CNT-AIT

Distribuir contenido
Actualizado: hace 16 mins 6 segs

“El amor romántico pierde a las mujeres”

Dom, 24/05/2015 - 2:23de la tarde

La actriz Pamela Palenciano está siempre de gira intermitente con su obra No solo duelen los golpes, un monólogo teatral sobre el maltrato de género que remueve conciencias.

Redacción | Periódico CNT

Fotografía: Jorge París

Un tiempo después de tomar conciencia de la experiencia de maltrato que había vivido, Pamela Palenciano saltó al escenario para abrir los ojos a chicos y a chicas ante las relaciones abusivas. La actriz asumió su experiencia como una oportunidad para trasladar su historia al espacio público mediante una eficaz herramienta teatral.

Pregunta.- Cuando decides expresar tus vivencias del maltrato, ¿por qué te decides por el monólogo trágico-cómico?

Respuesta.- No solo duelen los golpes nace de una frase de mi primera psicóloga en terapia de malos tratos, antiguamente llamados violencia doméstica (menos mal que ya no se llama así, porque privatiza mucho este problema). Yo no me veía como la típica mujer maltratada, porque nunca había tenido un moratón, una marca. En una de las terapias me puse a gritar por la ventana, en una crisis de ansiedad, y ella me preguntó que por qué. Y yo le dije que si esto nos pasaba por ser mujeres, y en la sala estábamos dieciséis mujeres, que fuera tenía que haber más y que por qué antes nadie me había contado eso a mí. Entonces ella me propuso contar mi historia por medio de una exposición de fotografía. De hecho No solo… empezó como una exposición. Después se convirtió en un taller de prevención de violencia de género y después lo que es ahora desde hace tres años, en un monólogo con una parte de tragicomedia, con un tinte de stand up comedy, en un formato digamos tradicional en cuanto al monólogo teatral, pero con una propuesta política feminista en su interior. Eso es lo que yo planteo en No solo…, romper estereotipos a través de mi historia y con la filosofía de que lo personal es político: que lo que me pasó a mí no fue por ser yo sino por ser mujer, por vivir en una construcción social patriarcal. De ahí nace No sólo duelen los golpes.

P.- ¿En qué ambiente y rodeada de qué tipo de personas te gusta más trabajar?

R.- Yo le encuentro chicha y limoná a todo, desde el barrio más lleno de pandillas hasta la cárcel. Me gustan mucho los espacios ocupados asamblearios en los que parece que no hay machismo, o al menos se creen ellos y ellas: que no hay relaciones de desigualdad. Y me gusta porque es como una bofetada en la cara… no por joder a nadie, sino por conseguir la reacción que yo sentí cuando me di cuenta de lo que me había hecho el machismo. Hay espacios en los que digamos que es más evidente, como en algunas aulas de los jóvenes de acá (El Salvador) o en aulas de la Península Histérica, que se creen con toda la igualdad del primer mundo conseguida y luego cuando ven el monólogo pues ya no. Pero digamos que disfruto más en los espacios izquierdosos, que se ponen la etiqueta de relaciones en equidad por aquello de tener una deconstrucción política o emocional y no reconocen que todavía hay algo ahí.

P.- ¿Qué le dices al que suelta la típica frase sobre una mujer maltratada por su pareja “pues no sé cómo no le deja, no es tan difícil…”?

R.- Esos comentarios “todo se arreglaría si ella lo dejara”, etc., para mí es más de lo mismo: culparnos a nosotras de la situación, del origen del problema. Yo cuestionaría más por qué ese tipo no la deja en paz, por qué él se comporta de esa manera. A la gente que me pregunta que por qué no los abandonamos pues es sencillo: porque estábamos enamoradas. No reconocemos que hay una violencia. Reconocemos que a lo mejor se ha pasado y lo justificamos de mil formas: desde el mal día, los nervios, un problema psicológico, el alcohol, el trabajo, la ex… lo que sea que le haga comportarse así. Y llega un momento en el que lo justificamos a través de nosotras: es por mi culpa, realmente él reacciona así por mi culpa, tengo que cambiar para que él deje de comportarse así. Soy yo el problema, yo le provoco y saco lo peor de él y es cierto porque él me lo dice. Porque el amor te construye esa identidad de darlo todo por amor, entonces al perderte a ti misma pierdes la capacidad de amarte, de darte cuenta de algo que desde fuera sí te darías cuenta. Yo me cuestionaría más el comportamiento del tipo. Trataría de entender que a nosotras lo que nos pasa, más allá de ser víctimas de una situación, es que estamos enamoradas y aprendimos a amar de esta forma. Porque el modelo de amor romántico que nos enseñan desde niñas es una mierda: darlo todo por amor, casarte con alguien que acabas de conocer, entregarlo todo, confiar ciegamente en la persona con la que estás… En esa confianza tú no pones en juego que esa persona te va a hacer daño, porque si no, no te enamorarías de nadie. Entonces ese daño que te ocurre crees que no es un daño sino una reacción de algo que has hecho mal, o que él va a cambiar en algún momento. Eso es lo que le contesto a la gente que me hace esta pregunta.

