque insiste en que la igualdad es la justa distribución de los bienes, propone una superación progresiva de la superación burguesa, es decir, de la tendencia a la acumulación de los recursos, subrayando que para el ejercicio de la libertad en solidaridad lo importante en su uso. La igualdad no presupone un igualitarismo apresurado y forzado. Bakunin se presenta así como un activista familiarizado con la mentalidad campesina, es decir, la antítesis más alejada del burócrata de procedencia urbana.

El colectivismo bakuninista arraigó con fuerza en España, hecho que no sorprende si se tiene en cuenta que la revolución liberal había modificado el régimen de propiedad comunal de la tierra, despojando a los pueblos de espacios forestales que aprovechaba de manera colectiva y poniendo la gestión de los montes bajo control de la administración central. Las principales consecuencias fueron a ser la quiebra de los modelos de organización ancestrales del valle y la montaña, y la emigración rural subsiguiente. Cuando Giuseppe Fanelli vino a la península en 1868 a difundir el bakuninismo, se encontró por tanto con un ambiente receptivo. Los estatutos de la Alianza de la Democracia socialista, constituida por miembros de la Asociación Internacional de Trabajadores en 1872, establecieran como primer punto: la abolición definitiva y completa de las clases y la igualdad económica y social de los individuos de ambos sexos. Para llegar a este objeto, pide la abolición de la propiedad individual y del derecho a heredar, a fin de que en el porvenir sea el goce proporcionado a la producción de cada uno, y que conforme con las decisiones tomadas por los últimos congresos de Bruselas y Basilea, la tierra y los instrumentos de trabajo, como cualquier otro capital, llegando a ser propiedad colectiva de la Sociedad entera, no puedan ser utilizados más que por los trabajadores, es decir, por las asociaciones agrícolas e industriales.

A partir de 1881 la Federación de Trabajadores de la Región Española asumió la doctrina colectivista, si bien el impacto de las reflexiones de Kropotkin hizo que sus miembros más radicales oscilaran al anarcocomunismo, en la idea de que todo el mundo recogiera de la producción lo que le pareciera conveniente. Pero, pese a la irrupción de otras tendencias y la pujanza del sindicalismo, el colectivismo sobrevivió, como lo pone de manifiesto la revolución social puesta en marcha el día después al golpe de estado del 18 de julio de 1936. Las colectivizaciones agrarias e industriales, especialmente en Cataluña y Aragón, son una muestra de la aspiración de la clase obrera a consagrar el trabajo como la única y genuina fuente de riqueza.

Como puede verse, la influencia del colectivismo bakuninista fue mucho más allá de la limitada influencia que su impulsor pudiera ejercer en vida en las sociedades obreras españolas. Se han deslizado varias críticas en su contra, tachándolo como una idealización de la vida rural y sentenciando el fracaso del régimen de colectivizaciones durante la guerra. Pero no se ha insistido tanto en que cubría una demanda social, que planteaba una alternativa económica que superase las diferencias de clase y que su realización final, en un contexto bélico, afectó fatalmente a su desarrollo.

--> TRADUCCIÓN AL ESPERANTO (Jesús González)

TERO KAJ LIBERO: LA KOLEKTIVAJ IDEOJ DE BAKUNIN

Ekster la liberecana medio, la figuro kaj pensaro de Mihail Bakunin ne estas multe laŭditaj. Jam pasintaj la antaŭaj polemikoj, ankoraŭ oni kritikas lin pro la diskonigo de malmulta aŭ neniu originala filozofio aŭ pro la semado de la malkonkordo en la 1a Internacio, ankaŭ oni akuzas lin esti aventuristo malŝparinta fortojn kaj energiojn en senfruktaj ribeloj; oni eĉ kuraĝas asocii lian nomon, per malkaŝita anakronismo, al la ĝihadista terorismo. Tamen, Bakunin personigis la tipan agviron de la 19a jarcento. Kiel la avo de Settembrini, tiu aminda rolulo de la romano La magia monto, estis unu el tiomaj revoluciuloj, kiuj oferis sian trankvilon nome de la libereco, alternante la sabron kaj la plumon, la pulvon kaj la presmaŝinon. Pro sia malkvieta karaktero, la nomadismo postulita de la fiasko de la konspiroj en kiuj li partoprenis kaj la malliberejo, Bakunin ne havis la ŝancon -kontraste kun Karlo Markso- plene maturigi siajn ideojn.

Tamen Bakunin kapablis trovi vejnon malestimitan de sia ideologia kontraŭulo. Markso, priokupita pro la krizo de la kapitalisma sistemo, prefere fiksis sian atenton sur la plej evoluintaj landoj laŭ industria nivelo, komisiante al la laborista klaso la historian komision anstataŭi la burĝaron en la povo. Bakunin, siaflanke, devenanta de la rusa kampara nobelaro,  ĉefe interesiĝis pri la plej subevoluinta parto de tiu Eŭropo de du rapidecoj, kie la terkulturo daŭre estis la unuaranga laboragado: Rusujo, Italujo aŭ Hispanujo. Laŭ Josep Termes, la historio de la hispana anarkiismo estas -escepte en iuj zonoj de Andaluzujo- la kroniko pri laborista movado de urba karaktero; tamen, la unuaj anarkiistoj, kvankam laboris en atelieroj kaj fabrikoj, havis nedubeblan kamparanan originon: plimulte estis elmigrintoj el la kamparo.

La penso de Bakunin estas tre influita de referencoj, kiuj devenas de tiu kampara bazo antaŭkapitalisma, antaŭindustria kaj kontraŭŝtatista -pro la ĉiufoje pli granda intervenado de la ŝtato en la komunuma vivo-. Tial la ĉefeco, kiun havas en lia idearo la kolektivismo, kiu konforme al kio tekstis Netchaev en La revolucia Katekismo - verko komisiita de Bakunin-: La tero kaj ĉiuj naturaj rimedoj estas ĉies komuna proprieto, sed nur estos uzata de tiuj, kiuj kultivas ilin per sia propra penado. Sen eksproprigo, nur kun la potenca premo de la asocioj de laboristoj, la kapitalo kaj la rimedoj de produktado falos en manojn de tiuj, kiuj produktas la riĉecon per sia propra laboro.

La kolektivismo estas la sola garantio de la ekonomia memdetermino, kiu siavice estas la nepra kondiĉo por atingi realan liberon. La kolektivisma sistemo implicas la glorigon de la laboro, kiel bazo de la homaj digno kaj moralo, la principo, kiu permesis al la homoj superi staton de bruteco. Sed ĉi tiu ideo povas ekkonflikti kun la individua libereco, kiu suferas malsamajn premojn devenantajn ne nur de la ŝtato sed ankaŭ de la socio. Oni tiel proponas interesan problemon, kiun Bakunin solvas formulante perfektan simbiozon inter la individuo kaj la socio. La libereco, sekve, nur povas esti solidara. La ideala socia modelo por Bakunin estas la horizontala federacio el la asocioj de laboristoj, organizita de sube al supre laŭ grupoj, komunumoj, provincoj aŭ regionoj kaj fine landoj. Sed kvankam li pretendas la detruon de ĉiuj povstrukturoj de la ŝtato kaj la kapitalo, ne proponas la neniigon kaj elradikigon de la privata proprieto. Kvankam li insistas pri tio, ke la egaleco estas la justa disdono de la havaĵoj, proponas iompostioman pliboniĝon de la burĝa superiĝo, tio estas, de la tendenco al la amasiĝo de la rimedoj, substrekante, ke por la ekzerco de la libereco en solidareco tio grava estas ĝia uzo. La egaleco ne antaŭsupozas hasteman kaj devigitan samrajtismon. Bakunin tiel prezentas sin, kiel aktiviston, kiu konas la kamparanan mensostaton, tio estas, la plej malproksima antitezo de la burokrato de urba deveno.

La bakuninisma kolektivismo forte enradikiĝis en Hispanujo, nesurpriza fakto se oni konsideras, ke la liberala revolucio modifis la reĝimon de komunuma proprieto de la tero, senigante la vilaĝojn de arbaraj spacoj, kiujn ili kolektive antaŭe profitis kaj metante la administradon de la montoj sub la estrado de la centra administracio. La ĉefaj konsekvencoj estis la bankroto de la praaj modeloj de organizo de valoj kaj montoj, kaj la sekva kampara elmigrado. Tial, kiam Giuseppe Fanelli venis al la duoninsulo je 1868 por diskonigi la bakuninismon, troviĝis akceptema medio. La statutoj de la Alianco de la Socialisma Demokratio, fondita de membroj de la Internacia Laborista Asocio je 1872, starigis kiel unuan punkton: la definitiva kaj kompleta abolo de la klasoj kaj la ekonomia kaj socia egaleco de la individuoj de ambaŭ seksoj. Por atingi ĉi tiun celon, ĝi petas la abolon de la individua proprieto kaj de la hereda rajto, por ke estontece estu la ĝuado havigita al la produktado de ĉiu, kaj ke konforme al la decidoj prenitaj de la lastaj kongresoj de Bruselo kaj Bazelo, la tero kaj la laborilaro, kiel iu ajn alia kapitalo, kiam estos kolektiva proprieto de la tuta socio, nur povas esti uzotaj de la laboristoj, tio estas, de la terkulturaj kaj industriaj asocioj.

Post 1881 la Federacio de Laboristoj de la Hispana Regiono akceptis la kolektivisman doktrinon, kvankam la trafo de la pripensoj de Kropotkin faris, ke iliaj plej radikalaj membroj inkliniĝis al la anarkikomunismo, laŭ la ideo, ke ĉiuj reprenis de la produktado tion, kio ŝajnis al ili konvena. Sed, malgraŭ la subita apero de aliaj tendencoj kaj la potenco de la sindikatismo, la kolektivismo postvivis, kiel elmontras la sociala revolucio ekfunkciinta la tagon post la ŝtatrenverso de la 18a de julio 1936. La terkulturaj kaj industriaj kolektivigoj, ĉefe en Katalunujo kaj Aragono, montras la aspiron de la laborista klaso konsekri la laboron, kiel la solan kaj aŭtentan fonton de riĉeco.

Kiel oni povas vidi, la influo de la bakuninisma kolektivismo ege superis la limigitan influon, kiun lia instiganto povis dum sia vivo plenumi sur la hispanaj laboristaj societoj. Oni ĵetis plurajn kritikojn kontraŭ ĝi, konsiderante ĝin, kiel idealiĝon de la kampara vivo kaj asertante la fiaskon de la reĝimo de kolektivigoj dum la milito. Sed oni ne tiom insistis pri tio, ke ĝi kontentigis socian peton, ke ĝi proponis ekonomian alternativon, kiu superus la diferencojn de klaso kaj, ke ĝia fina realiĝo, en milita kunteksto, neeviteble difektis sian disvolviĝon.

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT

[Gráficas-Madrid] ADSLZone despide a 3 trabajadores de CNT por denunciar su situación como "falsos autónomos"

Mar, 09/09/2014 - 4:07de la tarde

De patitas y en la calle. Así quedaron el pasado mes de abril tres trabajadores del llamado Grupo ADSLZone después de intentar regularizar su relación laboral con la empresa que dirige Javier Sanz. Tras varios años trabajando para la empresa en situación de falsos autónomos, decidieron acudir a la vía legal para que el empresario reconociese la relación laboral por cuenta ajena que los tres trabajadores habían mantenido en este periodo. Lejos de admitirla, la respuesta de Sanz fue despedirles de forma inmediata.

Así funciona el Grupo ADSLZone

La historia de los trabajadores en esta empresa, uno de los referentes en Internet en materia tecnológica, comenzó hace cuatro años, cuando entró a trabajar el primero de los ahora despedidos. Éste trabajó varios meses como redactor de contenidos en lo que el empresario vino a denominar “periodo de prueba”, trabajando a media jornada en la modalidad de “colaboraciones periódicas” que la empresa aseguró era totalmente legal.

Seguidamente fue la propia compañía quien exigió al trabajador su alta como trabajador autónomo para pasar a trabajar en la web a jornada completa con la correspondiente mejora en los salarios a recibir. Incluso desde la misma empresa se facilitaron los trámites para dicho alta.

Posteriormente entraron a trabajar en la web tanto los otros compañeros despedidos como otros trabajadores. Las condiciones fueron similares: primero “colaboración periódica” y tras convencer con su trabajo al empresario, situación de falso autónomo, todo ello sin contrato alguno. A partir de ese momento, los trabajadores se veían obligados a presentar de forma mensual unas facturas con el salario a percibir, para así dar apariencia de autónomos; un salario que era establecido unilateralmente por el empresario. Esto último ocurría igualmente con los horarios de trabajo así como con las directrices para el contenido de las noticias que redactaban cada día.

Como supuesto incentivo, la empresa corría a cargo de la cuota de autónomos. Es decir, en dichas facturas se incluía el mentado salario más la cantidad correspondiente a la cuota de autónomo y el IVA de turno. Otra de las supuestas ventajas que el empresario destacaba que tenía para con los trabajadores era ofrecerles un mes de vacaciones remuneradas, algo a lo que no pueden aspirar los verdaderos autónomos. Dichas vacaciones estaban, de nuevo, estrictamente reguladas por la empresa.

Conscientes de la posición fraudulenta en la que se encontraban y de la total pérdida de derechos laborales, los trabajadores acudieron en varias ocasiones al empresario de cara a que éste regularizase la situación. La respuesta de éste siempre fue rechazar de plano dicha petición, cuando no ignorarla, argumentando que contratarles de forma legal, como trabajadores por cuenta ajena de forma indefinida, “era insostenible” para las cuentas de la empresa. Sin embargo, paralelamente el Grupo ADSLZone crecía de forma paulatina con más webs y con más trabajadores. Por su parte, el Registro Mercantil habla de unos beneficios para la empresa en los dos últimos años que alcanzan los siete dígitos. En una de sus contestaciones a las peticiones de los trabajadores, el empresario llegó a decir: “Es lo que hay, o lo tomáis o fuera”.

Despido ipso facto

El siguiente paso que dieron los trabajadores afectados fue acudir al Tribunal de Arbitraje, donde se interpuso una papeleta de conciliación pidiendo a la empresa que reconociese la relación laboral -que por entonces seguía existiendo- y que se hiciese cargo de las cotizaciones a la Seguridad Social como trabajadores por cuenta ajena que no habían sido pagadas hasta ese momento.

Llegado el momento de la conciliación, la empresa ofreció a los trabajadores una compensación económica y firmar un contrato mercantil con el que dar supuesta forma legal a la situación llevada hasta ahora. Éstos rechazaron la oferta, al considerar que no se ajustaba a la realidad laboral y ver en dicho contrato mercantil una trampa potencial para el despido libre y sin remuneración. De manera inmediata, la empresa cerró las cuentas de los demandantes y no pudieron acceder a sus puestos de trabajo en las webs, donde escribían a diario, www.adslzone.net y www.gamerzona.com.

Paralelamente, la empresa ofreció al resto de sus trabajadores dicho contrato mercantil argumentando que era “mero trámite que le exigían sus abogados”, probablemente para cubrirse las espaldas ante posibles situaciones similares. Poco después se supo que la empresa había estado buscando sustitutos para los trabajadores denunciantes antes incluso de que éstos fuesen despedidos. A los nuevos aspirantes, la empresa siguió ofreciendo sin tapujos una situación laboral similar a la que ostentaban los que serían despedidos en cuestión de días.

Como represalia, Javier Sanz decidió no pagarles el sueldo correspondiente a marzo hasta unos meses después, días antes del fin del plazo al que la ley obliga a pagar las facturas de autónomos. Paralelamente, y según él mismo reconoció ante uno de sus trabajadores, se encargó de “avisar a otras empresas del sector de lo sucedido y alertarles de la peligrosidad de estos tipos”, recomendándoles su no contratación. Por último, para enfrentar a sus trabajadores con los despedidos, Sanz advertía a su plantilla que la acción de los demandantes ponía en riesgo la “viabilidad de la empresa” y comprometía la situación del resto de trabajadores.

La situación actual

Los meses han transcurrido y pese a los intentos por negociar entre los trabajadores despedidos y la empresa, ésta se ha cerrado en banda. Los despedidos, afiliados al sindicato CNT Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid, han ofrecido a la empresa acuerdos para la readmisión y regularización de la situación laboral con la correspondiente compensación por los perjuicios causados en este tiempo. La contestación por parte de la empresa ha sido una negativa rotunda y permanente. Por último, señalar la situación de indefensión en la que han quedado estos trabajadores, no reconocidos por el sistema como tales y, por tanto, sin prestación por desempleo ni indemnización alguna por su despido.

De cara a poner fin a este fraude de los falsos autónomos y la situación en la que se encuentran los despedidos del Grupo ADSLZone, hacemos público un conflicto cuya resolución tiene en sus manos la propia empresa. Una empresa que a la vista de estos graves hechos compite en desigualdad de condiciones (favorables en este caso aunque fraudulentas) con otras que sí tienen a sus trabajadores legalmente contratados.

Por este motivo, decimos NO al fraude de los falsos autónomos y pedimos la difusión y denuncia de casos similares para ayudar a acabar con una de las prácticas empresariales que más se ha extendido en los últimos años y que en la práctica vienen siendo un arma ideal para que el empresariado sin escrúpulos ponga en práctica uno de sus sueños: el despido libre.

STOP FALSOS AUTÓNOMOS 

http://falsosautonomos.wordpress.com

--

Sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid - CNT

http://www.cnt.es/graficas

graficas_madrid@cnt.es

Tfno.: 628 367 594

Plaza de Tirso de Molina, 5, 6º derecha.

Categorías: CNT-AIT

[FAL] Reedición de "Viviendo mi vida" de Emma Goldman

Lun, 08/09/2014 - 10:38de la mañana

Ya está en la calle el primer tomo de "Viviendo mi vida" de Emma Goldman, coedición de Capitán Swing y la Fundación Anselmo Lorenzo. Recuperamos así esta obra fundamental cuya primera edición estaba totalmente agotada.

