La CNT de Andalucía ante las nuevas medidas del Gobierno

 

La CNT de Andalucía ante las nuevas medidas del Gobierno
 
   El gobierno de Zapatero, además de proponer el mayor ataque contra el sistema público de pensiones que se haya hecho jamás, y una Reforma Laboral contra los derechos de los trabajadores, pretende ahora realizar también un drástico recorte del gasto público a costa de los pensionistas, los empleados públicos, los parados y los dependientes, para reducir el déficit de las cuentas del Estado.
 
   Un déficit provocado no por el aumento del gasto social, como pretenden hacernos creer, que es muy inferior al que nos correspondería en función del  nivel de riqueza de este país, sino por la disminución de los ingresos, debido a la estrategia permanente de reducir impuestos a los más ricos. Así, Zapatero suprimió el impuesto de Patrimonio; redujo en dos ocasiones el impuesto de Sociedades a las empresas; ha modificado la Ley del IRPF para hacerla más regresiva e injusta; aprobó el conocido como aguinaldo de los banqueros para que paguen menos por sus plusvalías; permite que los poseedores de las grandes fortunas de este país tengan sus fondos en los SICAV que tributan sólo al 1 %; consiente que los empresarios defrauden cada año a Hacienda miles de millones de euros; ha puesto a disposición de los Bancos casi 200.000 millones de euros mediante la compra de activos tóxicos, avales, fondos del FROB, etc.
 
   Dicen que estamos en una situación de emergencia y que tenemos que arrimar todos el hombro y hacer un esfuerzo, pero, ¿qué esfuerzo le están pidiendo que hagan a las grandes empresas y a los Bancos que cotizan en Bolsa, que han aumentado sus beneficios un 25% en los primeros tres meses de este año? El Banco Santander ha tenido en el primer trimestre del año unos beneficios de 2.215 millones de Euros; el BBVA 1.240 millones; Telefónica 1.656 millones, Endesa 1.535 millones…. Mientras que los causantes de la grave situación económica que vivimos, no sólo se van de rositas, sino que siguen engordando sus cuentas de beneficios de manera escandalosa, los trabajadores vemos cómo las cifras de paro aumentan cada día, los salarios pierden poder adquisitivo, nos recortan las prestaciones sociales…
 
   Es indecente y vergonzoso que quieran recortar el gasto una vez más a cuenta de los mismos, cuando hay otras muchas partidas a las que se podría recortar sin coste social alguno, como los más de 30.000 millones que regalan cada año a las empresas mediante bonificaciones y exenciones fiscales, los 18.000 millones de euros que se destinan a mantener una estructura parasitaria como el Ejército, o los 7.000 millones que dedican a financiar a una secta como la Iglesia Católica.
 
   Ante este nuevo intento de robo contra los trabajadores por parte del terrorismo financiero, contra la dictadura del capital y contra el gobierno títere de Zapatero, es necesaria una respuesta inmediata y contundente. No nos podemos quedar como pretenden los sindicatos del sistema, en una mera huelga simbólica de un día. Hay que convocar una protesta indefinida hasta conseguir que retiren todas las medidas propuestas contra los intereses de los trabajadores.