P.- ¿Has sentido alguna vez que no llegaba tu mensaje a los asistentes al monólogo? ¿Has sentido impotencia o incomprensión?

R.- La verdad es que sentir que no ha llegado sí me pasa mucho en las aulas de la Península Histérica, sobre todo en institutos a veces. Menos mal que no a todo el mundo… A lo mejor se genera un ambiente que parece que no ha llegado y siempre están las cinco o seis chicas que luego me escriben al facebook diciendo “mira, siento que mi clase se ha portado muy mal, que te han estado molestando, pero que nos ha llegado un montón”. Claro que he sentido mucha impotencia a veces de que no aprovechen la oportunidad, no porque sea yo sino por cualquiera que dé un taller o que hable públicamente de las emociones, del amor, de lo que es amor y lo que no, y que no aprovechen ese espacio como para dejarse tocar. Sí que he sentido impotencia, pero llegó un momento de mi vida en que aprendí que cada cual tenemos nuestro ritmo, nuestro tiempo, para poder reconocer y vernos en los espejos que nos pone la vida. Me he ido relajando en ese sentido un montón, porque antes sí que me generaba muchísima ansiedad y muchas crisis de identidad propia, del proyecto, de si seguir o no… También me pasaba más cuando me colocaba yo como Pamela sin el teatro como una máscara, una armadura que me protege y me hace entrar y salir del recuerdo. Cuando era yo desde mí, desde las fotos, sentía más dolor porque como que no me están escuchando, no me están entendiendo, por qué no aprovechan esto, por qué me están culpando a mí, por qué todo el tiempo es por qué no lo dejaste, tus padres por qué no te dijeron nada, y nadie ponía en evidencia al responsable de la historia que es mi ex agresor, por eso decidí convertirlo en un monólogo y ponerle a él como principal protagonista.

P.- ¿Qué otros proyectos realizas además de No solo duelen los golpes?

R.- Como actriz de teatro formo parte de la compañía Teatro del Azoro. Tenemos una obra llamada Made in El Salvador (en la que no actúo pero soy productora y hago el sonido) que aborda la realidad de las mujeres bordadoras, que es mucho peor que la de las maquiladoras, porque bordan en la casa y les pagan 1,80$ por hacer un bordado a mano que tardan 17 horas en hacerlo. Los venden en EEUU y Europa como diseño exclusivo a más de 70€ la pieza, son vestidos sobre todo para bebés. Yo estuve en la investigación pero no actué porque me cogió en mi embarazo, parto y postparto. Sí actúo en la obra que tenemos que habla de un psiquiátrico de San Salvador; a través de la locura hablamos de la guerra en este país. También formo parte de la red Nosotras en el mundo, coordino parte de la red de El Salvador (también estamos en España y Argentina), coordino Red Nosotras Radio con otras compañeras por puro activismo feminista.

Ahora estoy con mi grupo de teatro investigando una nueva obra sobre la violencia en El Salvador. Vamos a partir de la violencia que nos parece ajena hasta la violencia que todos y todas ejercemos. Por la misma estructura de poder patriarcal en la que nos montamos sin que nos demos cuenta, sobre todo los hombres, y cómo nosotras queremos copiar ese esquema masculino, que es el triunfador en la supervivencia en este mundo capitalista. Aquí en El Salvador también hago otras cosas para ganarme el pan como consultora, transcribir audio, técnica de sonido… y esos son mis pilares de vida: No sólo duelen los golpes, mi compañía Teatro del Azoro y la Red Nosotras en el mundo. Y por supuesto mi proyecto de vida que son mi pareja, que comparte conmigo mi crecimiento y mi evolución, y mis hijos. La maternidad me ha transformado como mujer y como persona… Me encanta este proyecto de haberme dejado tocar por esa transformación de mi ser mujer a través de la maternidad, de poder sanar un montón de cosas y explorar lo que implican las maternidades impuestas en el mundo en general… Y cuando son decididas y conscientes cómo cambia el rollo, por más que tengas días terribles en los que dices “qué he hecho con mi vida”, pero cuando hay una decisión consciente y una apertura es otra cosa. Me hace reafirmar más el tener el derecho a decidir si queremos ser madres o no, porque realmente es una decisión transcendental y la más importante en la vida de una mujer. Que si no quiere que no se le obligue, que podamos abortar si nos da la gana, que es una de las luchas que tiene El Salvador porque no nos dejan abortar en este país. En España sé que las cosas han cambiado un montón pero todavía uno puede buscar recovecos, aquí está penalizado con cárcel.