Probablemente la mujer más odiada en su país de adopción, Emma Goldman fue una de las pensadoras y activistas más interesantes de comienzos del siglo XX. Claramente adelantada a su época, sus escritos y conferencias abarcaron una amplia variedad de temas, incluyendo las prisiones, el ateísmo, la libertad de expresión, el militarismo, el capitalismo, el matrimonio, el amor libre, el control de la natalidad y la homosexualidad; desarrollando incluso nuevas maneras de incorporar la política de género en el feminismo y el anarquismo.

Desde su llegada a Nueva York como costurera a los 20 años de edad procedente de la Rusia zarista hasta su paso por los enclaves socialistas del Lower East Side de Manhattan, consagró su vida al activismo y la agitación pública. Goldman recuerda su niñez en Lituania, su inmigración a los EE.UU. cuando era una adolescente, sus audaces aventuras como mujer independiente en el nuevo mundo, el apoyo a las huelgas obreras, sus viajes por Europa... Su importante e influyente presencia en remotos acontecimientos geopolíticos tales como la Revolución Rusa y la Guerra Civil española, hacen de ella una de las personas con más historia del siglo XX. Viviendo mi vida es una de las grandes biografías del siglo y un fascinante relato de una época de turbulencias políticas e ideológicas.

Rústica con solapas

14x22 cm

574 páginas

ISBN:978-84-942879-1-6

PVP: 25,5 €

Puedes hacer tu pedido aquí: http://fal.cnt.es/tienda/

Categorías: CNT-AIT

Bakunin en España: los aliancistas y la difusión ideológica que no fue

Dom, 07/09/2014 - 12:43de la tarde

SUPLEMENTO | BAKUNIN INMORTAL

Según el jesuita Casimiro Martí (en Orígenes del anarquismo en Barcelona), antes y después del ciclo revolucionario de 1868 el movimiento obrero catalán se organizó o bien según el cooperativismo o bien según el reformismo socialista.

Carlos José Márquez-Álvarez | Periódico CNT

Ilustración: Kiko Makarro

Los cooperativistas respetaban el orden socioeconómico y consideraban utópico el concepto de emancipación de los trabajadores como clase. Los reformistas socialistas aspiraban a que el Estado regulara las relaciones en el Mercado frente a la neutralidad que habían establecido los liberales. Y los trabajadores buscaban mejoras laborales y profesionales, no una revolución que era asunto de una minoría militante. Debemos entender la última afirmación en un sentido abstracto que no implicaba crítica alguna al productivismo ni a su imposición a los trabajadores mediante el poder coactivo extraeconómico. De hecho, la tesis de Martí era una justificación del neo-corporativismo católico. Pero su obra significó sobre todo que se transformara en tópico historiográfico un argumento político cuya expresión más desarrollada y una de las primeras (si no la primera) la hizo Friedrich Engels en un opúsculo de 1873 (por supuesto, me refiero a Los bakuninistas en acción). A saber, que el movimiento obrero en España se había caracterizado desde sus orígenes por la antítesis entre un sindicalismo “sensato” y propio de la clase obrera nacional frente al anarquismo “irrealista” y extraño a la sociedad española.

Sin embargo, los conceptos políticos marxistas y bakuninistas tuvieron las mismas oportunidades de difusión mediante la prensa obrera tras el movimiento revolucionario de septiembre de 1868. La serie de decretos que dio el gobierno provisional revolucionario incluyó el de libertad de imprenta del 23 de octubre de 1868, por el que se abolió la censura. Y la Constitución de junio de 1869 reconoció también la libertad de imprenta como un derecho individual. Cierto que en la práctica las autoridades de provincias y municipios interfirieron por medios legales y extralegales en el ejercicio de la libertad de imprenta, que además quedó sometida a la legislación sobre orden público que el gobierno provisional decretó en julio de 1869 y que como los demás derechos individuales no quedó exenta de las suspensiones de la Constitución. Pero que se reconociera como un derecho por el Estado resultó en que el número de periódicos y revistas se incrementase en semanas de forma exponencial. También la de los sindicatos obreristas.

Aunque el incremento de la prensa a partir de septiembre de 1868 fue volátil, mediante las polémicas por carta entre militantes y la publicación de textos originales los conceptos políticos marxistas y bakuninistas se difundieron entre los miembros de los sindicatos obreristas españoles. Y sin que podamos afirmar que hubiera una toma de partido entre las tesis de Marx o de Bakunin en un primer momento; hasta tal punto que la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT), una agrupación internacional de federaciones sindicales e individualidades destacadas que aspiraba a ser la organización política y pública del proletariado militante, se confundió en España con la Alianza Internacional de la Democracia Socialista, una organización de militantes socialistas que se basaba en el principio de la afinidad ideológica, cuyo fin era influir en la definición ideológica de la AIT mediante la acción directa, y que adoptó un carácter secreto para no comprometer a la misma AIT. Y militantes socialistas que no sólo eran obreros industriales, sino también artesanos, minifundistas, e incluso individuos que provenían de las clases medias urbanas pero que se oponían a la clase dominante (los notables o clases conservadoras).

«Bakuninistas» frente a marxistas

El enfrentamiento entre «bakuninistas» y marxistas no se inició dentro de la Federación Regional Española de la AIT (FRE) hasta el primer semestre de 1872, cuando los segundos denunciaron a los primeros como conspiradores. Era consecuencia de la aceptación por el Consejo General de la AIT en septiembre de 1871 de la tesis de Marx de que la revolución socialista exigía que el proletariado se organizara en un partido político. De hecho, hasta entonces no puede hablarse en propiedad de que hubiera existido una facción marxista y otra «bakuninista» dentro de la FRE. En el mes de abril de 1872 un congreso de la FRE decidió que la Alianza se disolviera en España. La respuesta de los marxistas fue llevar su denuncia a extremos de conspiranoia, como si la disolución fuera una nueva táctica de los «bakuninistas» para infiltrarse en la FRE y controlarla. Los marxistas obligaban a todos los militantes de la FRE a la toma de partido. En el verano siguiente la ruptura culminó cuando el grupo internacionalista de Madrid apoyó las tesis políticas de Marx y el de Barcelona las de Bakunin. Anselmo Lorenzo fue el único internacionalista que no tomó partido aun cuando era anarquista. La ruptura se formalizó en julio de 1872 cuando un manifiesto de los marxistas españoles denunció la Alianza como una sociedad secreta que formaban conspiradores ajenos a la AIT. En el mismo mes los marxistas constituyeron la Nueva Federación Madrileña, que fue reconocida por el Consejo General de la AIT pero a la que sólo se sumaron una docena de las más de 150 federaciones locales de la FRE. Esto ocurrió dos meses antes del congreso de la AIT de La Haya, que significó la escisión a escala internacional entre los partidarios de Marx y los de Bakunin. La Nueva Federación Madrileña se disolvió de hecho a lo largo del primer semestre de 1873, contrariamente a lo que podemos llegar a deducir de la lectura de Los bakuninistas en acción.

Mas la Alianza no era una organización de conspiradores ajenos al proletariado militante. Al menos, no en España, donde ya hemos escrito que se confundió con la misma AIT. En realidad, los marxistas de la FRE caracterizaron como «bakuninistas» a todos los aliancistas. Pero en sentido estricto los aliancistas españoles no eran bakuninistas, si como tales entendemos a los militantes de la AIT que desde un primer momento se adhirieron al programa de Bakunin y Fanelli de abolición inmediata del Estado y del régimen jurídico de propiedad privada tras la cual y a partir de los centros de trabajo había de ser instituido un régimen de propiedad colectiva no sólo de los medios de producción, sino también de los recursos naturales y de los bienes producidos.

Secciones de oficio federadas

Los aliancistas españoles propusieron una organización sindical por secciones de oficio que se federaran entre sí y a que a su vez habían de federarse en la FRE. De esta forma había de constituirse la institución política y económica que reemplazara el Estado. Era el objetivo último. Los medios para lograrlo no eran sólo la huelga general (que los marxistas identificaron desde Engels como la única táctica política de los anarquistas y criticaron en consecuencia), sino además el establecimiento de cajas de resistencia y la aceptación condicional del corporativismo (que debía ser sólo entre proletarios y excluir a los patronos; y siempre con el entendimiento de que no era un medio para la emancipación de clase en tanto que no incluía a todo el proletariado, sino de su propaganda entre los cooperativistas). Y frente a la estrategia propuesta por Marx de que el movimiento socialista se organizara en un partido para la acción parlamentaria e incluso para la insurrección armada, los aliancistas españoles afirmaron el apoliticismo. Era diferente del antipoliticismo de Bakunin.

Los aliancistas entendían que el Estado es la institución que concentra todo el poder coactivo extraeconómico y que la política no es sino la expresión de las relaciones de poder en una sociedad; en consecuencia, afirmaban que el Estado tenía que ser destruido por ser un simple instrumento de los notables, mientras rechazaban la participación de las organizaciones del proletariado en la institución estatal porque suponía que se integraran en un sistema político que imposibilitaba la emancipación colectiva sin la que no podía realizarse la emancipación individual. Es decir, y con sentido obrerista, la emancipación era del proletariado frente al Estado como instrumento de dominación de la clase de los notables, lo que había de permitir a su vez la emancipación de los proletarios frente al Estado como institución opresiva del individuo. Hasta aquí, podía haber una identificación entre el aliancismo y el bakuninismo. Pero el apoliticismo aliancista como rechazo a la participación política de las organizaciones del proletariado en el Estado no implicaba el rechazo a que los proletarios participaran a título individual en organizaciones políticas que buscaban dicha participación. De esta forma se pretendía que todo el proletariado español se organizara en una sola federación sindical por encima de diferencias ideológicas.

En la propuesta de los aliancistas había una serie de conceptos que derivaban de las experiencias históricas de los sindicalistas de clase españoles. Para ellos el Estado sólo representaba los intereses objetivos de la clase dirigente por la experiencia del dominio social de los notables, por lo que no podía ser el instrumento por el que el proletariado lograra su emancipación como clase. Ni siquiera aunque se redujese a la mínima expresión, porque en el momento en que se constituyó se había establecido una “tiranía de nuevo tipo”, un poder que era ilegítimo no sólo por gobernar contra el bien común sino por ejercer la violencia para suprimir toda libertas pero en beneficio de la clase dominante. Había aquí una continuidad histórica con las luchas políticas y sociales de los siglos XVI-XVIII, que se centraban en la lucha contra los que monopolizaban el poder municipal en defensa de aquellos que carecían tanto de medios económicos de subsistencia como de medios de políticos de defensa.

Dichos conceptos no formaban un programa político que exigiera adhesión total, pero sí que establecían afinidades políticas e ideológicas. Podemos definir la propuesta sindical del aliancismo como federalismo socialista. Y como tal, tenía una continuidad ideológica con el federalismo republicano. Cierto que no significaba que hubiera una identificación automática entre los aliancistas y los militantes más radicales del Partido Republicano Democrático Federal (los intransigentes).

Los intransigentes y los aliancistas llegaron a estar opuestos en el nivel estatal; pero en el nivel municipal no sólo se confundieron, sino que los intransigentes eran trabajadores con doble militancia en sociedades obreras que no siempre estaban afiliadas a la FRE. Es decir, el federalismo republicano se confundía con el proletariado militante en el más amplio y pleno sentido del concepto en los municipios (participación en listas electorales, alistamiento en las milicias, intervención en la política local) aunque pudiera llegar a oponerse en el Estado. Hasta tal punto, que la insurrección cantonalista del verano de 1873 sólo triunfó en los municipios en los que los trabajadores lo apoyaron (hasta que el ejército lo suprimió), lo que deja como un tópico historiográfico (al que Engels también contribuyó) la identificación de los segundos con una fracción de la burguesía. Lo que distinguía sobre todo a los aliancistas como Anselmo Lorenzo y los identificaba entre sí era que entendían que el proletariado militante en tanto que sujeto histórico colectivo (es decir, en tanto que clase) era una fuerza meta-histórica que había de liberar toda la Humanidad, lo que exigía que el Estado desapareciese en tanto que era siempre un instrumento de la tiranía y de la explotación que no podía reformarse y que tenía que ser destruido para que se liberara el trabajo como fuerza social progresiva.

El ciclo revolucionario de 1868-1874 significó el génesis del anarquismo como tradición política en España. Y una tradición política en la que había ciertamente influencias ideológicas de Bakunin que ayudaron o reforzaron la conceptualización dentro de ella, pero que no podemos identificar con el bakuninismo ni reducir a una importación extranjera y extranjerizante.

--> TRADUCCIÓN AL ESPERANTO (Jesús González)

BAKUNIN EN HISPANUJO: LA ALIANCANOJ KAJ LA IDEOLOGIA DISVASTIGO KIU NE ESTIS TIA

Laŭ la jezuito Casimiro Martí (en Originoj de la anarkiismo en Barcelono), antaŭ kaj post la revolucia ciklo de 1868 la kataluna laborista movado organiziĝis aŭ laŭ la kooperativismo aŭ laŭ la socialisma reformismo. La kooperativistoj respektis la sociekonomian ordon kaj konsideris utopia la koncepton pri la emancipiĝo de la laboristoj, kiel klaso. La socialismaj reformistoj aspiris, ke la ŝtato reguligu la rilatojn en la Merkato fronte al la neŭtraleco starigitaj de la liberaluloj. Kaj la laboristoj serĉis profesiajn kaj laborajn pliboniĝojn, ne revolucion, kiu estis afero de aktivula minoritato.

 

Ni devas kompreni la lastan aserton laŭ abstrakta senco, kiu enhavis nenian kritikon al la produktivismo nek al ties altrudo al la laboristoj per la subprema eksterekonomia potenco. Fakte, la tezo de Martí estis pravigo de la katolika novkorporaciemo. Sed lia verko ĉefe signifis, ke transformiĝis en historiografia kliŝo politika argumento, kies pli disvolvinta esprimo kaj unu el la unuaj (se ne la unua) estis farita de Friedrich Engels per broŝuro de 1873 (kompreneble, mi parolas pri La bakuninistoj agante). Tio estas, ke la laborista movado en Hispanujo estis karakteriziĝinta ekde siaj originoj per la antitezo inter «prudenta» sindikatismo, propra de la tutlanda laborista klaso, kaj la «nereala» anarkiismo, fremda al la hispana socio.

Tamen, la politikaj konceptoj marksismaj kaj bakuninismaj havis la samajn ŝancojn de disvastigo per la laborista gazetaro post la revolucia movado de septembro de 1868. La serio da dekretoj faritaj de la revolucia provizora registaro inkluzivis tiun pri libero de gazetaro de la 23a de oktobro 1868, per kiu oni abolis la cenzuron. Kaj ankaŭ la Konstitucio de junio de 1869 agnoskis la liberon de gazetaro, kiel individuajn rajtojn. Veras, ke praktike la aŭtoritatoj de provincoj kaj urboj entrudiĝis per leĝaj kaj eksterleĝaj rimedoj en la ekzerco de la libero de gazetaro, kiu krome restis submetita al la leĝaro pri publika ordo dekretita de la provizora registaro en julio de 1869 kaj kiu, kiel la aliaj individuaj rajtoj, estis submetita al la interrompoj de la Konstitucio. Tamen, ke la ŝtato rekonis tion, kiel rajton rezultigis, ke la nombro de ĵurnaloj kaj revuoj eksponenciale pliiĝis en semajnoj. Ankaŭ tiu de la laboristaj sindikatoj.

Kvankam la pliiĝo de la gazetaro depost septembro de 1868 estis nekonstanta, per la polemikoj faritaj per leteroj inter aktivuloj kaj la eldono de originalaj tekstoj, la politikaj konceptoj marksismaj kaj bakuninismaj diskoniĝis inter la la hispanaj laboristaj sindikatoj. Kaj ni ne povas aserti, ke venkis la tezoj de Markso aŭ de Bakunin je unua momento; ĝis tia grado, ke la Internacia Laborista Asocio (ILA), internacia grupo el sindikataj federacioj kaj elstaraj unuopuloj, kiu aspiris esti la politika kaj publika organizo de la aktivula laboristaro, konfuzis sin en Hispanujo kun la Internacia Alianco de la Socialisma Demokratio, organizo de socialistaj aktivuloj baziĝinta sur la principo de la ideologia afineco, kies celo estis influi la ideologian difinon de ILA per la rekta agado, kaj kiu adoptis sekretan karakteron por ne kompromiti ILA-on mem. Kaj socialistaj aktivuloj, kiuj ne nur estis industriaj laboristoj, sed ankaŭ metiistoj, etbienuloj, kaj eĉ individuoj devenintaj de la urbaj mezaj klasoj sed kontraŭstarante la regantan klason (la eminentuloj aŭ konservativaj klasoj).

«Bakuninistoj» fronte al marksistoj

La kontraŭstaro inter «bakuninistoj» kaj marksistoj ne komenciĝis ene de la Hispana Regiona Federacio de ILA (HRF) ĝis la unua sesmonato de 1872, kiam la duaj denuncis la unuajn, kiel konspirantojn. Estis konsekvenco de la akcepto fare de la Ĝenerala Konsilantaro de ILA en septembro de 1871 de la tezo de Markso laŭ kiu la socialisma revolucio postulis, ke la laboristaro organiziĝis laŭ politika partio. Fakte, ĝis tiam oni ne povas aserti, ke ekzistis marksisma kaj «bakuninisma» frakcioj ene de HRF. Dum la monato de aprilo de 1872 kongreso de HRF decidis, ke la Alianco malfondu sin en Hispanujo.

La respondo de la marksistoj estis pliigi sian denuncon ĝis preskaŭ la konspira teorio, kvazaŭ la malfondo estu nova taktiko de la «bakuninistoj» por enŝteliĝi en HRF-on kaj estri ĝin. La marksistoj devigis ĉiujn aktivulojn de HRF decidi ties partianiĝon.

