LA CORRALA BUENAVENTURA, EJEMPLO DE ACCIÓN DIRECTA CONTRA LA ESPECULACIÓN

Aprovechando un acto de protesta frente a Bankinter, entrevistamos a Leticia, perteneciente a los movimientos sociales de Málaga, habitante entre otras, de la Corrala Buenaventura, situada en el malagueño barrio de la Trinidad.

Agencia Confederal Málaga

¿Cómo llegáis al edificio y cómo se produce la ocupación?

Nosotras respondemos a la petición de apoyo de unas familias que sabían de la existencia de este edificio. La gente ya va tomando conciencia y los movimientos sociales lo que hacemos es apoyar estas iniciativas. La gente se está organizando e intentan tomar soluciones colectivas para resolver sus problemas particulares. A nosotras nos vienen familias diciéndonos que sabían de la existencia de este edificio, sabían que estaba abierto, que se estaba metiendo gente produciendo destrozos. Varias familias querían ocupar el edificio y nos pidieron información de cómo hacerlo. Querían compartir las viviendas con familias sin hogar y que sirviera para visualizar y reivindicar la situación que están viviendo tantísima gente con una grave situación de emergencia habitacional.

Fueron ellos quienes se dirigieron a nosotras a pedirnos apoyo, asesoramiento, y a partir de ahí empezó todo este proceso.

¿Cuántas familias habitan el edificio?

Son trece grupos familiares. Es muy variado. Los pisos son pequeños. Algunos tienen dos dormitorios pero la mayoría tienen sólo un dormitorio. Hay parejas jóvenes, personas individuales y familias con varios niños, de cinco miembros, de cuatro miembros...

¿En que situación se encuentran las familias que están viviendo en el edificio?

Algunas han sido desahuciadas de alquileres no teniendo a dónde ir, otras hacinadas al tener que volver con sus familias juntándose en una misma casa de 9 a 12 personas, otros estaban durmiendo en el coche... como, por ejemplo, el caso de un pareja que mientras la niña y la mujer volvían con la familia, él se quedó a dormir en el coche. Son casos muy variados pero en todos se daba la misma circunstancia, personas sin casa.

¿En qué situación legal se encuentra el edificio en estos momentos?

Es propiedad de Bankinter. Era de una constructora que está embargada por Bankinter. La posesión formal del edificio la va a tomar Bankinter el 9 de abril. Lo que nosotras hemos hecho es personarnos para decir que no somos Bankinter, que no somos la constructora y que hay una tercera parte implicada. Nos han aceptado como tercera parte pero Bankinter desoye esta información. Desde el principio ellos declaran a los medios de comunicación que estaban dispuestos a negociar, que no tenían ninguna intención de echar a las familias a la calle. Pero todo eso era sólo de cara a los medios, de cara adentro la Junta de Andalucía ha intentado mediar en varias ocasiones y Bankinter se cierra totalmente en banda. Dicen para ellos no existe una tercera parte, que este bloque está vacío, cuando hay constancia mediática de su ocupación. Se niegan a negociar cualquier tipo de alquiler social, ningún tipo de cesión. Bankinter quiere dejar la vivienda totalmente vacía.

¿Vosotras y vosotros qué le pedís a Bankinter?

Queremos llegar a algún tipo de acuerdo razonable, mediante el cuál las trece familias que habitamos en el inmueble podamos usarlo y beneficiarlo, ya que lleva terminado varios años pero aún no había sido habitado. Aparte que en el tiempo que ha estado vacío se ha metido gente, que se han llevado grifos, que han destrozados cosas... aparte de eso, la existencia de edificios abandonados en los barrios son focos de deterioro de los propios barrios y queremos decir que nuestra presencia beneficia el edificio y beneficia al barrio.

Pretendemos hacernos responsables del inmueble, cuidarlo y llegar a algún tipo de acuerdo para poder permanecer el tiempo que acordemos. Pero Bankinter pone una enorme barrera entre ellos y nosotras.

¿Qué vais a hacer a partir del día 9?

Pues nosotras no nos vamos. Estamos recabando todo tipo de apoyo, visualizar, denunciar públicamente y nuestra intención es seguir allí resistiendo. No sabemos si va a venir la policía. Desde luego deja muy claro la sentencia que todos los ocupantes posibles que hubiera en ese momento serán arrojados a la calle con todas sus pertenencias. Nosotras no nos vamos a ningún lado. Es el lugar donde estamos ahora y estamos dispuestos y dispuestas a dialogar pero es Bankinter quien se cierra. Lo que estamos haciendo es invitar a todo el mundo a que vengan el día 9 a ayudarnos a permanecer.

CNT-AIT MÁLAGA