Periódico:  Periódico CNT nº 419 - Mayo 2015
Categorías: CNT-AIT

Periódico CNT nº 418 - Mayo 2015

Mié, 20/05/2015 - 4:44de la tarde

El 24 de mayo no votamos. 365 días de autogestión

El día 24 de mayo hay elecciones de nuevo. Se nos dice que es tiempo de elegir a quienes nos representarán durante cuatro años, a quienes -dicen- habrán de solventar nuestros problemas con su quehacer diario.

De poco vale esperar cambios profundos metiendo sangre nueva en las instituciones. Hay una vieja verdad que a cada tanto reverdece: el poder corrompe a quien lo ostenta. La experiencia demuestra que no podemos aspirar a transformar la sociedad desde los parlamentos, ni siquiera en el ámbito municipal; en la CNT pensamos que no se puede construir un mundo nuevo, más libre e igualitario, utilizando las herramientas que nos dieron los amos.

Es tiempo de tomar la vida en nuestras manos y dejar de confiar en políticos, mesías y supuestos benefactores. Los trabajadores y trabajadoras no podemos seguir esperando. De nada vale criticar a los políticos si luego, a la hora de la verdad, se acude a las urnas y nos quedamos de brazos cruzados. Se legitima el robo, el abuso de los que más tienen, la angustiante falta de libertad. Hay que lanzarse decididamente a la conquista de unan ueva sociedad donde, por encima de todo, prime la justicia social, donde la economía esté al servicio del pueblo (y no al revés).

Tenemos razones de sobra para dejar de obedecer sus normas. Nos quieren atados de pies y manos; así que, antes que nada, dejemos de acatar el dictado de los que quieren dominarnos: que no votar signifique hacernos responsables de nuestros propios problemas, que no votar sea un ejemplo de que hemos apostado por cambiar la sociedad desde la base y entre iguales. Da igual quien sea el alcalde, solo se cumplirán nuestras reivindicaciones si luchamos unidos.

Los años de crisis económica han hecho que miles de personas levanten la cabeza para buscar ayuda entre los suyos. Se cuentan por miles las victorias invisibles de los de abajo. Cada desahucio parado, cada huelga ganada, cada derecho laboral que hacemos valer, cada vez que nos organizamos para no dejarnos pisotear, estamos demostrando que no necesitamos a los políticos para resolver nuestros problemas y que la solidaridad funciona.

Debemos ser capaces de tomar las decisiones en común, sin que nadie tenga el privilegio de representarnos permanentemente; confiemos en nuestra capacidad para luchar al margen de líderes políticos y liberados sindicales. Es tiempo de hacer frente a los que mandan empezando por abajo, de ponerle freno a este desastre permanente llamado capitalismo. Hay que seguir construyendo: en cada plaza, en cada barrio, en cada pueblo, en cada centro de enseñanza, en cada fábrica, no perdamos el tiempo eligiendo a los que, una y otra vez, nos volverán a traicionar, y vamos a juntarnos para defender nuestros derechos, hacer valer nuestra manera -más libre e igualitaria- de ver el mundo y avanzar en la conquista de una nueva sociedad que nazca de las ruinas de este sistema criminal que pretende arrebatarnos el futuro y la esperanza.

En la CNT lo tenemos claro: no se trata de votar para cambiar de amo ni de confiar nuestros problemas a ningún político o liberado sindical de turno; se trata de enfrentar el reto de luchar por lo que es nuestro sin delegar en nadie, organizando nuestro esfuerzo y nuestras ganas de vivir de otra manera, en un mundo más libre y justo.

Por eso mismo, el 24 de mayo: nosotras no votamos.

Anarcosindicalismo: 365 días de lucha, 365 días construyendo autogestión.