Dum la sekva somero la rompo realiĝis, kiam la internaciista grupo de Madrido apogis la politikajn tezojn de Markso kaj tiu de Barcelono tiujn de Bakunin. Anselmo Lorenzo estis la sola internaciisto, kiu ne partianiĝis kvankam li estis anarkiista. La rompo efektiviĝis en julio de 1872, kiam manifesto el la hispanaj marksistoj denuncis la Aliancon, kiel sekretan socion, kiu preparis konspirantojn fremdajn al ILA. Sammonate la marksistoj starigis la Novan Madridan Federacion, kiu estis agnoskita de la Ĝenerala Konsilantaro de ILA tamen al kiuj nur aliĝis dekduo de la pli ol 150 lokaj federacioj de HRF. Ĉi tio okazis du monatojn antaŭ ol la kongreso de ILA ĉe Hago, kiu signifis la disiĝon laŭ internacia skalo inter la partianoj de Markso kaj tiuj de Bakunin. La Nova Madrida Federacio fakte malfondis sin laŭlonge de la unua sesmonato de 1873, kontraŭe al tio, kion ni povas dedukti el la legado de La bakuninistoj agante.

Sed la Alianco ne estis organizo el konspirantoj fremdaj al la aktivula laboristaro. Almenaŭ ne en Hispanujo, kie ni jam skribis ke ĝi konfuziĝis kun ILA mem. Fakte, la marksistoj de HRF karakterizis, kiel «bakuninistojn» ĉiujn aliancanojn. Sed striktasence la hispanaj aliancanoj ne estis bakuninistoj, se kiel tiaj ni konsideras la aktivulojn de ILA, kiuj ekde la unua momento aliĝis al la programo de Bakunin kaj Fanelli pri la tuja abolo de la ŝtato kaj la jura reĝimo de privata proprieto post kiu el la laborejoj devis esti starigita reĝimo de kolektiva proprieto ne nur de la rimedoj de produktado, sed ankaŭ de la naturaj rimedoj kaj de la produktitaj varoj.

Sekcioj de ofico federaciigitaj

La hispanaj aliancanoj proponis sindikatan organizon laŭ sekcioj de ofico, kiuj federaciiĝis inter si kaj siavice devis federaciiĝi ene de HRF. Tiel devis stariĝi la politika kaj ekonomia institucio, kiu anstataŭus la ŝtaton. Estis la lasta celo. La rimedoj por atingi ĝin ne nur estis la ĝenerala striko (kiun la marksistoj identigis ekde Engels, kiel la sola politika taktiko de la anarkiistoj kaj sekve kritikis ĝin), sed krome, la starigo de kasoj por rezisto kaj la kondiĉa akcepto de la korporaciemo (kiu nur devis okazi inter laboristoj kaj ekskluzivi la mastrojn; kaj ĉiam konsiderante, ke ne estis rimedo por la emancipiĝo de klaso ĉar ĝi ne inkluzivis la tutan laboristaron). Kaj fronte al la strategio proponita de Markso por ke la socialisma movado organiziĝu en partio por la parlamenta agado kaj eĉ por la armita ribelo, la hispanaj aliancanoj reasertis sian nepolitikismon. Tio diferenciĝis de la kontraŭpolitikismo de Bakunin. La aliancanoj komprenis, ke la ŝtato estas la institucio, kiu koncentras la tutan subpreman eksterekonomian povon kaj, ke politiko nur estas la esprimo de la povrilatoj en socio; sekve, ili asertis, ke la ŝtato devis detruiĝi ĉar estas simpla instrumento de la eminentuloj, dum ili malakceptis la partoprenon de la organizoj de la laboristaro en la ŝtata institucio ĉar tio implicis, ke ili formus parton de politika sistemo, kiu neebligis la kolektivan emancipiĝon sen kiu ne povis okazi la individua emancipiĝo. Tio estas, kaj laŭ laborista senco, la emancipiĝo estis de la laboristaro fronte al la ŝtato, kiel instrumento de regado de la klaso de la eminentuloj, kio siavice devis permesi la emancipiĝon de la laboristoj fronte al la ŝtato, kiel subprema institucio sur la individuo. Pri tio, eblis identigo inter la aliancismo kaj la bakuninismo. Sed la aliancisma nepolitikismo, kiel malakcepto al la politika partopreno de la organizoj de la laboristaro en la ŝtato ne implicis malakcepti, ke la laboristoj partoprenu laŭ individua nivelo en politikaj organizoj serĉintaj la menciitan partoprenon. Tiel oni pretendis, ke la tuta hispana laboristaro organiziĝu en unu sola sindikata federacio super ideologiaj diferencoj.

En la propono de la aliancanoj estis serio da konceptoj, kiuj devenis de la historiaj spertoj de la hispanaj sindikatistoj de klaso. Por ili la ŝtato nur reprezentis la objektivajn interesojn de la gvidanta klaso pro la sperto de la socia regado de la eminentuloj, tial ĝi ne povis esti la instrumento per kiu la laboristaro atingos sian emancipiĝon, kiel klaso. Eĉ ne kvankam ĝi ege reduktis sin, ĉar en la momento kiam ĝi stariĝis, komenciĝis «novtipa tiraneco», povo, kiu estis neleĝa ĉar ĝi regadis kontraŭ la komuna bono kaj praktikadis la perforton por forigi ĉiun liberon profite de la reganta klaso. Sekve estis historia kontinueco kun la politikaj kaj sociaj luktoj de la 16a-18a jarcentoj, kiuj koncentriĝis pri la lukto kontraŭ tiuj, kiuj monopoligis la urban povon defende de tiuj, kiuj malhavis tiom da ekonomiaj rimedoj de vivtenado, kiom da politikaj rimedoj de defendo.

Tiuj konceptoj ne starigis politikan programon, kiu postulis tutan aliĝon sed ja starigis ideologiajn kaj politikajn afinecojn. Ni povas difini la sindikatan proponon de la aliancismo, kiel socialisman federaciismon. Kaj kiel tia, ĝi havis ideologian kontinuecon kun la respublika federaciismo. Veras, ke tio ne signifis, ke estis aŭtomata identigo inter la aliancanoj kaj la plej radikalaj aktivuloj de la Federacia Demokrata Respublika Partio (la necedemuloj).

La necedemuloj kaj la aliancanoj kontraŭstaris inter si laŭ la tutlanda nivelo; sed laŭ la urba nivelo ili ne nur intermiksiĝis, sed la necedemuloj estis laboristoj kun duobla aktivismo en laboristaj societoj ne ĉiam aliĝintaj al HRF. Tio estas, la respublika federaciismo konfuzis sin kun la aktivula laboristaro laŭ la plej ampleksa kaj plena senco de la koncepto en la urboj (partopreno en prielektaj listoj, rekrutigo en la milicoj, interveno en la loka politiko) kvankam ili povis kontraŭstari inter si laŭ ŝtata nivelo. Ĝis tia grado, ke la kantona ribelo ozakinta la somero de 1873 venkis nur en la urboj en kiuj la laboristoj ĝin apogis (ĝis kiam la armeo neniigis ĝin), kio igas historiografia topiko (al kiu ankaŭ Engels kontribuis) la identigon de la duaj kun frakcio de la burĝaro. Kio ĉefe distingis la aliancanojn, kiel Anselmo-n Lorenzo kaj identigis ilin inter si estis, ke ili komprenis, ke la aktivula laboristaro, kiel kolektiva historia subjekto (tio estas, kiel klaso) estis metahistoria forto, kiu devis liberigi la tutan Homaron, kio postulis, ke la ŝtato malaperu ĉar ĝi ĉiam estis instrumento de la tiraneco kaj de la ekspluatado, kiu ne povis reformiĝi kaj kiu devis detruiĝi por ke liberiĝu la laboro, kiel progresema socia forto. La revolucia ciklo de 1868-1874 signifis la estigon de anarkiismo, kiel politika tradicio en Hispanujo. Kaj politika tradicio en kiu certe estis ideologiaj influoj de Bakunin, kiuj helpis aŭ plifortigis la konceptigon ene de ĝi, tamen ni ne povas identigi ĝin kun la bakuninismo nek redukti ĝin al fremda kaj fremdiga importado.    

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT

[Bilbao] CNT seguirá adelante con la lucha en el Hotel Ercilla

Vie, 05/09/2014 - 5:09de la tarde

El sindicato CNT ha valorado de manera muy positiva los paros realizados los días 2, 3 y 4 de este mes en el Hotel Ercilla, coincidiendo con la presencia de la selección finlandesa de baloncesto y de numerosos aficionados de ese país. En tal sentido, la central anarcosindicalista ha destacado la “repercusión mediática” que han tenido estas jornadas de lucha, “algo que acabará forzando a la dirección del hotel a sentarse a negociar”.

Estas movilizaciones, que han tenido un importante seguimiento y que han despertado el interés de los huéspedes finlandeses, son fruto del trabajo continuado de la sección sindical de CNT en esta empresa, donde cuenta con la mayoría de la afiliación. “En los 15 meses que nuestro sindicato lleva luchando en Hoteles Ercilla, hemos logrado evitar despidos y externalizaciones de servicios, unas medidas que vienen siendo aplicadas de manera generalizada en el sector”, ha subrayado.

Asimismo, CNT ha querido aclarar el papel de las restantes fuerzas sindicales con presencia en Ercilla. “Ni CCOO ni UGT se han sumado a los paros y movilizaciones. Por parte de LAB solamente ha participado una persona -algo que hay que agradecer-, a pesar de que ese sindicato ostenta la presidencia del comité de empresa”, ha criticado. “Estas actitudes –ha remarcado- dejan en evidencia la poca responsabilidad de estos tres sindicatos en un momento tan grave como el actual, despreocupándose de la suerte que pueda correr la plantilla”.

Por otro lado, CNT ha mostrado su agradecimiento a los sindicatos finlandeses SAK y PAM, “así como a la afición finlandesa de baloncesto por su solidaridad con el conflicto”. También ha destacado las “amplias muestras de apoyo anarcosindicalista recibidas desde diferentes puntos del Estado español”.

Acoso policial

En su valoración, el sindicato también ha advertido sobre el “permanente acoso de la Ertzaintza y la Policía Municipal de Bilbao, que han actuado como cuerpos de seguridad del hotel, intentando silenciarnos de manera literal”.

En efecto, agentes de ambos cuerpos se dedicaron a monitorizar los niveles de ruido que provocaban las concentraciones, amenazando con imponer sanciones en caso de que se superasen ciertos índices. A pesar de estas amenazas, las concentraciones estuvieron marcadas por los silbatos, tambores y gritos contra los recortes y la represión.

“Estas jornadas de lucha no terminarán aquí: el conflicto con la empresa continuará hasta conseguir que sus responsables se sienten a negociar, acuerden un plan de viabilidad y cumplan a rajatabla la normativa de prevención de riesgos laborales”, ha añadido CNT.

Categorías: CNT-AIT

Marx, Bakunin y la Primera Internacional

Vie, 05/09/2014 - 1:51de la tarde

Las diferentes posiciones que representaban Carlos Marx y Miguel Bakunin sobre qué debía ser y cómo organizarse el naciente movimiento obrero no sólo marcaron el propio desarrollo de la Primera Internacional, de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) sino también fue expresión de las dos grandes líneas que, en adelante, marcarían la trayectoria del obrerismo.

José Luis Gutierrez Molina | Periódico CNT

Ilustración: Kiko Makarro

Una es la denominada política y autoritaria del socialismo marxista primero, la socialdemócrata de la IIª Internacional después y, finalmente, la comunista de la IIIª Internacional auspiciada por la Unión Soviética y su apéndice la Internacional Sindical Roja. La otra es la antiautoritaria, colectivista primero, anarco-comunista después, sindicalista revolucionaria más tarde y, finalmente, anarcosindicalista. La organización internacional de esta segunda línea fue la AIT. La creada en 1864 y la reconstruida en Berlín a finales de 1922.

El enfrentamiento ha pasado a la historia centrado en las figuras de dos los máximos representantes de cada una de las corrientes hasta el punto que se le atribuye un papel fundamental en la decadencia y extinción de la primera AIT. Hoy es motivo de numerosos escritos en los que las filias y las fobias se reparten por parte iguales, dependiendo de quién empuñe la pluma o aporree el teclado. Basta con echar una mirada por las Web.

Como suele ocurrir en estos casos, y más con organizaciones de por medio, los colores de cada uno no son exclusivamente blancos o negros. Más bien recorren todas las tonalidades de grises del pantone. Es decir, que si se acusa a los bakuninistas de realizar todo tipo de intrigas y ataques personales, tampoco se quedarían a la zaga las que se podrían enarbolar contra los marxistas. Tampoco escapan a este hecho la perspectiva doctrinal o la de los análisis de los acontecimientos que vivieron. Tan cierto como que este 2014 es el del ducentésimo aniversario del nacimiento de Bakunin es también el centésimo quincuagésimo de la fundación de la AIT en Londres.

Así pues, partiendo de este principio, podemos enfocar el enfrentamiento Marx-Bakunin desde una triple perspectiva: el contexto en el que se produjo el nacimiento del obrerismo organizado; sus personalidades y la influencia de cada uno de sus planteamientos en la evolución del movimiento obrero.

El contexto

La AIT fue el primer intento de crear una organización internacional obrera. La culminación de un largo proceso cuyas raíces se pueden remontar a treinta años antes. Su creación es la expresión de la toma de conciencia como grupo social de los trabajadores y cuyo seno existían diversas corrientes, tendencias y tradiciones. Desde los comunistas continentales a sindicalistas británicos, pasando por garibaldinos o mazzinianos italianos. También estuvieron presentes organizaciones ya existentes e individualidades. A todos les unió la idea, expresada por Marx en su conocido manifiesto de 1848, que sintetiza la frase: ¡Proletarios de todos los países, uníos! Es decir, se rompían las ataduras anteriores con las organizaciones burguesas y hacerles frente de forma internacional. El mundo obrero iba a contar con su propia organización. De ahí la expectación, y el temor, con que fue recibida.

Desde el primer momento se percibieron las diferencias entre los planteamientos representados por Marx, que logró el control de la organización a través de su Consejo General con residencia en Londres, y los anti-autoritarios, fundamentalmente los grupos franceses de orientación proudhoniana. Si la corriente marxista se apoyaba en la sección de la todopoderosa social democracia alemana, a partir de 1868 sus opositores contaron con la presencia de Bakunin que, junto a su Alianza Internacional de la Democracia Socialista, entró a formar parte de la Internacional.

La AIT apareció, no por casualidad, en un contexto de crisis y ambiente bélico. En 1870 Francia y Prusia entraron en guerra. La derrota de la Francia de Napoleón III originó la proclamación de la III República y, en marzo de 1871, la Comuna parisina. Fueron hitos, hubo otros como el caso del ruso Nechayev, en los que se plasmaron las diferencias interpretativas y de acción entre ambas corrientes. Las protagonizaron cuestiones como la defensa de la patria por los marxistas y el pan eslavismo de Bakunin, el papel de la Comuna y su oportunidad. Llovía sobre mojado. En 1869, en el congreso de Basilea, ya se habían enfrentado en torno a la cuestión de la participación obrera en la política y la creación de un partido obrero. Las acusaciones de aventurerismo y autoritarismo se reprodujeron.

En 1872 la AIT se reunió en La Haya y la corriente marxista logró que los bakuninistas fueran defenestrados. La escisión estaba servida. Ese mismo año los expulsados se reunieron en Saint Imier. Poco recorrido tuvieron ambas internacionales. La marxista, que había trasladado el Consejo General a Nueva York, en un intento por mantenerlo bajo su control, llevó una vida lánguida hasta su desaparición formal en 1876. La bakunista tampoco tuvo muchas más vida. En 1877 celebró su último encuentro en Gante.

Marx y Bakunin

Ciertamente la vida de las sociedades responde a causas estructurales y situaciones coyunturales. Pero no hay que olvidar que la protagonizan hombres y mujeres y que su personalidad y forma de actuar tienen su propio papel. Que se simbolicen en Carlos Marx y Miguel Bakunin las diferencias doctrinales y organizativas del primer movimiento obrero no es, por tanto, una mera transposición de una historia de “grandes personajes” sean reyes, políticos o dirigentes obreros. Existían diferencias ideológicas y organizativas, pero también intervinieron sus caracteres, cuestiones personales, orígenes y prejuicios culturales.

Parece que se conocieron en 1844 en París donde mantuvieron una buena relación aunque no llegaron a intimar. Resultaba difícil que lo hicieran un idealista sentimental y  un científico doctrinario. Pronto sus diferencias aparecieron. En 1848 les enfrentó las sublevaciones eslavas contra el dominio germánico. El ruso y el alemán desenterraron sus hachas de guerra. Marx acusó a Bakunin de “agente ruso” y el segundo al primero de pan germánico y “corrompido por el poder”. Pasaron más de tres lustros hasta que se volvieran a ver y las diferencias continuaron ahora en el seno de la AIT. El intelectual y el hombre de acción volvían a enfrentarse.

Dos fuertes personalidades que luchaban por hacer valer sus criterios y que influían en sus correligionarios. De ahí el papel que tuvieron las noticias sobre las actividades de unos y otros para el desarrollo del movimiento obrero. No es que fueran las más importantes pero sí tuvieron su papel. En torno a sus actuaciones, a sus personas, circularon todo tipo de rumores, informaciones y contra- informaciones. Incluida la lucha por el control y orientación de la AIT. La marcha de la historia no es algo inevitable ajena a quienes la protagonizan.

Tampoco hay que olvidar que ambos son “hombres” antes que “figuras históricas” que representaban tendencias. Sus actuaciones no pueden ser vistas desde la óptica de la verdad absoluta o de un signo de identidad eterno. Ni siquiera desde la perspectiva de las consecuencias de sus planteamientos. Seguramente tuvieron su papel sus propias incertidumbres y pasión. Como hoy, se encontraban en una encrucijada a la que se enfrentaban mediante propuestas y proyectos.

Los caminos del obrerismo

Pero más allá de personalismos y coyunturas lo que subyacía en el debate entre marxistas y bakuninistas era el modelo y los caminos por los que iba a transitar el naciente internacionalismo obrero. De un lado el centralista y político del Consejo General londinense controlado por Marx. De otro, el defensor de la autonomía de las secciones, el federalista y contrario a la creación de partidos obreros propuesto por Bakunin. Una lucha que terminaría condicionando incluso la propia existencia de la AIT. El primero buscaba la conquista del poder político para implantar el socialismo con un periodo transitorio de “dictadura del proletariado”. El segundo deseaba la destrucción del poder político y propugnaba la abstención y la no participación en ese campo.

