CNT ANDALUCÍA-MURCIA RECHAZA LA PREMATURA VUELTA AL TRABAJO. COVID-19

CNT ANDALUCÍA-MURCIA RECHAZA LA PREMATURA VUELTA AL TRABAJO POR RESPONDER A PRESIONES DE LA PATRONAL Y NO A CRITERIOS SANITARIOS.

 

CNT Andalucía considera que la decisión coloca la preocupación por el beneficio empresarial por encima de la salud de la población en general y de la clase trabajadora en particular y reclama la extensión de un verdadero permiso retribuido en trabajos no esenciales, en tanto la decisión de vuelta al trabajo no se acuerde bajo criterios exclusivamente sanitarios, y garantizando las necesarias condiciones de seguridad y salud en los centros de trabajo.

Que esta decisión de vuelta al trabajo se haya tomado sin consultar al comité de expertos creado por el propio Gobierno, algunos de cuyos miembros ya han mostrado su rechazo a la decisión, evidencia que la medida no responde a criterios sanitarios sino económicos. Y es que se vuelven a poner los intereses empresariales antes que la vida de los trabajadores y se cede ante las presiones de una patronal que, tristemente, se encarga de recordarnos día a día que es lo realmente importante para ellos, sus dividendos antes de la vida de las personas.

Con más de 160.000 contagiados detectados oficialmente en estos momentos, con más 17.000 mil muertos, 750 muertos diarios por COVID-19, siendo España el país  europeo más castigado por esta enfermedad y casi un mes de estado de alarma, volver a las actividades no esenciales parece mostrarnos el miedo del Gobierno central y autonómico a los poderes económicos y la falta de empatía por la clase trabajadora, donde parece que algunos son prescindibles en aras de salvar la economía.

Para CNT Andalucía-Murcia, resulta chocante que por un lado se decrete un confinamiento tan duro que impide realizar toda clase de actividades y necesidades ciudadanas, mientras que por otro lado se obliga a muchos trabajadores y trabajadoras a prestar servicios en actividades no esenciales, prescindibles en la actual situación, forzándolos de esta manera a utilizar el transportes público o a acudir a centros de trabajo no preparados. En consecuencia, se aumentará el riesgo de contagio y de extensión de la epidemia, provocando así una mayor duración de las medidas de confinamiento y del impacto económico y social de las mismas.

Desde CNT Andalucía-Murcia consideramos que ni el Gobierno central, ni la Junta de Andalucía, ni buena parte de las empresas han demostrado tener capacidad de tomar las medidas necesarias para garantizar la seguridad y la salud de muchos de los trabajadores que acudirán desde el próximo lunes de nuevo al trabajo.

El propio Gobierno no acaba de aclararse sobre el uso generalizado de mascarillas, porque es incapaz hasta el momento de garantizar la disponibilidad de estas en las cantidades necesarias para un uso seguro y efectivo de las mismas, ni siquiera en sectores prioritarios como la sanidad, lo que hace esperar lo peor en otros sectores.

Es la misma incapacidad que están demostrando para lograr que las empresas cumplan con los protocolos establecidos, por insuficientes que sean. Así, todo el despliegue de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, ejército incluido, no tiene entre sus prioridades y competencias, ni siquiera remotamente, la vigilancia de las condiciones de seguridad y salud laboral en los centros de trabajo, mientras es de todos conocida la absoluta falta de medios de la Inspección de Trabajo para afrontar esta tarea.

Además, la imposibilidad de tele-trabajar en buena parte de los sectores basados en el trabajo manual y presencial que regresan ahora a la actividad, va a provocar que sea precisamente en estos sectores donde se acumulen las situaciones de riesgo y aumenten las posibilidades de difusión de la epidemia, con un impacto directo sobre los trabajadores y sus familiares.

Si añadimos que en estos sectores se acumulan importantes bolsas de precariedad, y con ello de indefensión para enfrentarse a cualquier vulneración de derechos o de los protocolos de prevención, quedan en evidencia cuales son las prioridades de la patronal y de un Gobierno que ha cedido a sus presiones.

Una vuelta prematura al trabajo en actividades no esenciales es, además, un insulto a los trabajadores y trabajadoras de la sanidad, que vienen enfrentando la situación en durísimas condiciones de trabajo, sin lo necesarios medios para protegerse y realizar su trabajo, y que pueden verse sometidos a nuevas situaciones de colapso sanitario sin que se hayan resuelto la falta de medios y personal.

Para CNT Andalucía-Murcia, esta prematura recuperación de la actividad, solo pone en evidencia la insuficiencia de las medidas del Gobierno para enfrentar la crisis social y sanitaria desatada por la epidemia de COVID-19, y la necesidad de poner en marcha medidas más contundentes, como las reclamadas por CNT y un gran número de organizaciones sociales y sindicales, para la protección de la clase trabajadora y los sectores sociales más desprotegidos, empezando por la extensión de un verdadero permiso retribuido para todos los trabajadores y trabajadoras de sectores no esenciales mientras no se establezca el regreso al trabajo bajo criterios exclusivamente epidemiológicos y garantizando que se cuentan con todas las condiciones se prevención y seguridad en las empresas, además de poner en marcha, de forma inmediata, una renta básica que garantice realmente que nadie quede sin los ingresos necesarios para afrontar esta situación con dignidad.

 

 

 

 

12 de abril de 2020.

Regional Andalucía-Murcia – CNT.