Secretariado Permanente del Comité Confederal

En este número:

  • Portada | El anarcosindicalismo exhibe su fuerza el 1º de mayo en todos los territorios
  • Sindical pág 9 | Martín Paradelo asume una CNT volcada en su XI Congreso Confederal
  • Economía pág 10 | ¿Está el euro a punto de estallar?
  • Actualidad pág 12 | Fukushima cuatro años después
  • Global pág 18 | Movilizaciones contra la Expo de Milán
  • Memoria e Historia pág 21 | 1º de Mayo: 125 años de un símbolo en la lucha obrera
  • Cultura cuadernillo central | Entrevista a Pamela Palenciano: "El amor romántico pierde a las mujeres"
  • Opinión pág 26 | ¿Qué respuesta dar ante la creciente represión del Estado?
  • Contraportada | Nuestros locales // Bilbao: Diez años en el Casco Viejo más combativo

 

Categorías: CNT-AIT

[Bilbao] CNT denuncia la represión sindical en EDE Taldea

Mié, 20/05/2015 - 12:17de la tarde

Las trabajadoras y trabajadores de EDE Taldea –una entidad que desarrolla sus trabajos en el ámbito de la intervención social- se han concentrado este jueves ante la sede de la empresa para denunciar el despido de seis activistas sindicales en esta empresa en lo que va de año, dos de ellos afiliados a CNT.

Convocada por ELA, LSB-USO y CNT, la plantilla ha salido a la calle para “dar a conocer a la ciudadanía los despidos de estas personas”, quienes “desarrollaban actividad sindical de diferentes formas y bajo diferentes siglas”, ha destacado la central anarcosindicalista.

En este sentido, CNT ha manifestado que “a pesar de los intentos de la empresa por disfrazar estos despidos como motivados por causas económicas y productivas, el hecho de que la totalidad de los despidos habidos en 2015 corresponda a personas sindicalmente activas nos lleva a afirmar, sin ningún género de dudas, que la elección de todas ellas no ha sido para nada casual”. “Se trata de una clara persecución contra las y los trabajadores que se han organizado para hacer frente al recorte de sus derechos y que han cuestionado el actual modelo de gestión de EDE Taldea”, ha subrayado.

Asimismo, este sindicato ha denunciado la “hipocresía de los responsables de EDE Taldea, ya que a la vez que se enarbola la bandera de los valores y la transformación social, a nivel interno no se respetan las más mínimas libertades fundamentales y se persigue y reprime la actividad sindical, apostando por sembrar el miedo y castigar a quien se enfrenta a la voluntad de su dirección”.

En cualquier caso, CNT ha destacado que estos despidos “no conseguirán asustar ni amedrentar a quienes formamos parte de esta organización. Por el contrario, nos dan más y nuevos motivos para seguir peleando”.

Categorías: CNT-AIT

[Gráficas-Madrid] CNT ante el amago de huelga en las Artes Gráficas

Lun, 18/05/2015 - 9:59de la mañana

El sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid quiere denunciar públicamente lo sucedido en el amago de huelga que se ha desarrollado estos días para las empresas acogidas al convenio de Artes Gráficas, Manipulados de Papel, Manipulados de Cartón, Editoriales e Industrias Auxiliares.

El acto supone el fin de un auténtico sainete en la negociación de convenio que se venía produciendo desde principios de 2014 y que desde CNT ya habíamos denunciado en octubre pasado, unas negociaciones donde el tándem burocrático CCOO-UGT asumía la derrota total y anunciaba unas muy poco creíbles movilizaciones ¡que han tardado casi un año en producirse! escenificadas en un amago de huelga para los días 20 y 21 de mayo…

y concretadas de la peor manera posible: decidida desde las cúpulas de las burocracias sindicales en un escenario ajeno y distante a las plantillas y en la que en ningún momento se ha contado con la opinión ni la participación de trabajadores y trabajadoras del sector. Un acto del que todos sabíamos -patronal incluida- que era un mero brindis al sol.

Producto de ese sinsentido es que no pocas plantillas se hayan enterado de la desconvocatoria casi antes que de la propia llamada a la huelga: el anuncio se publicaba el 6 de mayo, la convocatoria oficial el viernes 8 y la desconvocatoria el 13. ¿Las razones para convocar la chapuza? Que “los empresarios no aceptan subidas salariales que permitan la recuperación de poder adquisitivo” ¿y para desconvocarla? un “preacuerdo que supone una recuperación salarial de 0,6 desde junio de este año y de 0,8 para el año 2016.” En fin, un más que magro resultado que pocos trabajadores del sector creen que vaya a suponer cambio efectivo en nuestra realidad cotidiana y que apuntala aun más el descrédito de los sindicatos mayoritarios.