Por debajo de estas diferencias finalistas y organizativas subyacían otras. En primer lugar el puesto que ocuparía “la autoridad”. Para Marx era una garantía de eficacia. Para Bakunin una forma de perpetuar el control de los hombres. En segundo lugar está el papel otorgado a los diferentes grupos sociales como sujetos revolucionarios. Para los primeros era la clase trabajadora, el proletariado quien protagonizaría el proceso a través de la acción organizada bajos los presupuestos científicos del materialismo dialéctico, una doctrina que refleja los intereses de la clase obrera. Para los bakuninistas, el campesinado también tenía un papel que jugar y la acción, individual y colectiva, competía con los principios “científicos”. Pero no sólo los campesinos, sino también individuos pertenecientes  a otros grupos sociales. Frente a la ideología de clase marxista, el anarquismo enfatizaba en el papel del individuo.

Bakunin murió en julio de 1876 en Berna y Marx en Londres en marzo de 1883. Hoy, 150 años después de la creación de la AIT tenemos perspectiva suficiente para hacer un balance. En primer lugar que, finalmente, terminaron prevaleciendo mayoritariamente los planteamientos marxistas en el sindicalismo europeo. La acción política fue derivando hasta su actual situación marginal. Cuando tuvieron la oportunidad de ocupar el Estado, como en Rusia en 1914, terminaron desarrollando un totalitarismo exterminador. En segundo lugar que, donde los planteamientos bakunistas prevalecieron, como en España, el asociacionismo obrero continuó siendo el catalizador revolucionario que protagonizó la revolución española de 1936-1939.

--> TRADUCCIÓN AL ESPERANTO (Jesús González)

MARKSO, BAKUNIN KAJ LA UNUA INTERNACIO

La malsamaj opinioj reprezentitaj de Karlo Markso kaj Mihail Bakunin pri tio, kio devus esti kaj kiel organizi la naskiĝantan laboristan movadon ne nur signis la propran disvolviĝon de la Unua Internacio, de la Internacia Laborista Asocio (ILA), sed ankaŭ estis esprimo de la du grandaj tendencoj, kiuj poste signos la vojon de la laborismo.

Unu estas la tiel nomita politika kaj aŭtoritatema tendenco de la socialismo, unue marksisma, poste socialdemokrata de la 2a Internacio, poste kaj fine, komunisma de la 3a Internacio, subtenita de Sovetio kaj ties subulo, la Ruĝa Sindikata Internacio. La alia estas la kontraŭaŭtoritatema, kolektivisma unue, anarkikomunisma poste, revolucia sindikatisma pli malfrue, kaj fine anarkisindikatisma. La internacia organizo de ĉi tiu dua tendenco estis ILA. Kreita je 1864 kaj rekonstruita en Berlino fine de 1922.

La kontraŭstaro pasis al la historio centrita ĉirkaŭ la figuroj de du el la maksimumaj reprezentantoj de ambaŭ tendencoj, ĝis tia grado, ke oni atribuas al ĝi ĉefan rolon pri la dekadenco kaj neniigo de la unua ILA. Nuntempe ĝi estigas multnombrajn verkojn en kiuj la estimojn kaj la malestimojn oni disdonas laŭ egalaj partoj, depende de la aŭtoro. Sufiĉas ekrigardi interreton.

Kiel kutimas okazi en ĉi tiuj aferoj, kaj pli temante pri organizoj, la koloroj de ĉiu ne nur estas blankaj aŭ nigraj. Ili pli ĝuste trairas ĉiujn gamojn de grizaj el la koloraro. Tio estas, ke se oni akuzas la bakuninistojn realigi ĉiun tipon de intrigoj kaj personaj atakoj, ankaŭ oni povas akuzi la marksistojn realigi la samajn praktikojn. Same okazas kun la doktrina perspektivo aŭ la analizo pri la okazintaj faktoj. Tiel ĉi tiu 2014 estas la 200a datreveno de la naskiĝo de Bakunin, kaj ankaŭ estas la 150a datreveno de la fondiĝo de ILA en Londono.

Tiel do, el ĉi tiu komenco, ni povas studi la kontraŭstaron Markso-Bakunin el triobla vidpunkto: la kunteksto en kiu okazis la naskiĝo de la organizita laborismo, iliaj personecoj kaj la influo de iliaj proponoj en la evoluo de la laborista movado.

La kunteksto

ILA estis la unua provo krei laboristan internacian organizon, la kulmino de longa proceso, kies radikojn oni povas trovi tridek jarojn antaŭe. Ĝia kreo estas la esprimo de la konsciiĝo, kiel socia grupo, de la laboristoj kaj en ĝia interno ekzistis diversaj grupoj, tendencoj, tradicioj. De la kontinentaj komunistoj ĝis la britaj sindikatistoj, sen forgesi la italaj garibaldi-anoj aŭ mazzini-anoj. Ankaŭ ĉeestis organizoj jam ekzistantaj kaj unuopuloj. Ĉiujn kunigis la ideo, esprimita de Markso en lia konata manifesto de 1848, sintezita de la frazo: Proletoj el ĉiuj landoj, kuniĝu! Tio estas, rompiĝis la antaŭaj ligoj kun la burĝaj organizoj kaj oni internacie alfrontis ilin. La laborista mondo havos sian propran organizon. Tial la spektemo kaj la timo kun kiuj ĝi estis ricevita.

De la unua momento oni rimarkis la diferencojn inter la proponoj reprezentitaj de Markso, kiu atingis la gvidadon de la organizo per ĝia Ĝenerala Konsilantaro kun restadejo en Londono, kaj la kontraŭaŭtoritatemuloj, precipe la francaj grupoj de prudona orientiĝo. Se la marksisma tendenco baziĝis sur la sekcio de la ĉiopova germana socialdemokratio, depost 1868 ĝiaj oponantoj kalkulis je la ĉeesto de Bakunin, kiu kune kun sia Internacia Alianco de la Socialisma Demokratio aliĝis al la Internacio.

ILA ne hazarde aperis en kunteksto de krizo kaj milita medio. Je 1870 Francujo kaj Prusujo ekmilitis. La malvenko de Francujo de Napoleono la 3a estigis la proklamon de la 3a Respubliko kaj, en marto de 1871, la parizan Komunumon. Estis limŝtonoj, estis aliaj, kiel tiu de la rusa Neĉajev, en kiuj konkretiĝis la interpretaj diferencoj pri la agado inter ambaŭ tendencoj. Ilin ĉefrolis aferoj, kiel la defendo de la patrujo fare de la marksistoj kaj la tutslavismon de Bakunin, la rolo de la Komunumo kaj ties ŝanco. Ne estis la unua fojo. Je 1869, dum la kongreso de Bazelo, ili jam kontraŭstaris unu la alian pri la afero de la laborista partopreno en politiko kaj la kreo de laborista partio. La akuzoj de aventuremo kaj aŭtoritatemo ripetiĝis.

Je 1872 ILA kunvenis en Hago kaj la marksisma tendenco sukcesis, ke la bakuninistoj estu forpelitaj. La rompo estis finfarita. Samjare la forpelitoj kunvenis en Saint-Imiero. Malmultan estonton havis ambaŭ internacioj. Tiu marksisma, kiu translokis la Ĝeneralan Konsilantaron en Nov-Jorkon, klopodante teni ĝin sub sia kontrolo, malvigle postvivis ĝis sia formala malapero je 1876. La bakuninisma ankaŭ ne havis multe pli da vivo. Je 1877 okazis ĝia lasta kunveno en Gento.

Markso kaj Bakunin

Certe la vivo de la socioj dependas de strukturaj kialoj kaj cirkonstancaj situacioj. Tamen oni ne devas forgesi, ke gehomoj ĉefrolas ilin kaj, ke ilia personeco kaj agmaniero havas sian propran rolon. Ke oni simboligas per Karlo Markso kaj Mihail Bakunin la doktrinajn kaj organizajn diferencojn de la unua laborista movado ne estas, sekve, nura kopio de historio pri «gravuloj», estu reĝoj, politikistoj aŭ laboristaj estroj. Ekzistis ideologiaj kaj organizigaj diferencoj, sed ankaŭ intervenis iliaj karakteroj, personaj aferoj, originoj kaj kulturaj antaŭjuĝoj.

Ŝajnas, ke ili konatiĝis je 1844 en Parizo, kie ili bone rilatiĝis kvankam ne amikiĝis. Logike ĉar unu estis sentimentala idealisto kaj la alia doktrinema scienculo. Frue iliaj diferencoj aperis. Je 1848 ili kontraŭstaris pro la slavaj ribeloj kontraŭ la germana regado. La ruso kaj la germano elterigis siajn milithakilojn. Markso akuzis Bakunin-on de «rusa agento» kaj la dua la unuan de tutgermana kaj «koruptita de la povo». Pasis pli ol tri jarkvinoj ĝis kiam ili denove rekontiĝis kaj la diferencoj daŭris nun ene de ILA. La intelektulo kaj la agemulo denove kontraŭstaris.

Du fortaj unuopuloj, kiuj luktis por altrudi siajn kriteriojn kaj influis siajn samideanojn. Tial la rolo, kiun havis la novaĵoj pri la aktivecoj de unuj kaj aliaj por la disvolviĝo de la laborista movado. Ili ne estis la plej gravaj sed ja havis sian rolon. Ĉirkaŭ iliaj agadoj, iliaj personoj, kuris ĉiu tipo de onidiroj, informoj kaj kontraŭinformoj. Inkluzivita la lukto pro la gvidado kaj orientigo de ILA. La marŝo de la historio ne estas io nepre fremda al siaj ĉefroluloj.

Ankaŭ oni ne devas forgesi, ke ambaŭ estas «viroj» antaŭ ol «historiaj figuroj», kiuj reprezentis tendencojn. Iliajn agadojn oni ne povas vidi de la vidpunkto pri la absoluta vero aŭ pri signo de eterna identeco. Eĉ ne de la vidpunkto pri la konsekvencoj de iliaj proponoj. Verŝajne ludis siajn rolojn iliaj propraj necertecoj kaj pasio. Kiel nuntempe, ili lokiĝis en vojkruciĝo, kiun ili alfrontis per proponoj kaj projektoj.

La vojov de la laborismo

Sed super la personismoj kaj cirkonstancaroj tio, kio subkuŝis en la debato inter marksistoj kaj bakuninistoj estis la modelo kaj la vojoj sur kiuj disvolviĝos la naskiĝanta laborista internaciismo. Unuflanke, la centralizisma kaj politika de la londona Ĝenerala Konsilantaro gvidita de Markso. Aliflanke, la defendanta de la sendependenco de la sekcioj, la federaciisma kaj kontraŭa al la kreo de laboristaj partioj proponita de Bakunin. Lukto, kiu finfine eĉ kondiĉus la propran ekziston de ILA. La unua serĉis la konkeron de la politika potenco por enplanti la socialismon kun transira periodo de «diktaturo de la laboristaro». La dua deziris la detruon de la politika potenco kaj defendis la sindetenon kaj la nepartoprenon en tiu kampo.

Sub ĉi tiuj porcelaj kaj organizaj diferencoj subkuŝis aliaj. Unue la loko, kiun okupus «la aŭtoritato». Por Marx tio estis garantio de efikeco. Por Bakunin maniero eternigi la regadon sur la homoj. Due estas la rolo atribuita al la diversaj sociaj grupoj, kiel revoluciaj subjektoj. Por la unuaj estis la laborista klaso, la laboristaro, kiu ĉefrolus la proceson per la organizita ago laŭ la sciencaj principoj de la dialektika materiismo, doktrino spegulanta la interesojn de la laborista klaso. Por la bakuninistoj, ankaŭ la kamparanoj havis ludotan rolon kaj la agado, individua kaj kolektiva, konkurencis kontraŭ la «sciencaj» principoj. Sed ne nur la kamparanoj, sed ankaŭ individuoj apartenantaj al aliaj sociaj grupoj. Fronte al la marksisma ideologio de klaso, la anarkiismo gravigis la rolon de la individuo.

Bakunin mortis en julio de 1876 en Berno kaj Markso en Londono en marto de 1883. Hodiaŭ, 150 jarojn post la

kreo de ILA ni havas sufiĉan perspektivon por fari bilancon. Unue, finfine, la marksismaj proponoj plimulte venkis en la eŭropaj sindikatoj. La politika ago iom post iom transformiĝis ĝis sia nuntempa marĝena situacio. Kiam ili havis la ŝancon okupi la ŝtaton, kiel en Rusujo je 1917, finis disvolvante eksterman totalismon. Due, kie la bakuninismaj proponoj venkis, kiel en Hispanujo, la laborista asociemo daŭre estis la revolucia instiganto, kiu ĉefrolis la hispanan revolucion de 1936-1939.

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT

Bakunin: el anarquismo y la revolución

Mié, 03/09/2014 - 2:49de la tarde

En este año 2014 celebramos y conmemoramos el 200 aniversario del nacimiento de Mijail Alexandrovich Bakunin. Y no podía ser menos que el órgano de la Confederación Nacional del Trabajo no hiciese un ejercicio de memoria de lo que significó la figura del anarquista ruso nacido en Premujino el 30 de mayo de 1814.

Julián Vadillo | Periódico CNT

Ilustración: Kiko Makarro

Bakunin no solo ha pasado a la historia como el impulsor e ideólogo del anarquismo internacional organizado. Bakunin fue una personalidad influyente y trascendental en la época que le tocó vivir. Un revolucionario entre revoluciones. Un agitador en un mundo que cambiaba de fisionomía, que veía nacer los movimientos obreros y las posibilidades de transformación social hacía modelos alejados de la lógica capitalista que se iba a imponiendo.

Un gran organizador

Lejos de la visión que algunos historiadores han legado de Bakunin presentándolo como una personalidad desordenada, el anarquista ruso fue un perfecto lector de la sociedad de su momento. Un polemista brillante y un gran organizador. Puede que su producción literaria y filosófica no fuese muy depurada. Es una de las cuestiones que le achacan en su comparación con Marx. Pero la filosofía bakuninista tiene una fuerte carta de pragmatismo que hace que la lectura de sus obras nos acerque a los que fue el siglo XIX europeo, los debates que se dirimían y la actualidad que muchos de sus análisis guarda con la actualidad.

Bakunin fue un estudioso de la filosofía de su tiempo. Estudio a Kant, a Hegel, a Feuerbach, etc. Conoció e intercambió opiniones en persona con Marx, Engels o Proudhon. Con esté último trabó una gran amistad. Los conocimientos hegelianos de Proudhon provienen de las traducciones que en vivo le hacía el propio Bakunin su casa. Bakunin, que conocía varios idiomas, traducía por las noches párrafos de Hegel al francés para que Proudhon conociera en la lengua de orígen al filósofo alemán. A pesar de la admiración que profesó por Marx, la relación estaba condenada a la confrontación. Y así se ejemplificó a lo largo de sus vidas. Marx reconocía méritos a Bakunin pero calumniaba sobre la figura del ruso. Bakunin respondía defendiéndose aunque reconocía la obra de Marx y la traducía al ruso. Pero incluso la defensa a Bakunin la ejercían otras personalidades de la época como George Sand.

Hombre de acción

Bakunin participó de numerosos proyectos. Fue protagonista de procesos revolucionarios como los de 1848, el de 1849 en Dresde (junto al músico Richard Wagner) o el de septiembre de 1870 en Lyon. Toda esta actividad le conllevó persecución, cárcel y exilios. Su extradición a la Rusia zarista significó en internamiento en una de las cárceles más terribles, la fortaleza de Pedro y Pablo en San Petersburgo, y su deportación a Siberia, de donde logró evadirse. En sus periplos conoció países como Suecia, Noruega, Japón, Panamá, Estados Unidos, etc.

El internacionailsmo: la AIT

Pero una de las aportaciones más trascendentales de Bakunin es un su visión de organización del movimiento obrero internacional que marcará el devenir del mismo para las siguientes décadas. Y en España esa influencia es más que evidente. Esto convierte a Bakunin en una de las figuras clave de la historia contemporánea. Ese debate que mantiene en el seno de la AIT con las posturas autoritarias marcó la historia del movimiento obrero.

Cuando el 1 de julio de 1876 fallecía Bakunin ya se había convertido en uno de los grandes revolucionarios de la historia contemporánea, así como el mejor impulsor del anarquismo a nivel internacional. Y 200 años después de su nacimiento continúa siéndolo.

En este número especial sobre la figura de Bakunin hemos querido remarcar algunos aspectos fundamentales de su figura, enmarcando la vida del personaje en el contexto histórico del momento y en las influencias que generó.

Autores y temas

José Luis Gutierrez Molina, autor de numerosos libros y artículos sobre la historia del anarquismo en España y biógrafo de personajes fundamentales en la historia del anarcosindicalismo como Valeriano Orobón Fernández, nos acerca con su artículo a lo que significó el debate en el seno de la AIT entre Marx y Bakunin. Algo fundamental para entender el devenir del obrerismo en los años posteriores.

Carlos Márquez nos acerca a la influencia de Bakunin en la Internacional en España partiendo de un análisis por una parte historiográfico del tratamiento del acontecimiento como, por otra, de un análisis de las aportaciones de Bakunin y que recoge el obrerismo español.

Una de esas aportaciones es el colectivismo. Y ahí es donde se enmarca el artículo de Aleix Romero. Un repaso a esa influencia colectivista en el devenir del movimiento libertario español que será una de las señas de identidad del mismo.

Para los dos últimos artículos dejamos dos temas que forman parte del corpus ideológico de Bakunin y del anarquismo en general. El primero la pedagogía. Una faceta menos trabajada en los estudios sobre Bakunin pero que Ana Sigüenza nos desentraña y nos pone en primer valor. Y no hay que olvidar que para los anarquistas la educación es la base fundamental. Por otra parte Julio Reyero nos acerca a tres cuestiones básicas en el pensamiento bakuninista, que fue objeto del análisis y crítica por el anarquista ruso. El nacionalismo, que en aquel momento atenazaba los debates de Europa, el Estado como elemento de opresión al individuo, y la religión como aparato de coacción a las masas. La repuesta bakuninista fue internacionalismo, antiestatismo y ateismo, pilares del anarquismo internacional.

