Los internacionalistas en la revolución

«Nuestro llamado es a la vez realmente simple e increíblemente difícil: construyamos juntos un movimiento global que sea capaz de desafiar y superar la modernidad capitalista»

A pesar de estar bajo el ataque del estado turco y sus milicias aliadas, que operan bajo la bandera del Ejército Libre Sirio por un lado, y el Estado Islámico (ISIS) por el otro, detrás de las líneas del frente de la guerra civil siria, está la revolución en Rojava. Continúa desarrollándose de maneras emocionantes.

Inspirada y moldeada por las ideas de Abdullah Öcalan y la lucha del movimiento de liberación kurdo, Rojava es un proyecto revolucionario con el objetivo de desafiar la modernidad capitalista a través de la liberación de las mujeres, la ecología y la democracia radical.
Durante varios años, internacionalistas de todo el mundo han viajado a Rojava para contribuir y participar en el proyecto revolucionario. Los combatientes extranjeros que se han unido a la lucha armada han recibido una gran atención en los medios internacionales, pero se sabe mucho menos sobre los extranjeros que trabajan detrás de las líneas del frente. Inspirados por la perspectiva revolucionaria del movimiento por la libertad kurda, han venido a aprender, y a apoyar y ayudar a desarrollar proyectos existentes. Su objetivo es organizar una nueva generación de internacionalistas para desafiar la modernidad capitalista.
Apoyados por el movimiento juvenil en Rojava (YCR / YJC), algunos de estos activistas establecieron la Comuna Internacionalista de Rojava a principios de 2017. El editor de ROAR Joris Leverink habló con dos miembros de la Comuna Internacionalista acerca de sus motivaciones para unirse a la revolución, los diferentes proyectos en que han participado y la importancia de la solidaridad más allá de las fronteras.

¿Cuáles fueron tus motivaciones para ir a Rojava y cómo terminaste ahí?
Casper:
Estuve involucrado en movimientos sociales y ecológistas en Europa, pero con el tiempo vi los problemas y las deficiencias de esta forma de hacer política. De hecho, ese concepto en sí mismo, fue un obstáculo para mi comprensión política. “Hice política”, pero no pregunté cómo vivir y luchar de manera revolucionaria. Y cuando me hice esta pregunta, no pude encontrar una respuesta. Gracias a la resistencia contra el ISIS en Kobane, conocí el movimiento kurdo y vi que la revolución aquí abre un camino hacia la superación de los problemas críticos que este mundo enfrenta, en aspectos sociales, políticos, económicos y ecologistas. Para comenzar a seguir ese camino, vine a Rojava y me uní a la revolución.
Clara: Creo que cada uno de nosotros debería poder sentir y ser insurrecto ante cualquier injusticia en cualquier lugar del mundo. De hecho, me molestó la hipocresía de nuestros gobiernos, nuestros funcionarios, nuestros periódicos, e incluso otros izquierdistas, que hablaron sobre el ISIS, el pueblo sirio y los kurdos, sin tomar medidas reales o concretas. Solo unos pocos pensaron en venir aquí, que es la forma más importante de desafiar estas injusticias y asegurar que nuestras acciones sigan nuestras palabras.
Casper: Estar aquí es mi expresión de internacionalismo: superar las fronteras de los estados que crean entre las personas. A menudo me preguntaba: “¿Qué habría hecho contra el fascismo en los tiempos de la Guerra Civil Española?”, y muchas veces, respondí: “por supuesto que me habría unido a la resistencia”. Hoy el poder fascista es Turquía, y como En los tiempos de la guerra española, nosotros, como internacionalistas, tenemos que cumplir con nuestro deber.