Por otro lado, no debemos olvidar que además de la precariedad del convenio colectivo, en nuestro sector -como en tantos otros- existen dos realidades paralelas en las empresas: la de aquellos acogidos a dicho convenio y la de otra enorme cantidad, cada vez mayor, de falsos autónomos, contratados temporalmente, precarios de usar y tirar, gente joven y cambiante sin estabilidad laboral en el presente y que tampoco la van a tener en el futuro. Una realidad de la que tampoco se preocupan esos entes burocráticos atrincherados en sus despachos.

Lo sucedido ahora con la negociación del convenio es la constatación innegable de que tantos años sin avances perceptibles significan el fracaso de un modelo negociador, el de unos liberados sindicales alejados de la realidad laboral que viven las plantillas y que se reúnen con la patronal y deciden de espaldas a los trabajadores. Y que apuntala, con un nuevo clavo, los años de traiciones, de firmar convenios a la baja. Años en los que aquellos que suponen la fuerza en cualquier negociación, los trabajadores y trabajadoras concienciados y movilizados, ahora cansados y hartos, les hemos dado la espalda. Con tanta traición, las plantillas están más desmotivadas y desmovilizadas que nunca, algo que se hizo evidente cuando CCOO lanzó un llamamiento a la huelga en el 2001 y se encontró con que no lo secundaban ni sus propios afiliados o el también amago de huelga conjunto de CCOO-UGT en 2004

Como CNT no tenemos varitas mágicas ni prometemos soluciones perfectas. No nos creemos los salvadores de la clase trabajadora pues es esa misma clase trabajadora la que debe empezar por recuperar su dignidad y retomar el protagonismo en las luchas, protagonismo que nunca debió perder ni poner en manos de liberados sindicales. Todos unidos, hombres y mujeres, debemos empezar a practicar el sindicalismo real y no desvirtuado, el de la lucha y no aquel de servicios que se asemeja más a una gestoría que a una herramienta de defensa, debemos poner en marcha otra vez los mecanismos de confrontación y resistencia. Sólo cuando la patronal empiece a tenernos miedo podremos empezar a negociar en situación favorable a nuestros intereses. Hacemos pues, un llamamiento a plantar cara, a afiliarse en un sindicato como la CNT, autónomo e independiente, sin burócratas ni liberados. En suma, a recuperar la dignidad. Será la única manera de sentar las bases de futuras movilizaciones con fundamento y de conseguir mejoras reales para quienes trabajamos en el sector.

--

Sindicato de Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos de Madrid - CNT

http://graficasmadrid.cnt.es

graficas_madrid@cnt.es

Tfno.: 628 367 594

 

Categorías: CNT-AIT

Lógico o absurdo

Sáb, 16/05/2015 - 7:54de la tarde

COLUMNISTAS | ENRIQUE HOZ

Recientemente he vivido una situación que cada cierto tiempo se repite. Un amigo o conocido se pone en contacto conmigo y me cuenta que ha sido despedido él o alguien de su entorno afectivo, que el motivo alegado por la empresa para tal despido (objetivo o disciplinario) es falso y que (aquí es donde el amigo o conocido se queda desconcertado) le han puesto sobre la mesa la indemnización correspondiente al reconocimiento de un despido improcedente.

Son personas más o menos cercanas a mí y que, independientemente de llevar muchos o pocos años inmersos en la realidad de las relaciones laborales, desconocen este batiburrillo de los despidos y, al vivirlo tan de cerca y comprobar lo que hay, se quedan perplejos. No tiene lógica, me suelen decir.

No es lógico que en una carta de despido figure un motivo objetivo o disciplinario para justificar esa decisión y, al mismo tiempo, se reconozca su improcedencia, es decir, que el motivo no puede ser acreditado, ni justificado o que el despido no se ha efectuado cumpliendo los requisitos formales y legales, y acto seguido te ofrezcan la indemnización correspondiente. Todo el menú en un solo plato y en un instante.

Corría el año 2002 y el Gobierno Pepero impuso una nueva Reforma Laboral con la que, entre varios cambios, pretendía la supresión de los salarios de tramitación. Frente a este nuevo varapalo para la clase trabajadora se convocó un día de huelga en todo el Estado allá por el mes de Junio. La pretensión del PP en esta matería quedó momentáneamente aparcada hasta que en otoño de ese mismo año CCOO y UGT alcanzaron un acuerdo con el Gobierno mediante el cual, en una misma tacada, tenían cabida la pretensión patronal de un despido procedente junto con el reconocimiento de su improcedencia.