Han quedado en el tintero muchas cuestiones de Bakunin. Imposible abarcarlas en unas pocas hojas de periódico. Quizá habría que ir pensando en realizar una obra sobre lo que fue, significó y significa hoy día la figura de Mijail Alexandrovich Bakunin.

--> TRADUCCIÓN AL ESPERANTO (Jesús González)

BAKUNIN: LA ANARKIISMO KAJ LA REVOLUCIO

Ĉi tiun jaron 2014 ni celebras kaj memorfestas la 200an datrevenon de la naskiĝo de Mihail Aleksandroviĉ Bakunin. Kaj kompreneble la organo de la Nacia Konfederacio de la Laboro devis fari ekzercon de memoro pri tio, kion signifis la  figuro de la rusa anarkiisto naskiĝinta en Premujino la 30an de majo 1814.

Bakunin ne nur estas historie konata, kiel la instiganto kaj ideologo de la internacia organizita anarkiismo. Bakunin estis influa kaj ĉefa gravulo siatempe. Revoluciulo inter revolucioj. Agitisto en mondo, kiu estis ŝanĝanta sian fizionomion, kiu vidis kiel naskiĝis la laboristaj movadoj kaj la ebloj de socia transformo al modeloj foraj de la kapitalisma logiko, kiu tiumomente estis altrudiĝanta.

Granda organizanto

Kontraŭe la vidado farita de iuj historiistoj pri la heredaĵo de Bakunin, prezentante lin, kiel senordan unuopulon, la rusa anarkiisto estis perfekta interpretanto de la siatempa socio. Brila polemikisto kaj granda organizanto. Eblas, ke lia literatura kaj filozofia verko ne estas tre ellaborita. Estas unu el la aferoj pro kiu oni kritikas lin kompare kun Markso. Tamen la bakuninisma filozofio havas gravan konsiston de pragmatismo, kio faras, ke la legado de liaj verkoj alproksimigas nin al tio, kio estis la eŭropa 19a jarcento, la debatoj de la epoko kaj la nuntempeco de multaj el liaj analizoj.

Bakunin estis fakulo pri la siatempa filozofio. Li studis Kant-on, Hegel-on, Feuerbach-on, ktp. Li persone konatiĝis kaj interŝanĝis opiniojn kun Markso, Engelso aŭ Prudono. Li ege amikiĝis kun ĉi tiu lasta. La hegelaj konoj de Prudono devenas de la tradukaĵoj, kiujn rekte faris Bakunin mem en lia domo. Bakunin, konante plurajn lingvojn, nokte tradukis alineojn de Hegel al la franca por ke Prudono konu en la origina lingvo la germanan filozofon. Malgraŭ la admiro sentita de li pri Markso, ilia rilato estis komdanitaj al la kontraŭstaro. Kaj tiel okazis laŭlonge de iliaj vivoj. Markso rekonis meritojn al Bakunin sed ne ĉesis kalumnii la ruson. Bakunin respondis defendante sin, kvankam rekonis la verkaron de Markso kaj tradukis ĝin al la rusa. Tamen aliaj gravuloj de la epoko, kiel George Sand, plenumis la defendon de Bakunin.

Aganta viro

Bakunin partoprenis en multnombraj projektoj. Li estis ĉefrolulo de revoluciaj procesoj, kiel tiuj de 1848, tiu de 1849 en Dresdeno (kune kun la muzikisto Rikardo Vagnero) aŭ tiu de septembro de 1870 en Liono. Ĉiu ĉi tiu agado okazigis al li persekuton, malliberejon kaj ekzilojn. Lia ekstradicio al carisma Rusujo kaŭzis lian enkarcerigon en unu el la plej teruraj malliberejoj, la fortikaĵo de Petro kaj Paŭlo en Sankt-Peterburgo, kaj lian forkondukon al Siberio, de kie li sukcesis forkuri. Dum siaj vojaĝoj li konis landojn, kiel Svedujon, Norvegujon, Japanujon, Panamon, Usonon, ktp.

La internaciismo, ILA

Sed unu el la pli gravaj kontribuaĵoj de Bakunin estas lia vidado pri la organizo de la internacia laborista movado, kiu karakterizos ties evoluon dum la sekvaj jardekoj. Kaj en Hispanujo tiu influo estas pli ol evidenta. Ĉi tio igas Bakuninon unu el la ŝlosilaj roluloj de la nuntempa historio. Tiu debato, kiun li subtenas ene de ILA kontraŭ la aŭtoritatemaj sintenoj, signis la historion de la laborista movado.

Kiam la 1an de julio 1876 forpasis Bakunin, li jam iĝis unu el la grandaj revoluciuloj de la nuntempa historio tiel, kiel la plej bona instiganto de la anarkiismo laŭ internacia nivelo. Kaj 200 jarojn post lia naskiĝo ankoraŭ estas tiel.

En ĉi tiu speciala numero pri la figuro de Bakunin ni volas elstari iujn fundamentajn trajtojn de lia figuro, enkadrigante la vivon de la gravulo en la historia kunteksto de la momento kaj en la influoj estigitaj de li.

Aŭtoroj kaj temoj

José Luis Gutierrez Molina, aŭtoro de multnombraj libroj kaj artikoloj pri la historio de la anarkiismo en Hispanujo kaj biografo de ĉefaj gravuloj en la historio de la anarkisindikatismo, kiel Valeriano Orobón Fernández, alproksimigas nin per sia artikolo al tio, kio signifis la debaton ene de ILA inter Markso kaj Bakunin. Io fundamenta por kompreni la evoluon de la laborismo dum la postaj jaroj.

Carlos Márquez alproksimigas nin al la influo de Bakunin sur la Internacio en Hispanujo el historia analizo pri la traktado de la okazaĵo, kaj ankaŭ el analizo de la kontribuoj de Bakunin uzitaj de la hispana laboristaro.

Unu el tiuj kontribuoj estas la kolektivismo. Kaj pri tio temas la artikolo de Aleix Romero. Revizio pri tiu kolektivisma influo sur la evoluo de la hispana liberecana movado, kiu estos unu el ties signoj de identeco.

Per la du lastaj artikoloj ni traktas du temojn, kiuj formas parton de la ideologia korpuso de Bakunin kaj de la anarkiismo ĝenerale. Unue, la pedagogio. Afero malpli traktita de la studaĵoj pri Bakunin, tamen Ana Sigüenza malkaŝas kaj elmetas al ni ĝian gravan valoron. Kaj oni devas ne forgesi, ke por la anarkiistoj la eduko estas la fundamenta bazo. Aliflanke, Julio Reyero alproksimigas nin al tri bazaj aferoj en la bakuninisma penso, analizitaj kaj kritikitaj de la rusa anarkiisto. La naciismo, kiu en tiu momento ĉefis ĉe la debatoj en Eŭropo; la ŝtato, kiel elemento de premado sur la individuo; kaj la religio, kiel altrudilo al la homamasoj. La bakuninisma respondo estis internaciismo, kontraŭŝtatismo kaj ateismo, bazoj de la internacia anarkiismo. Restis sentrakte multaj aferoj pri Bakunin. Ne eblas ĉirkaŭpreni ilin per malmultaj folioj de ĵurnalo. Eble oni devus realigi verkon pri tio, kio estis, signifis kaj nuntempe signifas la figuron de Mihail Aleksandroviĉ Bakunin.

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT

Anarquismo social, una corriente de futuro

Lun, 01/09/2014 - 11:00de la mañana

Aris Tsioumas es militante en las luchas sociales griegas, Aris nos traslada en el siguiente artículo de esta nueva entrega de la revista Estudios un plan de programa político y expresión organizativa del movimiento anarquista social. Dos compañeros debaten y actualizan ese discurso para nuestro contexto. Ilustración: Crisis Valero.

UNA PASIÓN CONSTRUCTIVA

Ignacio Cardiel | CNT Zaragoza

El anarquismo social, es un concepto útil para diferenciar entre las dos grandes tendencias dentro del anarquismo. Centra su praxis y teoría en la libertad individual relacionada con la igualdad y la ayuda mutua, dentro de la comunidad. La otra tendencia, el anarquismo individualista, el centro de la praxis y la teoría es la autonomía personal frente a la comunidad, aunque esta no sea contraria a la asociación con otras personas. Dentro de esta división teórica, no cabe hablar de un binarismo excluyente ya que existen multitud de matices, pero si puede establecerse una diferenciación práctico-política o política pre figurativa, en la cual los modos de organización y tácticas realizadas se supone que reflejan con exactitud el futuro la sociedad que se busca.

El artículo de, Aris Tsioumas, desarrolla un análisis partiendo de la situación política griega, y propone una teoría y una política o propuesta de acción entroncadas con el anarquismo social. Si bien la situación político-social griega no es la misma que en la que actualmente estamos aquí -dados los condicionantes políticos, económicos y sociales previos- sí que nos puede servir a los y las anarcosindicalistas para evaluar y prever las líneas de acción que nos han de servir para enfrentarnos a la situación en la que nos vamos a encontrar en un futuro próximo.

La élite capitalista está actualizando rápidamente su posición a fin de lanzar un ataque aún más agresivo y estructurado contra la clase obrera. En el Estado español aún encontramos resistencias desde el ámbito de la izquierda socialdemócrata y los sindicatos de concertación en un marco que aún reconoce determinados derechos sociales (sanidad, educación, servicios sociales, etc.). La situación social aún no está tan polarizada y deteriorada como en Grecia, pero todo apunta a que más temprano que tarde hemos de tomar ejemplo de las dinámicas sociales griegas y las propuestas de acción expresadas en el artículo como única alternativa para articular una respuesta social efectiva al reto planteado por el capitalismo. En esa alternativa, en nuestra mano está que el anarcosindicalismo sea el polo aglutinador de las distintas luchas sociales, articulando una respuesta que sea una alternativa real, práctica y efectiva.

En este contexto, el lema de que «lo que dijimos antiguamente sigue valiendo» ya no es una afirmación enteramente útil. Ya no estamos en el momento en el que la CNT, dentro de los distintos movimientos sociales, luchábamos una batalla por sobrevivir dentro de un marco social desmovilizado. El análisis postmodernista ha penetrado fuertemente en los movimientos sociales y la cuestión a la que nos enfrentamos es evaluar cuanto de lo que dijimos anteriormente sigue valiendo, qué dialéctica de continuidad-discontinuidad de nuestro arsenal teórico impulsa nuestras herramientas de pensamiento e inspira nuestra acción. Hemos de plantear y poner en práctica alternativas reales a la destrucción de los servicios públicos (dando alternativas o implicando a sus trabajadores y trabajadoras en la gestión directa de los mismos) y hemos de empezar a ser capaces realmente de gestionar los medios de producción, con ejemplos prácticos de gestión de empresas.

El artículo no da la centralidad del discurso y la acción al movimiento anarcosindicalista. Hemos de entender que en Grecia no hay una organización como la CNT, que sí que tenemos un planteamiento coherentemente enraizado y dirigido a la comprensión profunda de las necesidades sociales, y sí que planteamos un modo del que estas puedan realizarse basado en nuestra experiencia histórica. Pero el análisis sí que nos da unas cuantas claves de las carencias en nuestra acción de las cuales, si bien somos conscientes, no terminamos de ser capaces de neutralizar.

En este momento en nuestro análisis y práctica, en busca de nuevas adhesiones a nuestros planteamientos antiautoritarios, debemos de seguir desarrollando una crítica a la estructura política propuesta por el marxismo. Ha de ser hecha sin eludir los puntos en común de su teoría y, por tanto, ha de superar al leninismo y todo lo que significa. La democracia directa, la autogestión y la anti-jerarquía no son simples juegos dialécticos sino que son prácticas definitorias del anarcosindicalismo que hemos de poner en valor en los movimientos sociales. Hemos de poner en valor porque, si bien ya mismo se están poniendo en práctica en muchos ámbitos, no están fructificando en una determinación de que han de trasladarse a las empresas por medio del anarcosindicalismo.

Así mismo, el anarcosindicalismo, como expresión práctica del anarquismo social, hemos de desmarcarnos teóricamente de corrientes nihilistas, que si bien reconocemos como una tendencia que siempre ha existido, son ajenas a nuestra concepción del anarquismo. Concepción que es compañera de camino de otras tendencias, enlazadas por una pasión común por la libertad social e individual. Compartimos esa pasión y multitud de nexos teóricos, prácticos y personales, pero el anarcosindicalismo da un giro a la expresión clásica de «construir destruyendo», saliendo de esa dialéctica negativa con una posición afirmativa, que se puede expresar en la máxima de «destruir construyendo». A través de esta afirmación, de esta perspectiva sobre la sociedad, y dotándonos de una profunda cultura libertaria, construimos una dialéctica cotidiana de la vida, en la cual el sindicato es nuestra herramienta cotidiana de enfrentamiento al capitalismo y evitando que se produzcan formaciones antisociales o elitistas que dañarían la solvencia de nuestra propuesta.

CONSTRUYENDO LOS CIMIENTOS

Julio Franco | CNT Gráficas Madrid

«El anarquismo social, una corriente de futuro» de Aris Tsioumas resulta revelador en algo básico, y es que pese a estar escrito para el contexto griego toca puntos clave que son transversales para la reflexión y proceder de la apuesta libertaria que están a la orden del día en el contexto español y en el mundo.

El análisis político general de la situación social, con matices, tiene paralelismos importantes: ofensiva capitalista y reconfiguración social de las clases, ruptura de la paz social y aumento de la desigualdad e injusticia y cambio en el imaginario social, los discursos y aumento de la lucha de clases. A lo que habría que añadirle el quiebre de la legitimidad monárquica, el aumento del discurso populista, el fascismo sin careta y los nacionalismos.

Uno de estos puntos clave que tiene el texto, y que se ha evidenciado más si cabe desde el nacimiento y evolución del 15M, ha sido la falta de un programa a corto y medio plazo con el que poder desarrollar nuestra implicación en los procesos de lucha. Este programa, coincido con el autor, debemos trazarlo desde las necesidades sociales que tenemos los trabajadores (vivienda, educación, salud, trabajo, cultura…) porque es desde éstas donde podemos dar soluciones a la desigualdad social y construir las relaciones sociales que queremos para el futuro. Para ello, veo evidente que quienes estamos en mayor o menor medida implicados en estos procesos de lucha compartamos nuestra experiencia y posibles líneas de trabajo.

Este compartir de experiencia es algo que va relacionado con el hecho de construir una organización específica que dote a los anarquistas sociales de una herramienta que multiplica las fuerzas y las inteligencias. Abre espacios para el desarrollo de análisis sobre las situaciones sociales en distintos ámbitos y genera estrategias de cara a marcarse trabajos de propaganda y  prácticos constructivos potenciando la participación en distintos espacios sociales de lucha. También es importante que en estos espacios sociales de lucha las anarquistas sociales nos dotemos de herramientas para la discusión, el debate constructivo y el intercambio de experiencias con otros luchadores.

Hay que tener claro que tanto el sindicato, la organización específica, como un programa de nada sirven si nuestra militancia no se lleva a cabo en la vida social, con nuestros compañeros de trabajo y barrio (en el sindicato, asociaciones, centros culturales, cooperativas, huertos comunitarios, colectivos varios, familia, amigos…) ya que es ahí como podemos ser partícipes del desarrollo de la movilización social y la transformación de la sociedad con nuestro ejemplo.

De cómo nos relacionamos con nuestro entorno inmediato dará buena muestra de las posibilidades de proyectar nuestras propuestas de forma exitosa. Por eso mismo es importante fomentar una cultura obrera abierta a la discusión de la diversidad de opiniones, tendiendo a sumar y a la unidad práctica en las cuestiones comunes frente a las agresiones de las políticas capitalistas que son cada vez mayores. Todo esto favorece la creación de unas dinámicas políticas de experiencias colectivas que enriquece la madurez del pueblo que se organiza por sí mismo. Esta riqueza se palpa con más brazos, más enfoques, más actividad, más fuerza, más organización, más evaluación de fallos y aciertos, etc… que hace que los militantes ganen en capacidad y conocimientos, y además, en aquellas actividades en las que están implicados favorecen redes de simpatía que son muy necesarias para avanzar y construir.

Las implicaciones que tiene el deseo de un pueblo que es capaz de organizar la vida económica, política y cultural por sí mismo, sin necesidad de gobiernos y estados, son de gran calado, lo que nos debe obligar a tener una amplitud de miras y contextualizar nuestro momento histórico del siglo XXI, sobre todo cuando nos planteamos un proceso revolucionario como el descrito que requiere una movilización social muy amplia de la que nosotras seremos una parte de la misma (esperemos que la más determinante). Para ello necesitamos la transformación de los valores imperantes capitalistas por otros más avanzados (solidaridad, apoyo mutuo, equidad, libertad y dignidad) en todo aquello que se va construyendo y organizando. Este cambio de valores fomenta que las dinámicas dentro de las organizaciones sociales tiendan a la democracia directa, el compromiso y la autogestión. También genera de manera progresiva unas herramientas de capacitación e inteligencia colectiva entre los trabajadores para resolver sus problemas por sí mismos.

Para terminar, no hay que dejar pasar de largo, que el imaginario social y los estados psicológicos de euforia o apatía en el pueblo se ven influidos según los acontecimientos políticos colectivos e individuales, es por eso que de nosotros mismos depende capacitarnos para aprovechar o excitar en el conjunto social hechos de esperanza, de entusiasmo, de ilusión sobre un proyecto libertario que se vea como factible y que aporta mecanismos para hacer soñar en el presente con otro mundo nuevo y mejor.

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT

Política anarquista en la época del colapso

Jue, 28/08/2014 - 1:40de la tarde

En esta nueva entrega de debates sobre la revista Estudios, abordamos el texto del profesor de la Universidad inglesa de Loughborough y activista anarquista israelí Uri Gordon. Un texto que nos habla de civilización industrial y colapso, un hecho que a juicio del profesor es más que evidente y al que urge atajar de raíz. Ilustración: Crisis Valero.

