Anarquismo ilustrado: nuestros carteles

Autor: Cartelistas CNT.
Editor: CNT. Sindicato ünico de Profesiones Liberales.
Año: 1936-39.

La rivalidad entre las dos grandes centrales sindicales, UGT y CNT, se tradujo, durante la Guerra Civil, en una competencia entre las respectivas sectoriales en el campo del dibujo: el muy celebrado Sindicato de Dibujantes Profesionales (SDP), afiliado a la UGT , que reunió la mayor parte de los autores y ha sido profusamente historiado, y la más oscura Sección de Dibujantes, Pintores y Escultores del anarquista Sindicato Único de Profesiones Liberales, llamada a veces simplemente "Dibujantes CNT".


En consonancia a la importancia relativa de uno y otro grupo, la historia del cartelismo de la guerra civil, ha dedicado más atención al grupo social-comunista. Los Dibujantes CNT por lo tanto son más poco conocidos. Entre sus miembros encontramos una de las pocas mujeres cartelistas de la revolución, Carmen Millà, y los presidía el gran Enrique Moneny, pero también encontramos otros nombres notables como Ramón Saladrigas, Joaquim Cadena, José Company y Eduard Badia Vilató.
Con el estallido de la guerra en julio de 1936, un grupo de dibujantes cercanos a la CNT deciden no integrarse en el SDP, situado en la órbita de la UGT, y constituyen una Sección de Dibujantes, Pintores y Escultores que formará parte del Sindicato Único de Profesiones Liberales. El acto, celebrado apenas un mes después del inicio de la guerra, sirvió para nombrar al cartelista Enrique Moneny como secretario general, acompañado de Frank Al presa, vicesecretario, y el escultor Gustavo Cochet en calidad de tesorero. La junta, además, se estructuró en tres secretariados: el de dibujo formado por los vocales Ramón Saladrigas y Carme Millà, el de pintura, con Ricardo Fernández y Luis Alsina, y el de escultura, del que eran vocales Enrique del Amo y Enric Saperas.
Como también ocurría en el Sindicato de Dibujantes Profesionales, en la formación anarquista no sólo se debían encuadrar los dibujantes artísticos, sino también a los dibujantes industriales de los ámbitos más técnicos "Especializados en Bordados, litógrafos, delineantes, topógrafos, mueblistas, rotulistas, textiles y Estampados".
De todos modos, el peso de los artistas era notable, y apenas diez días después de la constitución de la sección sindical, hacen público un manifiesto "a todos los artistas de Cataluña" donde intentan conjugar una noción colectivista e igualitaria del trabajo de los artistas con un cierto personalismo de raíz todavía romántica: " El artista rebelde subasta ahora, reducido a ser un paria indefinición y sin Esperanzas, o bien sometido y entonces esclavo de imposiciones y avasallamientos, reconquistará en lo futuro apoyo Derecho a convivían en la sociedad como un productor más y no como un parasitarias. / El arte no podrá ser nunca producción en serie ni colectivizada; apoyo valor estará siempre en la Personalidad estricta de cada artista. / Abolidos los privilegios que otorgan la Inteligencia, el talento o el saber, ningún artista, por grande que sea, debera nunca considerarse superior al más humilde Trabajador; suspensión meritoria encuentros compensaciones en apoyo propio Trabajo".
Durante los primeros meses de la revolución, toman parte en las diferentes actividades, generalmente en un segundo plano respecto del SDP, con quien pronto crean un Comité Permanente de Enlace "que actuará en Todas las Cuestiones que surjan en la profesion." Por SDP formaban parte Enrique "Henry" Ballesteros y el ignoto Isidre Juanola (dibujante industrial), mientras que representaban los cenetistas la pareja formada por Carmen Millà y Ramon Saladrigas.
Una de las primeras actividades públicas del grupo fue la participación en la gran exposición de carteles antifascistas organizada por SDP y celebrada entre el 6 y el 24 de octubre de 1936 en los salones el Teatro Novedades. Tomaron parte unos doscientos participantes, sobre todo del sindicato organizador, pero también del SPL y del Sindicato de Artistas Pintores y Escultores. Del conjunto de proyectos se compraron treinta: veintiún uno del SDP, cinco del SPL y cuatro del SAPEC, y se premiaron cuatro proyectos que debían ser publicados: eran obra de Alloza, Alumà y Clavé (del SDP) y de Bahía Vilató, del grupo cenetista. No está claro si al final se llegaron a editar.
Cuando en 1937 se reorganiza la vida sindical y se cree más necesario encuadrar los dibujantes técnicos en sindicatos plenamente industriales, los " dibujantes litógrafos, Técnicos de Tejidos y Estampados de Bordados, de Alfombras y de muebles y los delineantes "se desvinculan del sindicato, llamado en ese momento Sindicato de Enseñanza y Profesiones Liberales. La sección de dibujantes del cual queda estructurada de la siguiente manera: Dibujantes de Publicidad, Técnicos de Publicidad, Dibujantes Decoradores, Dibujantes Creadores de modas, y Ilustradores "y en general, Todos los dibujantes cuyo Trabajo puedo ser consideración más artístico que industrial". En aquella ocasión se renuevan los cargos de la sección de dibujantes y mencionan como vocales el desconocido Pedro J. Bonet y el alicantino Tomás Vera, conocido como "Esbelt" ( Solidaridad Obrera , 23 abril 1937)
Con motivo de los Hechos de Mayo, redactan y hacen público un nuevo Manifiesto conjunto con el SDP (firmado de parte los ugetistas, por Henry Ballesteros y Paco Ribera, mientras que los dibujantes de la CNT están los omnipresentes Ramon Saladrigas y Carme Millà, con el también cartelista Eduard Badia Vilató y el pintor Josep Ballús. Se trata de un manifiesto "redactada con la más sana y noble intenciones ", que pide que se detenga toda violencia entre los obreros," repriman todo impulso de lucha fratricida, rindan las armas y evitan todo nuevo derramamiento de sangre".
Casi un año más tarde el grupo, llamado explícitamente Dibujantes CNT, parece tener una existencia autónoma no sólo en cuanto al sindicato, llamado ahora "Único" (SUEPL) sino también en relación a las otras secciones de pintores y escultores. Así, en marzo de 1938, se nombra en asamblea una junta directiva renovada, presidida por Ramón Saladrigas con Carme Millà como vicepresidenta, y en la que actuaba de secretario Eugenio Vicente. Otros miembros citados son el vicesecretario José Company, el tesorero, Ramon Arqués, el contador, Felipe Prado y el delegado de propaganda, Cayetano Marino. Se mencionan también como vocales técnicos los dibujantes Emili Freixas, Vicenç Martínez, Eduardo Senabre y Juan Abelló, mientras que Antonio Ayné y Josep Grau son citados como vocales auxiliares.
A pesar de algunos últimos manifiestos, como el que se publica el 5 de abril de 1938 y que llama a"Resistir a todo precio (...) resistir, resistir siempre", no parece ya que el grupo de Dibujantes CNT tuviera mucho más actividad , aunque todavía lo encontramos mencionado por ejemplo cuando un miembro toma parte al jurado para un curioso concurso de carteles, lo que anunciaba los cubos de caldo concentrado Caldolla.
Como curiosidad, este cartel fué uno de los primeros carteles del grupo anarquista, firmado con la fórmula "Cartelistas CNT". En las fotografías del funeral de Durruti, el 23 de noviembre de 1936 lo vemos pegado a las paredes de Barcelona.