¿Absurdo? No solo eso, también disparatado, pero hablo como trabajador. Para la parte empresarial tenía mucha lógica porque su finalidad iba encaminada a reducir el coste del despido, así que el proceso revestido de legalidad, fuese como fuese, debía adaptarse al objetivo final.

“-¿Qué es la lógica? -Aquello que se opone a lo absurdo. -Aaaahhhh. -¿Lo has entendido? -No, pero tiene lógica”.

La lógica y lo absurdo al servicio de los intereses.

Periódico:  Periódico CNT nº 418 - Abril 2015
Categorías: CNT-AIT

[Fed. Comarcal Sur] Nuevo piquete en Futbolmania

Sáb, 16/05/2015 - 7:36de la tarde

El pasado sábado 16 de mayo, desde la Comarcal Sur de Villaverde, realizamos el 8º piquete informativo a las puertas de la tienda Futbolmanía Madrid para denunciar los abusos patronales de Futbolcorner SL, empresa propietaria de las tiendas Futbolmanía, y con la que la Confederación Nacional del Trabajo entró en conflicto a causa del despido de un empleado por defender mejoras laborales en su centro de trabajo el pasado mes de octubre.

Dicha empresa no respeta el convenio colectivo y despide a los trabajadores que defienden sus derechos con la intención de mantenerles en un clima de coacción permamente.

Durante el piquete se desplegó una pancarta con el lema “Futbolmanía no juega limpio. Ni despidos ni precariedad”, y se repartieron cientos de panfletos.

Los clientes se solidarizaron con los trabajadores de múltiples formas, entre ellas, sacando la tarjeta roja a Futbolmanía, al tener conocimiento de que la empresa que dice de si misma “hacemos felices a los amantes del fútbol”, lo hace a costa de su precariedad y explotación. Muchos de ellos firmaron también por la readmisión del compañero despedido.

Como es habitual, la dirección llamó a la policía para obstaculizar la acción sindical sin conseguir su objetivo, que se desarrolló sin incidentes ante la mirada de los numerosos viandantes de la Puerta del Sol de Madrid.

El próximo martes 19 de mayo se celebrará el juicio por despido nulo del compañero despedido, al cual mantendremos nuestro apoyo y solidaridad, como al resto de compañeros de la sección sindical de Futbolmanía, constituida para defenderse de los abusos de dicha empresa y lograr mejoras en su centro de trabajo.

 Por último, hacemos un llamamiento al resto compañeros/as del sindicato, solidarios/as, y la clase trabajadora en general, a seguir denunciando las prácticas explotadoras de Futbolcorner SL, y a promover el boicot comercial hacia esta empresa hasta que readmitan al compañero despedido y respete los derechos de sus trabajadores/as en Madrid, Barcelona y Badalona.

NI DESPIDOS NI PRECARIEDAD!

TARJETA ROJA A FUTBOLMANÍA!

Categorías: CNT-AIT

¿Una dictadura electoralista?

Sáb, 16/05/2015 - 12:23de la mañana

COLUMNISTAS | ANTONIO PÉREZ

Venezuela está amenazada por los gringos y, tratándose de gentuza tan infame, debemos olvidar aquello de “perro ladrador, poco mordedor” –dicho sea con perdón de los cánidos-.

Sin embargo, en Occidente, muchos pánfilos demócratas creen que Venezuela es una dictadura y que, por tanto, se lo tendría “algo” merecido caso de producirse un bloqueo, un saboteo o una invasión por terceros (proxy le llaman ahora pensando en Libia, Siria y etcétera) Olvidemos a esos pánfilos que pretenden armonizar nada menos que la majadería, la ignorancia, la inmoralidad y el desprecio por la Historia genocida de los EEUU. Vayamos al grano.

En quince años, el chavismo ha ganado unas veinte elecciones. Aun así, algunos se preguntan: ¿Venezuela es una dictadura? Ayer, la palabra usada por el común de los charlatanes no era esa sino “revolución”: Occidente decía “¡Horror, los marxistas están haciendo una revolución!” y América Latina decía “¡Maravilla, los chavistas están haciendo una revolución!”.

Pues bien, ni tanto ni tan calvo. El chavismo no supuso ni supone ninguna revolución si por ‘revolución’ entendemos voltear definitivamente las antiguas relaciones de poder. Ahora bien, el chavismo sí ha conseguido que los desheredados alcen la cabeza frente a los poderosos y ese orgullo todavía no es la Revolución pero es el primer paso hacia Ella.