DELIRIOS CAPITALISTAS

Patricio Barquín | CNT Fraga

Sobre anarquismo, ecologismo, capitalismo y colapsos trata Negros presagios: política anarquista en la época del colapso. Como si de una moderna receta de cocina se tratara, en la que se han capturado aroma de zanahoria o humo de raviolis, titula Uri Gordon este artículo, en un claro guiño: “Negras tormentas, etc.”. En él nos habla del colapso del capitalismo por la vía de la crisis energética y climática que derivará en un magnífico desastre en el que el capitalismo se verá superado, al menos tal y como lo conocemos actualmente. Parece ser que Uri Gordon ve este colapso como la ocasión más propicia para el triunfo del comunismo libertario. Precisamente es en este punto en el que empiezan mis divergencias.

Divergencias

Por un lado, creer que el capitalismo puede verse colapsado por la carencia de petróleo me parece un tanto arriesgado. Precisamente, como reconoce el propio Gordon, «el capitalismo es un sistema complejo regenerativo, que se mantiene en un estado de equilibrio no estático» y por lo tanto es muy capaz de reinventarse, regenerarse y refundarse las veces que sea necesario. Además es capaz de hacerlo desde la simple improvisación. No es necesario tener a mucha gente maquinando la manera de continuar enriqueciéndose, simplemente necesitan mentalidad capitalista y buenas dosis de imaginación.

Por otra parte, parece un tanto ingenuo creer que a partir de una profunda crisis sucederá el advenimiento de la justicia social y el comunismo libertario. Muestras claras hay en el mundo, donde se han producido profundas crisis que han llevado a los trabajadores a colectivizar fábricas, pero detrás de esa colectivización, tan solo existía el anhelo de regresar a la situación anterior.  Todo esto sucede por la falta de cultura política.  Si bien la reacción natural es asociarnos para superar una situación difícil, puesto que es más fácil superarla de manera colectiva, una vez superada es cuando conviene decidir si queremos continuar desarrollando el esfuerzo de construir la sociedad que queremos o deseamos volver a delegar las decisiones para continuar viviendo el espejismo que se nos ofrece. Como decía Malatesta, «acostumbrar al pueblo a delegar en otros la conquista y la defensa de sus derechos, es el modo más seguro de dejar vía libre al arbitrio de los gobernantes».

El capitalismo es capaz de todo por mantener y poder seguir sacando provecho del trabajo ajeno. Así pues, viviremos (de hecho ya está sucediendo) el “capitalismo verde” que nos explicará las bondades de consumir “productos de proximidad” cuando en realidad lo que consumimos es productos de un distribuidor local que los consigue a miles de kilómetros o, en el mejor de los casos, a unos precios irrisorios que paga a los agricultores de la zona.  También nos hablará de las bondades de la tecnología compleja aplicada a la cuestión medioambiental. Problemas que serían bastante sencillos de solucionar, tratan de solucionarlos mediante tecnologías complicadísimas, para continuar con el negocio al tiempo que nos tranquilizan haciéndonos creer que están poniendo soluciones. Un claro ejemplo son los cultivos transgénicos, en los que las empresas de biotecnología llevan invertida una ingente cantidad de dólares con la vana ilusión de que nos creamos que lo hacen para acabar con el hambre en el mundo, para ayudar a facilitar el trabajo del agricultor y otra serie de sandeces que nos dejan con la boca abierta, apabullados ante tanto saber.

En definitiva, el capitalismo, ha aprendido muy bien a pervertir el lenguaje, haciendo suyas expresiones y repitiéndolas hasta vaciarlas de contenido.  Porque el capitalismo es como un monstruo capaz de alimentarse hasta de las armas con que se lo está atacando.

Nuestro papel

Obviamente no vamos a ser nosotros, los anarquistas, concretamente los anarcosindicalistas, los que nos colapsemos ante este panorama. A lo largo de la historia hemos sufrido suficientes derrotas como para que nos dejemos asustar por un monstruo de este tamaño.  Tampoco vamos a menospreciarlo.  Tampoco nos vamos a dejar llevar, como apunta Luís Moreno Caballud (“El 15M y la Voz del que Sabe”, eldiario.es del 15 de mayo de 2014) por los generadores de opinión que más gritan y culpan a “la gente” de los males que nos acucian. 

Como anarcosindicalistas no podemos entender las luchas disociadas de la consecución de unos objetivos a los que nunca llegaremos. No se puede entender la ecología por separado de la justicia social, porque no será el capitalismo el que ponga soluciones, sino el que genere los problemas. Tampoco son los comunistas marxistas, ahora con discurso de verdes, los que van a ocuparse de los problemas medioambientales. Han demostrado suficientemente que el medio ambiente les ha importado siempre poco o nada. Chernóbil es un claro ejemplo. Para casos más recientes, basta con buscar el artículo publicado y luego retirado de Mundo Obrero por Juan Segovia, militante del PCE, donde se muestra como claro defensor de los transgénicos.

Para acabar tan solo hablar, citando al escritor Ramiro Pinilla, del espíritu de las ciegas hormigas, esas que trabajan siempre buscando el camino hacia el hormiguero. Por más obstáculos que encuentren ellas seguirán caminando. Por más que les destruyas el hormiguero, ellas lo volverán a reconstruir y continuarán trabajando, porque el comunismo libertario, al final de todo, no tiene una meta, es un camino sin guía que debemos recorrer y construir todos juntos, siempre vigilantes, siempre críticos y siempre constructivos, ahora y después de la revolución social.

NOS LLAMA EL DEBER

Andoni Ugarte | CNT Castro Urdiales

Después  de leer el trabajo de Uri Gordon, he de decir que ese futuro que se nos presenta, es para mañana por la tarde, no nos resulta posible eludir la responsabilidad y ya que hablamos de negras tormentas nos toca también hablar del Deber.

Ya sea que el capitalismo muera de asfixia, de muerte lenta  o todas las predicciones confluyan en un absoluto colapso, conviene recordar que el capitalismo es crisis per se. Marx nos decía que todo sistema lleva en sí mismo el germen de su destrucción dándose la paradoja que sin este germen el sistema no funcionaría. No seremos nosotros los que esperemos sentados el fin. No hace mucho escuché decir a uno de nuestros sabios que Occidente era un cadáver pudriéndose al sol. No sé si resultara exagerado pero la verdad es que oler huele muy mal.

El fracking (la fractura hidráulica) nos parece aparte de una absoluta aberración una huida hacia delante del propio sistema que busca perpetuarse aunque solo sea por un periodo corto de tiempo a costa del envenenamiento de la tierra y la destrucción del país, del paisaje y de los paisanos. Y lo peor no es que haya gente capaz de pergeñarlo si no lo que es peor es que haya muchos, más de lo que pensamos, capaces de admitirlo.

«La catástrofe histórica más profunda y más real, la que en última instancia determina la importancia  de todas las demás reside en la persistente ceguera de la inmensa mayoría, en  la dimisión de toda voluntad de actuar sobre las causas de tantos sufrimientos, en la incapacidad de considerarlas siquiera lúcidamente». (Encyclopédie des Nuisances nº 13, Julio de 1988)

En el trabajo de Gordon se nos aparecen varios futuribles; desde un eco-fascismo,  la guerra civil, a un comunismo libertario de base. Pensamos que esto último solo podrá darse en pequeños territorios, apartados o no, donde comunidades de lucha los habiten y defiendan.

¿Qué será de los urbanitas? ¿De los indiferentes? ¿De toda esa recua deshumanizada de siervos contentos?

El lucido y clarividente texto de Uri Gordon nos ha permitido hacer  balance y prepararnos para futuras estrategias, quizás solo por esto haya merecido la pena.

La lucha contra el Fracking, resulta, pensando ahora, en esas asambleas en los bosques, en esas tierras liberadas, ineludible. Una vez más y como siempre ha sido, de nuestra lucha hoy dependerá nuestra libertad mañana.

Nubes oscuras

Se vislumbran nubes oscuras en el horizonte, nubes formadas por lo más oscuro de la ambición humana teñida de gases infectos pintados de prometedor futuro, llamado metano.

Las nubes que prometen ese aire fresco de oportunidad laboral y auge del consumo perdido, nubes destinadas a la masa servil y descerebrada, ansiosa por volver a las verdes praderas del consumismo despreocupado, nubes que se alimentarán y crecerán a cambio del agua, del aire y, de nuestra tierra, por dentro, fracturada, nubes que relegarán al olvido el futuro no acontecido, nubes que ocultarán para siempre la vida fuera de la gran urbe, vida que desaparecerá y ni siquiera será recordada, paisajes ya olvidados aunque no por eso extinguidos, costumbres, gentes y pueblos que recibirán su tiro de gracia bajo un apestoso aire asfixiante, aguas negras y animales envenenados, gentes que enfermarán porque su único delito es vivir y trabajar más libres que el resto, pueblos cuyos nombres nunca oímos y, por permitirlo,  despreciamos. Nubes que evitarán que veamos el pasado tan presente, que es, a lo mejor, la única oportunidad de futuro, futuro para un pueblo cada vez más extinguido, más inexistente, convertida en un masa de seres sin alma que su único afán no es ya siquiera ser o existir, sino algo más mísero como es el tener y consumir, sin importar que para ello, lo que pueda padecer o en que se pueda convertir.

Nubes que salen de la boca de los hijos de los que siempre nos vendieron, engañaron y mataron, de los que siempre se impusieron para, tarde o temprano, y una vez que todo lo arruinaron, se marcharon.

Ahora es nuestro único tiempo, ya no habrá más «después lo arreglaremos», o «¿dónde está lo que nos prometieron?», será ahora o el caos del capital y su infierno.

Luchar por la memoria de los antiguos, por ayudar a tu vecino y hermano, sin importar el no obtener más que una sonrisa, un abrazo y, con una mirada en los ojos, un sincero apretón de manos,  poder mirar al futuro, con dignidad y aun siendo humanos.

Cuando se vislumbra la verdadera cara del Leviatán y la avidez de sus siervos, uno se  da cuenta que la brega que le espera es la de vencer o morir. Jeremías era el profeta de los desastres,  nosotros más modestos, echaremos un vuelo para, a  vista de pájaro, contemplar nuestros territorios amenazados.

Los caminos y carreteras, vacías, solo recorridas por convoyes  militares de suministro y combustible destinado a los acuartelamientos y las prisiones, las ruinas crecen cuando nos acercamos a las ciudades…

El esqueleto de las fábricas, junto a los buques hundidos en los puertos, dan refugio a una fauna extraña, las últimas grandes superficies hace tiempo que fueron saqueadas, los bulldozer trabajan mientras grupos de esclavos, anestesiados con falsas promesas, extraen lo que pueda  quedar de valor.

De los escasos bosques, de las montañas, de las aldeas, dependerá que surjan comunidades dignas de luchar y con el derecho a pisar la tierra de sus antepasados, para que  el pueblo, libre decida directamente su futuro, así como el de los territorios liberados. De nosotros depende ahora.

Periódico:  Periódico CNT nº 412 - Junio 2014
Categorías: CNT-AIT

[Transportes-Madrid] Metro Ligero Oeste: Crónica concentración ante el Consorcio Regional de Transportes

Mar, 26/08/2014 - 6:40de la mañana

Continuando con el conflicto que CNT-Transportes mantiene con Metro Ligero Oeste (OHL), este pasado Jueves, 23 de Agosto,  nos dirigimos a la sede del Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid para denunciar los despidos que Metro Ligero Oeste ha realizado, entre ellos el de nuestro compañero y exigir la readmisión.

El consorcio debe saber que Metro Ligero Oeste, empresa a la que subvenciona con millones de euros, está despidiendo de manera injustificada a sus trabajadores, que con el dinero de todos se mantienen los beneficios de unos pocos –en este caso el señor Villar-Mir y compañía- a costa de los trabajadores.

La concentración discurrió de una manera pacifica frente a la entrada de la sede del Consorcio y durante la misma se personó la persona de contacto del consorcio con Metro Ligero Oeste.

Desde CNT-Transportes vamos a seguir luchando por la readmisión del compañero y para ello presionaremos donde sea necesario.

NI UN PASO ATRÁS

 

¡¡READMISIÓN YA!!

Categorías: CNT-AIT

[Bilbao] "Hoteles Ercilla ha elegido el camino de la represión"

Lun, 25/08/2014 - 4:05de la tarde

El sindicato CNT ha destacado el amplio seguimiento que han tenido las concentraciones realizadas a lo largo de esta semana en el Hotel Ercilla de Bilbao, coincidiendo con Aste Nagusia. "En lugar de optar por el diálogo, los empresarios han apostado por la represión, para lo que han contado con la inestimable colaboración de su brazo armado: la Ertzaintza, pagada por todas y todos los contribuyentes", ha lamentado.

La central anarcosindicalista ha realizado esta valoración tras la concentración de este viernes, en la que trabajadoras y trabajadores de este hotel han vuelto a exigir que la patronal "deje de recortar los derechos de la plantilla". "No tenemos por qué pagar los errores de los dueños, que llevan mucho tiempo enriqueciéndose a costa de nuestro sudor", ha afirmado la sección sindical de CNT.

Asimismo, este sindicato ha anunciado que los próximos 1, 2, 3 y 4 de septiembre, coincidiendo con el mundial de baloncesto, se realizarán distintos paros. Según ha explicado CNT, numerosos aficionados y deportistas -entre los que se encontrarán los miembros de la selección de Finlandia- estarán alojados en Ercilla, "por lo que será una muy buena ocasión para que los huéspedes extranjeros sepan quiénes son los dueños de este hotel y cómo tratan a las empleadas y empleados".

"En lugar de optar por la represión y de tratar de silenciar las justas demandas de la plantilla, la dirección de Ercilla debería entender de una vez por todas que la prepotencia patronal seguirá provocando más movilizaciones obreras", ha añadido CNT

Categorías: CNT-AIT

La larga deriva del sindicalismo oficial

Dom, 24/08/2014 - 4:38de la tarde

Tratamos otro tema de la revista Estudios, en esta ocasión hablamos acerca del artículo de Miguel Perera sobre el sindicalismo oficial, sus mecanismos de control y la necesaria alternativa anarcosindicalista. Ilustración: Crisis Valero.

Sindicalismo oficial y alternativo

Ignasi Toribio | CNT Barcelona

Después de la II guerra mundial los países de Europa occidental adoptan el régimen capitalista y los sindicatos encuentran la posibilidad de aunar bajo este modelo intereses comunes entre todas las clases, lo cual produce en gran medida el abandono de las ideas revolucionarias que transformen la sociedad para adoptar una actitud pactista con la patronal y el gobierno. Esta construcción de sindicalismo oficial se torna a partir de este momento una herramienta de control de los sindicatos mayoritarios sobre las reivindicaciones obreras, que en gran medida frustran la transformación social de la vía revolucionaria.

En la actualidad los sindicatos oficiales UGT y CCOO han reducido la lucha obrera a simples tratos burocráticos con la patronal y el gobierno que eliminan la capacidad de movilización y participación de las trabajadoras, para mantener por un lado el control sobre los conflictos laborales

y por otro la supremacía sindical. El resultado de este sistema está causando el descenso de las afiliaciones sindicales, la falta de capacidad de movilización de los sindicatos y su creciente dependencia de los recursos estatales, dando lugar a un proceso de crisis sindical.

Sus causas deben encontrarse en un marco amplio donde sea posible visualizar los distintos elementos que favorecen a ello, es así como se hace posible señalar los efectos secundarios del neo liberalismo global como son la precariedad, la alienación, el aislamiento, la división, etc.

El aparecer del yo sobre el nosotras y principalmente la pérdida de la conciencia colectiva sindical al delegar la lucha obrera a los grandes sindicatos convirtiendo esto en un circo donde las trabajadoras son simples espectadoras de sus propios conflictos laborales.

Para ser más precisos podemos señalar que estamos asistiendo a un proceso de desmovilización, es decir, si no hay conciencia sindical colectiva no hay movilización y si no hay movilización no hay participación. Todo esto nos lleva a una desarticulación sin precedentes del modelo transformador del sindicalismo primario, al desprestigio de la lucha obrera, y por arrastre, al de la alternativa sindical actual, situándolo en una posición marginal de la que resulta difícil escapar.

Es cierto que el sindicalismo alternativo también pasa por momentos de crisis internas, donde se hace necesario volver a cohesionarse con la sociedad y con el ámbito laboral, pero también es cierto que la alternativa plantea un modelo diferenciado del oficial que parte de sus presupuestos. En este sentido 

hablamos de sindicatos que no maman de las subvenciones del Estado sino que se autogestionan a partir de las cuotas de afiliación y se auto forman según las capacidades de cada una.  Pudiendo así hacer un despliegue de valores donde el apoyo muto y la solidaridad juegan un papel determinante a la hora de afrontar un conflicto laboral que es inclusivo a todas las afiliadas y trabajadoras. Es más desde esta base se hace más tangible la búsqueda de las causas que originan los conflictos laborales como el régimen salarial y el trabajo como propiedad privada de la empresa, sin dejar de mirar los efectos colaterales como la reducción de plantilla, los cierres de fábrica, los despidos improcedentes, etc. La alternativa no trata el conflicto desde los efectos sino desde sus causas.

La salida a la crisis sindical debe de encontrarse en este tipo de alternativas, especialmente en las anarcosindicalistas, que puedan asegurar la socialización de los medios de producción, trabajo y consumo. El anarcosindicalismo debe impulsar a la clase trabajadora para que sea ella quien gestione los recursos y no la patronal ni el gobierno de turno, debe proporcionar las herramientas necesarias a la clase trabajadora para que sea ella quien accione las palancas de cambio de la acción sindical, de la lucha de clases, y no la dirección de los grandes sindicatos. Por ello se hace necesario que la alternativa se reconstruya desde la militancia directa y decidida para crear una conciencia colectiva de la clase obrera que rompa con la deslegitimación a la que se ve sometida, que permita la movilización de las trabajadoras y su participación directa en el conflicto.

De lo contrario seguiremos siendo marionetas de un sindicalismo cada vez más institucionalizado que rechaza y señala la acción directa continuada como forma de lucha agresiva y la toma de conciencia colectiva como desobediencia. Es necesario replantearse la lucha obrera desde la alternativa sindical como el medio más directo, transparente y eficaz para acabar con el monopolio sindicalista oficial que en gran medida ha desvirtuado la lucha de las trabajadoras.

Acabar con la farsa de los acuerdos marco con la patronal y el gobierno que, más allá de los conflictos laborales, lo que busca es la hegemonía sindical y su perpetuación sindical.

Una alternativa coherente

Rakel López | SOV de CNT Madrid

Después de leer el artículo publicado en el último número de la revista Estudios bajo el título de “La larga deriva del sindicalismo oficial: crisis, control, erosión y la reconstrucción anarcosindicalista de la reivindicación” me parece interesante reflexionar sobre algunos de los aspectos detallados en el mismo.

Cuando hablamos de supuesta crisis sindical en nuestra sociedad, se debe tener en cuenta que en realidad de lo que estamos hablando es de la 

consecuencia lógica y (quizás inevitable) del delegacionismo que lleva intrínseco consigo el sistema capitalista, esta vez en el ámbito laboral.

No obstante, no creo, ni mucho menos, que la alineación de los trabajadores y trabajadoras hacia las organizaciones que en teoría las “ representan” sea la muestra del descontento generalizado y el rechazo que hoy en día gran parte de la clase trabajadora tiene hacia lo que ellos denominan sindicalismo.

Es decir, ¿el aumento del número de personas afiliadas en la actualidad a algún sindicato es un indicador del descontento que se tiene hacia el modelo sindical institucional? Personalmente creo que no, pero tampoco lo contrario. Me explico. 

La “crisis” sindical no viene nunca marcada por el nivel de afiliación de la clase trabajadora, sino por el nivel de movilización dentro de la misma.

Ni todos los trabajadores afiliados saben qué es el sindicalismo y cuáles son sus fines, ni las organizaciones sindicales con mayor afiliación son hoy en día las que ofrecen la respuesta contundente y efectiva necesaria para erradicar el sinsentido en el que se ha convertido hoy en día el mundo laboral y para dar un paso firme que permita no seguir cediendo derechos y recuperar los perdidos.

Lo que se necesita, por encima del hecho de que los trabajadores estén afiliados o no, es que entiendan la necesidad de organizarse, y quizás lo más difícil, que lo lleven a la práctica en su día a día. Afiliación hoy en día no significa ni mucho menos implantación.

¿Nos sirve de algo la afiliación masiva que tiene el sindicalismo de CCOO y UGT, por ejemplo? Claramente no. No sirve para nada, sino para aumentar más si cabe el beneficio económico de estas organizaciones que se suma a las subvenciones recibidas de papá estado.

Los profesionales que viven del sindicalismo en estas organizaciones tienen sus propios intereses, que en la mayoría de los casos no coinciden en nada con los intereses de los que pagan la cuota. ¿Dónde está pues la implantación?

Aunque es cierto que una cosa debería ir unida a la otra, la realidad es que hoy en día un trabajador se afilia a un sindicato y da por “cumplido” su papel en la lucha sindical por sus derechos.

Está demasiado interiorizado el rol del delegacionismo, entre otras cosas porque las cúpulas del sindicalismo institucionalizado lo han potenciado hasta la saciedad como mero mecanismo de subsistencia propio y método para garantizar su continuidad.

¿Quiere decir esto que la gente que delega esté de acuerdo con aquellos a los que escoge para representarlos? En general no, pero quizás desconocen la alternativa para poder dejar de hacerlo. Es ahí donde el papel de la CNT cobra más importancia que nunca.

Los que conformamos esta organización sabemos que somos la alternativa, pero quizás deberíamos plantearnos si el resto de la población conoce realmente en que consiste esa alternativa que ofrecemos, si la entienden y si saben cómo pueden acceder a ella.

Para empezar creo que nos lo tenemos que creer. Nuestro discurso pone encima de la mesa una solución para terminar con el descontento de la clase trabajadora desde una visión revolucionaria, actuando directamente sobre las causas que provocan los conflictos, las desigualdades laborales, la precariedad, la segmentación, y no se limita única y exclusivamente a conseguir “parches” (o lo que el sindicalismo institucional llama acuerdos) para tapar estos síntomas.

El problema, es que en la mayoría de los casos se queda en eso, en un discurso. Si bien es cierto que para llevar ese discurso a cabo se necesitan, como bien se expone en el artículo, militancia y recursos económicos, lo más inmediatamente necesario es conseguir instaurar nuevamente la conciencia obrera en la sociedad.

No me refiero a conseguir altos niveles de afiliación, que evidentemente si se consiguen serán bien recibidos, pero sí asegurarnos de que nuestro mensaje llega a todos los trabajadores y trabajadoras, a todas las empresas, a todos los sectores.

Comparto pues la idea de que no se puede entender la conciencia sindical, en este caso, como algo que aparece o desaparece de manera automática, sino que es algo que se construye a partir de su actividad colectiva y del trabajo sindical reivindicativo.

Ahí tenemos como ejemplo secciones sindicales de la CNT que han conseguido dar un vuelco al mapa sindical en sus empresas a base del trabajo duro del día a día, a base de la coherencia de sus reivindicaciones y ganándose el respeto de sus plantillas.

Es absurdo pues entrar a debatir o analizar los bajos porcentajes de afiliación del sindicalismo revolucionario o los altos del sindicalismo de otras organizaciones si realmente no hay una base de conciencia en la sociedad que pueda hacer de ellos indicadores de algo real.

Más que evidenciar el fracaso del modelo sindical oficial es el momento de potenciar la eficacia de nuestro modelo propio, de conseguir hacerlo extensible y accesible al resto de la sociedad.

Socializar los conflictos de nuestras secciones sindicales, campañas de afiliación y de información constantes pueden y deben ser las armas con las que hagamos llegar el gran trabajo que hasta ahora estamos haciendo y que de momento no tiene ni la transcendencia ni la influencia necesaria para conseguir dar un vuelco a la situación y hacer resurgir la conciencia de lucha obrera.

En definitiva, el descrédito ha caído sobre el sindicalismo porque el trabajador hoy por hoy sólo ve en él componendas, privilegios, porque curiosamente ese sindicalismo indigno encuentra su máximo apoyo en las grandes empresas, porque en vez de ayudar al desasistido, defiende a los privilegiados.

Si queremos encontrar un porqué a ese descrédito quizás éste pueda resumirse en que es un sindicalismo antisindical.

Desde la CNT lo que nos toca es como bien hemos dicho muchas veces recuperar la dignidad, conseguir que el sindicalismo se dedique a lo que se ha dedicado y se tendría que haber dedicado siempre: a defender a los trabajadores. Ni más ni menos.

Es difícil porque llevamos casi 40 años de antisindicalismo, pero no imposible: la CNT, siendo aún minoritaria, ha triplicado su afiliación en los tres últimos años y esto como hemos dicho antes es y debe seguir siendo obra de un muy buen trabajo como organización.

Nuestro sindicalismo, un sindicalismo de acción y calle, un sindicalismo de trabajadores organizados, frente al sindicalismo de despachos, liberados y abogados, comienza a ser entendido y respetado cada vez más por los propios afectados. Conseguirlo del todo es labor únicamente nuestra, dejando a un lado lo que hagan otros.

Manos a la obra.

Periódico:  Periódico CNT nº 411 - Mayo 2014
Categorías: CNT-AIT

El lenguaje secuestrado

Jue, 21/08/2014 - 11:29de la mañana

Pasamos a tratar el tema del lenguaje y sus implicaciones, partiendo del artículo escrito por el poeta onubense Antonio Orihuela en la revista Estudios. El tema nos lleva a un nivel de análisis sobre los métodos de control empleados por el Estado, tan complejos y elaborados, que llegan hasta lo más básico de nuestra realidad: el mero hecho del habla. Ilustración: Chico Carmona.

Lenguaje y estrategias de Estado

J. Félix Pérez | CNT Zamora 

Considero interesante el concepto a tratar, acerca de la importancia del lenguaje mismo, como una de las armas más poderosas que, en cuanto a la dialéctica, se puede instrumentalizar en favor de la alienación de las clases populares, teniendo en cuenta que la batalla del lenguaje ha de estar presente en la lucha por la emancipación, ya que uno de los ingredientes del estado de aceptación de un engranaje paraestatal, es también el domino del logos como fuente de trivialización y descontextualización de los conceptos y de las ideas que la etimología establece como disciplina de estudio para una enculturación sociolingüística que permita el entendimiento verbal a través de la comunicación, en base al significado ortodoxo de la palabra, el logos, mediante la semántica, para su aplicación práctica en la escritura y en la lectura, a través de la gramática, la literatura y la tradición oral. Para ello se aplica la filología como ciencia que establece la evolución y el devenir del significado y el significante desde que nace el logos hasta que muta en paradigma o axioma ideológico por analogía.

Así, la reiteración de términos voluntaria o involuntariamente manipulados, llevan a convertir, por parte de la cultura dominante y el poder, conceptos que etimológicamente son positivos para la sociedad, en ideas denostadas, por la incomprensión y el uso fraudulento del lenguaje. Se llegan a prostituir las palabras y con las palabras las ideas y con las ideas los hechos, hasta haber creado una estructura autoritaria en el lenguaje que hay que democratizar por el devenir de la transformación social.

Palabras que sustentan el núcleo principal del dominio del hombre por el hombre como es el sistema tiránico de un Estado, a cuyo régimen se le denomina democracia en el común de la sociedad, aceptado y bendecido tal término por todas las estructuras de poder social, político, económico, mediático y cultural; son la punta del iceberg de una dominación encubierta a través de los micro estados ideológicos que personas de a pie llevan en culturizados. Mientras no se consiga desmontar el significado verdadero atendiendo a la etimología, de términos como democracia, el poder seguirá ganando la batalla, pues en nombre del "bien" se dictamina el "mal" y se hace apología cultural del concepto, cuando en realidad la Democracia, definida etimológicamente es la antítesis de lo que el poder quiere representar. La democracia como poder del pueblo es justamente lo contrario a lo que un estado parlamentario define, ya que el poder del pueblo solo se puede ostentar cuando la capacidad de decisión y de gestión estriba en sus propias manos y eso sólo se consigue mediante la práctica real de la democracia, atendiendo al significado más puro de esta, la democracia directa en la base. Lo otro es tiranía, dictadura, violencia y sumisión.

Otro de los más flagrantes ejemplos, lo tenemos en uno de los términos que más nos define a los que creemos y defendemos precisamente una democracia real, directa y verdadera; lo que vendría a ser la anarquía, que como bien sabemos, etimológicamente es ausencia de autoridad. De sobra es conocido el uso malicioso y peyorativo con que se utiliza el término por parte de las estructuras del poder y la autoridad ilegítima, que se abogan la representatividad y la capacidad de gobierno sobre la población, a la que le sustraen la soberanía para someter a sus dictámenes con todo el aparato coercitivo. Desde el momento en que empecemos a conseguir asumir en nuestros iguales que la Anarquía es la capacidad innata de soberanía, autogobierno, orden y responsabilidad tanto individual como colectiva, empezaremos a contrarrestar la agresión dialéctica que los esbirros del poder utilizan para pervertir un término que de por sí, no puede ser más armonioso y liberador.

De ahí, que la libertad del lenguaje secuestrado por el capital, se presente como una de las batallas que hay que tener presentes para conseguir la transformación y la emancipación de la sociedad.

El autor refleja una realidad, que es la manipulación a través de la interpretación parcial, sesgada, subjetiva e interesada de la historia y la deconstrucción de realidades subjetivas a través de eufemismos, exclusiones o tergiversación de datos y fuentes documentales, que van creando una cultura historicista tendenciosa y partidista. El juego del lenguaje para criminalizar hechos y procesos emancipadores va inserto en los términos empleados, cuando hablan de usurpaciones o robos en lugar de expropiaciones.

Pienso que nos miente el lenguaje convencional cuando nos habla de la búsqueda de la felicidad de forma individual, cuando siendo seres sociales, la felicidad se conquista y se expresa en sociedad a través de la satisfacción del "egoísmo" recíproco y empático. En este sentido, el lenguaje adoctrina y hay que estar muy despierto para no dejarse llevar por impulsos tan insanos como el consumir sin necesidades reales que satisfacer. La esencia libertaria estriba en crear la satisfacción de las necesidades individuales y colectivas, no en comprar los bienes, sino en crearlos y/o "trucarlos".

Así, la lucha sigue estando en desmontar la imagen de terroristas anacrónicos con que todavía hoy se estigmatiza a los anarquistas desde algunas instancias, no solo del Poder, sino de ciertos sectores pseudo progres burgueses que se alzan como abanderados del progreso y la democracia. Hay que educar con el ejemplo, mediante una crítica interna, sobre nuestros postulados a través de nuestra obra cotidiana y nuestra praxis revolucionaria. El anarquista lo es todo y la anarquía es el todo en el día a día...

Recuerdo grandes dosis de idealismo consciente y pragmático que se manifestaban por doquier en la España de los años 30, en ese período prerrevolucionario en que el anarquismo estaba a la orden del día y los valores y hechos que se experimentaban eran socialmente comprendidos, difundidos y practicados por las masas. En esos tiempos, a pesar de la represión, sí que se tenía ganada la batalla del lenguaje. En los círculos obreros se hablaba de anarquía y todo el mundo sabía lo que era y lo entendía, porque vivían en anarquía y se preparaban para transformar el mundo hacia la anarquía. No era algo lejano, lo estaban ensayando constantemente a través de la gimnasia revolucionaria.

Hoy queda mucho terreno que conquistar en aras de devolver la justicia gramatical a la anarquía y a todos cuantos términos estén prostituidos por las connotaciones despectivas de los enemigos de la libertad y la justicia social...

Una llamada a la acción

Tasia | Marbella

La manipulación del lenguaje es un instrumento de dominación. Esta es la tesis principal del artículo de Antonio Orihuela Parrales, publicado en el número tres de las “Revista Estudios”. El artículo, de modo gráfico, se titula “El lenguaje secuestrado”.

Orihuela sostiene que esta manipulación del lenguaje se extiende a la historia de los hechos y de las ideas anarquistas. El término “anarquista” se asocia comúnmente al caos y la violencia, en lugar de asociarse con la lucha de los de abajo contra los de arriba. En el verdadero sentido del anarquismo « los de abajo intentan, organizándose, cambiar una penosa realidad de abusos y miseria», afirma el autor.

Los anarquistas, tanto durante la dictadura franquista, como en tiempos del Estado democrático, han sido «desprestigiados por idealistas», o aún peor, «desautorizados, estigmatizados y perseguidos por violentos». El poder ha difundido la imagen del "anarquista de la bomba y la pistola; el malhechor abominable que sembraba el terror se construyó como propaganda desde los medios de comunicación burgueses al servicio del Capital, pasó a la historia oficial como otra herramienta más en la defensa y consolidación del Estado Nación y, después, sencillamente, el esperpento se convirtió en un personaje histórico que hoy nadie discute en señal de supina ignorancia sobre lo que en realidad fue el anarquismo para los españoles".

Orihuela nos recuerda que el anarquismo es un modo distinto de pensar, de estar y de practicar, consistente en una sociabilidad igualitaria y colectivista. Sobre esas bases el anarquismo histórico español intentó edificar un mundo nuevo. Los anarquistas tuvieron un día la más alta autoridad moral, que emanaba de su coherencia y rectitud personal, tenían la confianza de sus vecinos y el compromiso de sus compañeros Frente a las ideas marxistas los anarquistas ejemplificaron con sus vidas el mundo que querían, sin acumular bienes y rechazando el uso del dinero.

El anarquismo no vive el ámbito del trabajo y el de la cultura como esferas escindidas. Sabe bien que es necesaria la transformación ideológica, desde lo personal; que es necesario vivir sin la sumisión a la propiedad privada. Si no se opera este cambio ideológico de forma simultánea al cambio de la infraestructura económica, no se logrará que los cambios perduren.

La Anarquía no es otra cosa que la situación social donde el mando y la ley han sido desterrados y todo puede comenzar como posibilidad, «ninguna institución impide que suceda tal cosa». Los anarquistas aspiran a este mundo donde todo es posible, y lo hacen porque viven en el «rechazo de toda dominación y negando cualquier modelo de conocimiento preestablecido».

Dice Orihuela que lo esencial del anarquismo siempre fue la revolución en « la manera de pensar el mundo» y que, por tanto, la idea de un anarquismo que destruye bienes materiales está muy lejos de la auténtica esencia del anarquismo y de su praxis histórica.

La necesidad del anarquismo hoy en día es enorme, pues tenemos Estados que divorcian la Ética del Derecho. Son Estados esquizofrénicos que predican la democracia (pilar básico de su legitimidad), mientras desmienten esa misma democracia con sus acciones políticas, sociales y económicas. Esta ausencia de empatía y la disposición a explotar a otras personas es un rasgo psicopatológico compartido por las grandes corporaciones capitalistas.

Se pregunta Orihuela «¿Por qué los que tienen poco, ante una situación de crisis que puede hacer empeorar aún más su situación, no responden con una práctica solidaria, común, concertada y revolucionaria contra los que lo tienen todo y en cambio responden solicitando líderes y manifestando aún más fervorosamente su ansia de sumisión?». Igual que en los años treinta el pueblo se echaba en brazos del fascismo, hoy se entrega en los brazos del oligopolio transnacional.

La respuesta parece estar en la alienación en el espectáculo y en las mercaderías, así como en el refugio que ofrece la individualidad de la vida privada. El lavado de conciencia lo aporta el poder, con sus aparatos de propaganda, que logran que asumamos el sacrificio de los que menos tienen como “inevitable y conveniente” y que confundamos la apatía con la resignación.

Añade Orihuela «hace cincuenta años nos íbamos a la cama llenos de optimismo sobre el futuro, completamente relajados tras leer aquel estudio norteamericano, publicado bajo el nombre de Toward the year 2000: Work in progress, que auguraba, para esa fecha, un mundo de riquezas bien distribuidas, proliferación de energías limpias y no contaminantes, conservación y regeneración de los recursos naturales y, en esta misma línea triunfalista, declaraba la pobreza casi completamente erradicada de un planeta donde por fin la humanidad había dejado atrás las guerras y vivía en paz y armonía con el medio ambiente y el resto de los seres sintientes».