Algunas objeciones. ¿Corrupción en Venezuela?: corrupción es Poder y viceversa. ¿Presos políticos?: en Venezuela los hay pero infinitamente menos que en España o en Suecia y dejamos aparte que los actuales presos venezolanos intentaron el golpe de Estado del 2002 y provocaron las matanzas anteriores y posteriores –léase, el alcalde Ledezma culpable de los cientos o miles de asesinados durante el “caracazo” de 1989-. ¿Libertad de expresión y reunión?: en España te caería la perpetua por la millonésima parte de lo que vocifera diariamente la oposición venezolana. ¿Asesinatos de manifestantes?: los chavistas sufren diez veces más víctimas que los opositores.

Lamentablemente, un siglo de renta petrolera repartida por un Estado clientelar ha consolidado en el pueblo venezolano una idiosincrasia gozadora pero confiada. Ya que ha levantado la cabeza, ojalá que no siga solamente mirando al cielo porque, ahora, de arriba les puede caer un morterazo made in USA en lugar del maná petrolero.

Periódico:  Periódico CNT nº 418 - Abril 2015
Categorías: CNT-AIT

Anarquismo español y educación

Mar, 12/05/2015 - 9:24de la tarde

"El anarquismo español dedicó siempre una atención especial a la educación dentro de su estrategia revolucionaria. Baste con recordar el conjunto de resoluciones sobre enseñanza aprobadas por la C.N.T. en sus congresos de 1910, 1919, 1931 y 1936”.

Anastasio Ovejero Bernal | Periódico CNT

Mi intención en este trabajo es traer a la memoria un tema viejo, pero del que aún pueden extraerse grandes enseñanzas para los tiempos que ahora corren. Me refiero a las colectivizaciones libertarias, posiblemente la experiencia de autogestión obrera total más importante en todo el mundo desde la revolución industrial, experiencia que, entre otras cosas, puso en práctica una educación bien diferente de la tradicional, tanto en sus fines como en su filosofía subyacente y en sus prácticas cotidianas.

Si los ilustrados levantaran la cabeza, se volverían rápidamente a sus tumbas. Ellos creían que si se generalizaba la educación en una sociedad, esa sociedad se haría mejor, resolvería adecuadamente sus conflictos y hasta desaparecería la violencia. Pues bien, prácticamente toda la población europea recibe educación escolar hasta los 15 ó 16 años, y millones de ellos siguen estudiando hasta los 20 y los 25 años. Y sin embargo, no se han cumplido en absoluto sus optimistas previsiones. Y es que ellos olvidaron algo esencial: no toda la educación libera. Lo esencial no es la cantidad de educación sino el tipo de educación. Hay una educación que libera y que fomenta el espíritu crítico y hay otra educación que constriñe aún más la mente humana y que empobrece el pensamiento crítico. Así, el capitalismo europeo ha fomentado la educación escolar, pero ha sido una educación cuya finalidad básica es, por una parte, preparar trabajadores eficaces y disciplinados, y por otra, construir ciudadanos dóciles y obedientes. Y por eso ha habido siempre tanta oposición a la implementación escolar de una educación libertaria, hasta el punto de que se llegó incluso a fusilar a Francisco Ferrer.

La Escuela Moderna

Pues bien, lo que pretendieron los colectivistas libertarios fue construir una sociedad igualitaria, cooperativa y solidaria, pero siempre apoyándose en la educación. Porque, según ellos, la transformación social sólo podría provenir de un cambio radical de mentalidad de la mayoría de la ciudadanía, por lo que la educación, tanto la formal como la no formal, inevitablemente se tenía que convertir en el elemento básico y fundamental del proyecto anarquista.

Como es sabido, a la rebelión militar del 17 de julio de 1936 respondió la C.N.T. con la revolución social, que era la consecuencia de varias décadas de educación libertaria obrera. En efecto, quienes levantaron las colectivizaciones habían ido a las escuelas libertarias y habían recibido una educación inspirada en la Escuela Moderna de Ferrer. Desde varias generaciones atrás, los anarquistas españoles, especialmente en Barcelona, habían puesto el acento en la educación. Por tanto, aunque fue un fenómeno espontáneo y totalmente imprevisible, las colectivizaciones no hubieran sido posibles sin el poso que durante varias décadas fue dejando la educación libertaria en miles de trabajadores y sin su convicción de que la transformación radical de la sociedad sólo puede conseguirse a través de la educación y de la cultura. No olvidemos que, como escribe Alejandro Tiana, “ante todo, es preciso señalar que el anarquismo español dedicó siempre una atención especial a la educación dentro de su estrategia revolucionaria. Baste con recordar el conjunto de resoluciones sobre enseñanza aprobadas por la C.N.T. en sus congresos de 1910, 1919, 1931 y 1936”. Fue, en definitiva, el tipo de educación libre, cooperativa, solidaria y crítica que habían recibido miles de obreros anarquistas lo que provocó que, al darse las circunstancias propicias, surgieran espontáneamente las colectivizaciones libertarias.