Podemos comprobar lo lejos que nos encontramos de lo prometido por este texto propagandístico; y observamos asimismo que hoy se nos siguen prometiendo las mismas cosas, con el fin de anestesiarnos y de que continuemos viviendo en esta “tomadura de pelo”. Sin embargo, nos anima el autor, aún hay esperanza, porque “el futuro lo podemos empezar a escribir entre todos, con nuestras acciones y nuestras resistencias”.

El artículo de Orihuela es una llamada a la acción, tanto en lo económico como en lo cultural. El artículo es una llamada a no quedarnos recluidos en lo virtual; a poner en práctica, en nuestro día a día, la revolución anarquista.

Periódico:  Periódico CNT nº 410 - Abril 2014
Categorías: CNT-AIT

[Bilbao] La otra "Aste Nagusia": semana de lucha en Hoteles Ercilla

Mié, 20/08/2014 - 6:57de la tarde

El sindicato CNT ha iniciado una semana de protestas “contra los abusos y la prepotencia” en Hoteles Ercilla de Bilbao, coincidiendo con la celebración de Aste Nagusia. “Durante esta semana festiva, Ercilla se convierte en uno de los lugares más frecuentados de la ciudad, por lo que queremos que todas y todos sepan que este hotel, a pesar de su rostro amable y moderno, pretende recortar los derechos de la plantilla”, ha afirmado.

Con ese objetivo, trabajadoras y trabajadores se concentrarán en la entrada del hotel durante todas las tardes de Aste Nagusia. La primera concentración –celebrada este lunes- ha sido vigilada por la Ertzaintza, que ha tratado de impedir su normal desarrollo. “Una vez más, la Policía actúa como piquete de los empresarios”, ha denunciado CNT.  

Tras esta movilización, la central anarcosindicalista ha recordado que lleva 13 meses de encarteladas y protestas frente a este conocido establecimiento. “Hoy más que nunca queremos advertir que CNT ni se cansa ni se rinde: mediante la solidaridad, el apoyo mutuo y la acción directa, continuaremos luchando por los derechos de la plantilla”, ha subrayado.

El sindicato ha reclamado que la dirección de Hoteles Ercilla, “antes de tomar cualquier medida que afecte al personal, se siente a negociar” con las trabajadoras y trabajadores. “No vamos a tolerar la prepotencia de la patronal, que actúa como si fuésemos de su propiedad”, ha afirmado CNT. En ese contexto, la organización anarcosindicalista ha recordado que esta empresa “pretende aplicar una serie de medidas contrarias a los intereses de la plantilla”.

“A lo largo de estos 13 meses hemos evitado que muchas de esas propuestas saliesen adelante. Por eso mismo, hoy reiteramos que debemos seguir luchando, ya sea en Aste Nagusia o en cualquier otra fecha, para impedir que los empresarios cometan un nuevo atropello contra nuestros intereses”, ha remarcado.

Categorías: CNT-AIT

Sexualidad infantil y control social

Mar, 19/08/2014 - 11:03de la mañana

Abrimos una nueva serie de debates en torno a la revista Estudios con motivo de la publicación del nº 3. Comenzamos con el artículo de la sexóloga Layla Martínez, sobre un tema tan controvertido como es el de la sexualidad infantil. Para Layla, el fenómeno del pederasta, tan magnificado en la sociedad actual, responde a una estrategia de dominación e intereses determinados. De esta forma, el alarmismo sobre esta cuestión repercute en un control y disciplinamiento social.

La libertad y la conciencia de sí mismo

P. Linares | CNT Granada

Ilustración: zetaeme

El artículo de Layla Martínez visualiza el control de las personas por medio de la sexualidad que se intenta ejercer desde los sectores conservadores y la derecha política. En este caso, apunta el caso de ese control entre los niños, por ser ellos una pieza clave en el futuro de la sociedad y las posibilidades de moldeamiento mental e ideológico de las personas. Recuerda mucho los planteamientos biopolíticos que desarrolló Foucault, así como las instituciones ideológicas que apuntó Althusser.

La autora destaca el papel de la derecha conservadora estadounidense, que tras los grandes cambios producidos en los años 70 sufren el fracaso de sus ataques contra la homosexualidad y el aborto, se centran contra los casos de la pederastia, que lo presentan como una muestra empírica del crecimiento de la degeneración de la sociedad por haber sido permisiva en aspectos de la sexualidad. Por medio de la prensa y la televisión, anuncian casos más o menos ficticios de sectas satánicas que secuestran niños y los violan en siniestras orgías.

Tal tendencia crece en los años 80 con la subida al poder de la derecha política con Thatcher y Reagan, al tiempo que surge el SIDA como enfermedad ligada a la sexualidad y con ello otra supuesta prueba de la degeneración. Por medio de expertos, psicólogos y tertulianos, muestran la pederastia como algo ligado a la violación producida por `monstruos sociales´ en las que desatar las iras de la sociedad, cuando antes los consideraban como seres endebles, débiles e inofensivos.

No comparto algunos aspectos del texto cuando adjudica que los orígenes de este discurso están en la derecha política estadounidense de las décadas de los 60 a los 80. Palabras muy semejantes vienen del psicoanálisis y diversas posturas inspiradas en la obra y figura de Sigmund Freud, cuyas grandes aportaciones a la filosofía y psicología son bien conocidas, aunque científicamente ha sido bastante relativo. Del mismo modo, el texto comete un fallo al afirmar que el cristianismo tiene una imagen del niño como un ser inocente e impoluto. No es así. En el Génesis, es evidente que para el cristianismo todos los seres humanos estamos manchados por el pecado original. Es la cultura occidental, mucho más difusa, a la vez que más antigua (por la inspiración griega, latina y germana) como nueva (reformulación de valores a lo largo de los siglos), la que ha elaborado una imagen del niño como un ser intrínsecamente inocente y bueno, que inspirará en gran parte el ideario de Rousseau respecto a la educación.

Aunque el texto no es, como se puede imaginar en un principio, una defensa de la pederastia sino un análisis de cómo surge su imaginario cuando antes no se hablaba de ello, y para qué surge, sí quiero aclarar algo al margen porque no se entra mucho en el texto: la pederastia ya existía antes de los años que menciona el texto, existió después de aquello, y existe ahora. Sin duda no es lo mismo sacar fotos a niños desnudos, que violarlos. Pero en esta propuesta más o menos abierta de elaborar desde el anarquismo un discurso propio sobre la sexualidad, como ya se hacía a principios del siglo XX donde era pionero, es necesario incidir no solo en los dos aspectos que menciona la autora al final -`reciprocidad´ y `decisión libre´- sino también un reconocimiento del concepto de la libertad en el anarquismo, que es intrínseco a la conciencia de sí mismo. Las relaciones entre adultos y personas aún en desarrollo de su crecimiento físico y psíquico no son del todo equitativas y recíprocas. Los niños suelen estar aún bajo tutelaje, están adquiriendo su identidad -que no es lo mismo que tenerla consolidada-, son endebles y manipulables bajo la experiencia y conocimiento de los mayores, y no suelen ser aún responsables y consecuentes con sus decisiones. Aunque no hablo de prohibir, sí apoyo que el anarquismo no puede reconocer la pederastia como una expresión más de la sexualidad, sin más. El mismo concepto de la libertad en el movimiento libertario lo posiciona, a mi ver, frente a la pederastia.

La experimentación sexual es necesaria

H. Hazard | CNT Cartagena

Ilustración: zetaeme

El control social sobre las masas que se da por parte de los sistemas represivos estatales, no viene muy alejado del sometimiento del miedo y el peligro de una sociedad hipócrita en la que encierra sus instintos más naturales dejándose dominar sus sentimientos, atracciones, gustos, etc.

Sobre los temas de pederastia quería puntualizar que bien es cierto que muchos han sido ridículos y creados inexistentemente pero esto no quiere decir que no hayan habido casos de pederastia, pero no por ello tenemos que tener más cuidado con las relaciones que tiene nuestros hijos e hijas con personas mayores. Sacando a la luz y creando historias irreales intentan dominarnos con el miedo, con el control absoluto de nuestros hijos, si bien es cierto que desde muy pequeños nuestros padres ejercen un control absoluto sobre nuestras vidas, sobre con quien sí y con quien no podemos estar, incluso como podemos vestir, algo que poco a poco va creando en nosotros una cierta inseguridad a la hora de tomar decisiones manejada por personas que se creen superiores a nosotros, siendo esto así que cuando aquellos niños se convierten en adultos han sido creados a base de una dominancia de control de nuestras vidas y sentimientos de los cuales ya estamos más preparados para que otros seres que suben de la nada sean capaces de controlarlos y mantenernos sometidos.

Sobre los métodos anticonceptivos, se ha creado mucha polémica durante los últimos años sobre todo por parte de la derecha ultra conservadora y la Iglesia, que nos quieren castos y puros, y que no pensemos por sí mismos, que reprimamos nuestros impulsos más naturales y que veamos como tabú cualquier palabra referida con sexo o desnudo. Quieren un control sobre nuestras vidas.

Desde un punto de vista referido al aborto y los métodos anticonceptivos, a la Iglesia le interesa que haya personas pobres, que no puedan cuidar de sus hijos, tener huérfanos a los que poder cristianizar, tener controladas a las masas bajo la excusa de que el ser humano es sagrado, pues les interesa tener personas ignorantes sometidas al miedo, todo por reprimir nuestra libertad sexual, cambiar la idea del placer que supone el sexo, por algo tabú y peligroso, sinónimo de pederastia y violaciones.

Sobre las muchas teorías que hay sobre el VIH que fue una enfermedad introducida para poder cargarse así los grupos de homosexuales y grupos de personas más libres, con la excusa de que Dios estaba castigándolos, cuando realmente se estaba haciendo una guerra sucia ayudada por la ciencia y la bioquímica, aunque debido a mi escasa información no voy a entrar mucho sobre este tema pero quería matizar este punto, de que hayan intentado crear y extender enfermedades de transmisión sexual con el objetivo de acabar con las libertades de las personas.

La sexualidad no siempre implica violencia, no siempre es pederastia, ni peligro ni miedos, cuánto más experimentemos con nuestro cuerpo, más libres y enriquecidos mentalmente seremos, porque la sexualidad es un gesto de la madurez humana como tal. Como ser humano y como persona es algo que todos necesitamos y que debemos aprender y enriquecernos como personas.

Periódico:  Periódico CNT nº 409 - Marzo 2014
Categorías: CNT-AIT

[Guadalajara] No al despido del delegado de CNT en Truck and Wheel

Dom, 17/08/2014 - 10:20de la tarde

Tras la jornada de movilización del sindicato a las puertas del almacén el martes 12, hoy, 14 de Agosto, le ha sido notificado al compañero su efectivo despido, de carácter “disciplinario”.

Desde el Sindicato de Oficios Varios de la CNT de Guadalajara expresamos nuestro total apoyo y solidaridad con el compañero, y animamos a todxs lxs trabajadorxs a difundir la noticia y sumarse a las iniciativas que se planteen en repulsa a la represión sindical y la arbitrariedad empresarial ejercida desde Truck and Wheel/BMW.

SI NOS TOCAN A UNX, NOS TOCAN A TODXSPOR LA READMISIÓN INMEDIATA DEL COMPAÑERO DESPEDIDO¡¡LA LUCHA ES EL ÚNICO CAMINO!!

CNT-AIT GUADALAJARA

 

Imágenes del piquete del martes 12 de agosto a las puertas de Truck and Wheel

Categorías: CNT-AIT

Problemas laborales de las personas LGTBI

Sáb, 16/08/2014 - 10:26de la mañana

Una orientación sexual diferente o tener el VIH puede conllevar graves problemas de estabilidad en el centro de trabajo.

Francisco Baute (Algarabía) | Periódico CNT

A la hora de hablar de los derechos laborales del colectivo LGTBI, lo primero que hay que decir, es que la problemática de los mismos carece de una normativa específica que lo regule, quedando bajo el amparo de normas nacionales (Constitución Española, Estatuto de los Trabajadores, Ley 62/2003….) o supranacionales (Directiva Europea 2000/78 del Consejo Europeo) que abordan esta situación de manera generalista y unida a otras realidades sociales muy diversas.

Esta llamativa carencia habría de ser suplida por los convenios colectivos a través de la incorporación de cláusulas que hicieran visible la realidad del colectivo LGTBI, tanto en relación con el reconocimiento de derechos como en el ámbito de las conductas susceptibles de ser tipificadas. Sin embargo, en la mayoría de los casos, tampoco los convenios colectivos cumplen con esta función, ignorando por completo las necesidades de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales.

Por ello, no resulta extraño, que estudios recientes hablen de un 60% de personas LGTBI que han vivido algún tipo de hostilidad o discriminación en el trabajo,  y que perciben el ámbito laboral como un espacio menos seguro que el entorno social. Ello obliga a huir de los discursos políticamente correctos (instalados en muchos ámbitos políticos y sociales) que son capaces de defender la ausencia de LGTBIfobia para animar a las personas que son víctimas de algún tipo de discriminación por su orientación sexual o identidad de género, a que denuncien, a pesar de lo complejo que pueda resultar la demostración de discriminación laboral con causa y origen en dicha discriminación.

No obstante resulta conveniente señalar que este tipo de conductas no presentan un modelo homogéneo, haciéndose más o menos visibles en función de que la persona LGTBI se acomode a determinadas normas sociales o de conducta y no resulte visiblemente molesta su orientación sexual o identidad de género, lo cual, tampoco debe ser admisible, pues conllevaría a una “rearmarización” laboral mutiladora de la propia personalidad.

Transexuales y VIH/Sida

Es cierto también que, además de lo dicho anteriormente, la LGTBIfobia no se manifiesta por igual en relación con todos los grupos dentro del Colectivo, siendo especialmente dura en el caso de las personas transexuales y de las que conviven con el VIH/Sida.

En el primer caso, nos encontramos con un 55% que ha tenido algún tipo de conflicto al hacer pública su transexualidad (según datos del año 2011), generándose  problemas muy diversos en función del momento del proceso en el que se encuentren y siempre más acentuadas en las mujeres transexuales que sus homólogos masculinos. En una inmensa mayoría de los casos, estas personas, si logran encontrar un empleo, se ven obligadas a disimular u ocultar su condición de persona transexual para no sufrir discriminación o acoso.

En el caso de las personas con VIH/Sida baste aportar un dato: el nivel de desempleo  de este grupo triplicaba en 2009, al de la sociedad española en su conjunto, situándose en torno al 53,7%, siendo sometidos a todo tipo de prácticas contrarias al ordenamiento jurídico, tales como:

- Exigencia de la realización de analíticas para la detección del VIH como paso previo a la contratación.

- Realización de analíticas para la detección del VIH sin consentimiento del trabajador o trabajadora.

- Vulneración de confidencialidad de datos médicos.

- Despido o cambio de funciones y puesto de trabajo no justificados.

A este respecto, es necesario recordar que el VIH/Sida no puede ni debe tratarse como un asunto de salud laboral, y por lo tanto, la prueba es innecesaria e inexigible. Además, la persona afectada no tiene la obligación de comunicar su estado serológico ni a la empresa ni a sus compañeros y compañeras de trabajo.

Es cierto que la  reforma laboral de 2012, ha venido a complicar aún más las cosas para este grupo de personas, ya que permite que se pueda despedir a trabajadores por no acudir a su puesto de trabajo pese a estar de baja médica. De ahí, la necesidad de  plantear  una excepcionalidad a la norma que contemple la situación de personas con VIH. Como es fácilmente deducible, en estos casos, las demandas se resisten notablemente, pues el miedo a la visibilidad es mucho más acentuado.

Derechos del colectivo

A la hora de abordar las diferencias o coincidencias de los derechos laborales básicos del colectivo LGTBI en relación con el conjunto de trabajadoras vemos que, con carácter general (derecho a días libres por enfermedad de la pareja, permiso por matrimonio, permisos laborales en relación con los hijos…) hay coincidencia siempre y cuando la pareja esté unida por matrimonio, quedando, en  el supuesto de parejas de hecho, y en la mayoría de los casos, a lo que regule el convenio colectivo del sector.

No obstante sí que existe un claro ejemplo de discriminación. A saber:

Excedencia por adopción. Se permite a cualquier persona con independencia de su orientación sexual. Recordemos que, en España, pueden adoptar  personas individualmente, matrimonios heterosexuales o entre personas del mismo sexo y parejas de hecho heterosexuales.

No obstante, en el caso de parejas de hecho homosexual; nos encontramos con que solo puede adoptar uno de ellos, y es éste o ésta por tanto, quien puede solicitar la excedencia. Una discriminación que se da también en  los casos de enfermedad del menor pues solo el tutor o tutora legal es quien tiene derecho a permisos o licencias retribuidas.

En definitiva, hay que señalar que ni la orientación sexual ni la identidad de género  puede ser nunca causa legal de despido (ni de ninguna otra práctica lesiva para el trabajador), por ser contraria a los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución, y que, de darse, conllevaría la nulidad de dicha  actuación y la restitución del trabajador o trabajadora en su puesto laboral.  No obstante, en la práctica -encubierta  o camuflada en otras causas o motivos- se dan con mucha frecuencia este tipo de situaciones, aprovechándose además, de la situación de estrés y ansiedad que habita en el trabajador despedido, máxime, si éste, con anterioridad no había visibilizado su orientación sexual o identidad de género, y que, además, solo cuenta con un plazo máximo de 20 días hábiles para denunciar tales hechos.

Por eso, se hace necesario que gays, lesbianas, bisexuales, transexuales, intersexuales y heterosexuales comprometidos con la igualdad saquemos la discriminación sexual de la escena laboral, utilicemos los pocos instrumentos normativos a nuestro alcance de manera inequívoca y hagamos de los centros de trabajo espacios libres de LGTBIfobia.

* Francisco Baute, licenciado en Derecho, es secretario de la Asociación Algarabía (asociación de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales de Tenerife).

Periódico:  Periódico CNT nº 413 - Julio 2014
Categorías: CNT-AIT