La mayor parte del movimiento libertario español tenía puestas todas sus esperanzas en la cultura y en la educación como auténtico motor del cambio social. De hecho, como escribía hace unos años Álvarez Junco, “entre los anarquistas, el planteamiento es, en principio, tajante: cada militante debe realizar una ‘revolución interior’, fundamentalmente intelectual, antes de poder aspirar legítimamente a transformar la sociedad..., y sólo cuando, gracias a la cultura, se haya creado un número considerable de seres ‘conscientes’ de sus derechos y liberados personalmente del militarismo, la religión, los vicios y la ignorancia de la sociedad actual, será positiva una acción revolucionaria tendente a derribar las estructuras sociales y sustituirlas por otras en las que esos individuos transformados previamente puedan iniciar la práctica de la libertad”.

Maestros por curas

En resumidas cuentas, la preocupación por la educación y la cultura ocupó siempre un lugar central en el pensamiento político del anarquismo español, impregnando totalmente la ideología e incluso la forma de vivir de sus miembros, hasta el punto de que en cuanto podían abrían ateneos libertarios, escuelas libertarias y editaban infinidad de periódicos. Pero se trataba de una educación que tenía como objetivo último la transformación radical de la sociedad, para lo que promovía ante todo el pensamiento crítico, la libertad y los valores de igualdad y solidaridad entre todos los seres humanos. Y en cuanto tuvieron ocasión, los anarquistas españoles llevaron a la práctica sus ideales en el campo de la educación, tanto a  nivel cuantitativo (aumentaron mucho más aún el número de maestros, de forma que a menudo en un pueblo en el que había tres curas y un maestro, los anarquistas quitaron los tres curas y pusieron cinco maestros; implantaron la escolarización obligatoria hasta los 14 ó 15 años; por ejemplo, en Calanda se pasó de ocho a dieciocho maestros, aumentando el alumnado en un 25% con respecto al curso 1935-1936. ¡Y todo ello en plena guerra! Y teniendo en su contra no sólo a los militares rebeldes, sino incluso al gobierno de la República y a toda Europa.

Pero la empresa educativa de las colectivizaciones no se circunscribió sólo a la educación primaria ni siquiera sólo a la educación formal, sino que también se ocuparon de abrir bibliotecas en todos los pueblos colectivizados, fomentar conferencias y charlas culturales así como la educación de adultos o la implementación de cursos y centros de formación profesional. También adquirieron un cierto auge las escuelas de párvulos y guarderías infantiles, dada la necesidad de atender a los niños y niñas pequeños a causa de la incorporación de la mujer al trabajo fuera de casa para suplir la falta de brazos. Por otra parte, el arte y la cultura general fueron también objeto de diversas iniciativas, con objeto de procurar un ambiente rico y estimulante para el desarrollo integral de la población colectivista (apertura de Ateneos, veladas culturales…).

Finalmente, no deberíamos olvidar algo tan central en la concepción anarquista de la cultura como es la educación no formal que englobaba una muy variada serie de actividades como la educación artística, la divulgación científica y cultural, el desarrollo de una nueva estética, el debate sobre temas de actualidad, la edición de obras literarias o científicas, etc., y que fueron llevadas a cabo principalmente por los propios sindicatos de la C.N.T., por las Juventudes Libertarias, por el colectivo feminista Mujeres Libres y por los Ateneos Libertarios, y siempre bajo la concepción de la cultura y la educación como instrumento de liberación de la clase trabajadora.

Y ésa fue siempre –y lo sigue siendo- uno de los principales objetivos de los anarquistas: propagar una educación realmente libre, cooperativa y solidaria que pueda transformar radicalmente la sociedad, frente a la escuela oficial que lo que pretende es justamente lo contrario, es decir, reproducir tanto las diferencias sociales como la misma sociedad actual desigual e injusta. Y ello sería de gran interés hoy día frente al proyecto opuesto que con tanto éxito el neoliberalismo está implementando en todo el planeta.

* Anastasio Ovejero Bernal, es catedrático de Psicología Social por la Universidad de Valladolid.

Periódico:  Periódico CNT nº 418 - Abril 2015
Categorías: CNT-AIT