Cuéntanos un poco más sobre la Comuna Internacionalista: ¿Cómo se creó? ¿Cuántos de ustedes están ahí? ¿Con qué tipo de proyectos han iniciado o están involucrados?
Clara:
La comuna internacionalista fue creada conjuntamente por algunos internacionalistas que decidieron emprender un trabajo a largo plazo aquí, y camaradas del movimiento juvenil en Rojava (YCR / YCJ). La Comuna pretende hacer que el internacionalismo vuelva a la vida, pero también para encontrar una nueva forma dentro del propio internacionalismo. Como tal, la comuna es una estructura que ayuda a los internacionalistas a encontrar su lugar en la revolución. Apoyamos la lucha aquí, aprendemos de la revolución y lo hacemos de manera organizada. Por ejemplo, compartimos nuestras experiencias como internacionalistas y ayudamos a organizar estructuras de solidaridad en todo el mundo.
Casper: parte de la Comuna es la Academia Internacionalista que está en construcción, donde tenemos espacio para vivir, trabajar y estudiar juntos hasta que las personas trabajen con diferentes estructuras en la sociedad civil de Rojava. Es importante que los internacionalistas que llegan al Kurdistán tengan la oportunidad de aprender sobre la filosofía en la que se apoya el movimiento de liberación kurdo, y también de estudiar el idioma.
Clara: Uno de nuestros principales proyectos es la campaña “Haz que Rojava vuelva a ser verde”. El objetivo es contribuir al trabajo ecológico de la revolución. Pero, por supuesto, la situación ecológica no se puede analizar sin considerar las políticas estatales de Siria, Turquía y otros.
Para tomar un ejemplo, la disponibilidad de agua es un problema importante. Además de los aspectos generales del cambio climático global que afectan fuertemente a Rojava, el estado turco utiliza el agua como un arma política. La mayoría de los ríos en Rojava tienen su origen en las montañas de Bakur, las áreas kurdas dentro del estado turco formal, que actualmente están ocupadas por el ejército turco. Usando mega represas, el estado turco controla el suministro de agua y, literalmente, cierra el grifo de las personas aquí.
El estado turco también está perforando pozos profundos a lo largo de la frontera con Rojava y está utilizando mucha agua subterránea para la agricultura. El nivel de agua subterránea en Rojava está disminuyendo constantemente como resultado de esas políticas. Esto tiene un impacto en la seguridad y disponibilidad del agua y afecta tanto a la naturaleza como a la sociedad. Una grave falta de agua significa que mucho trigo se pierde o se quema y Rojava tiene que importar grano del extranjero, si los estados que imponen el embargo a Rojava lo dejan pasar.
Casper: Como campaña, hemos recopilado mucha información sobre la situación ecológica en un folleto, que se publicará el próximo mes. Pero también estamos contribuyendo a nivel práctico para encontrar soluciones para la situación. A principios de año comenzamos a desarrollar un vivero de árboles en la Academia Internacionalista. Desde este comienzo, ayudaremos a reforestar una reserva natural no muy lejos de nosotros en el lago Sefan. Pero necesitaremos más que los árboles que podemos cultivar en nuestro vivero, y por lo tanto también estamos recolectando apoyo internacional para el trabajo ecológico aquí en Rojava.

¿Qué significa para ustedes el internacionalismo?
Casper:
Desde una perspectiva realmente básica, el internacionalismo es exactamente lo que dijo Clara: “sentirse y ser insurrecto ante cualquier injusticia, en cualquier lugar del mundo”. Para ver la conexión entre las luchas, para ver cómo se relacionan entre sí, para ver la necesidad de aprender unos de otros. Sentir una conexión con las personas que luchan, sentir la belleza de la lucha y la tristeza de las pérdidas que las sociedades han sufrido en la lucha por la libertad.
Es importante entender que las dinámicas de las luchas dependen unas de otras. A veces eso no es realmente visible, pero los cambios en el Medio Oriente tienen un fuerte impacto en la política en los estados europeos y en otros lugares. Podemos ver fácilmente qué tipo de dinámica evolucionó, por ejemplo, en Europa, junto con la resistencia en Kobane o Afrin. Muchas personas cuestionaron la política de los estados de la UE y vieron la relación entre la producción de armas en sus propios países y el ataque contra la revolución, con las mismas armas. Tenemos que asegurarnos de que nuestras diferentes luchas se fortalezcan mutuamente, al mismo tiempo que participamos en los conflictos locales.
Clara: El internacionalismo es sentir el deber de todos los revolucionarios de luchar hombro con hombro, no importa dónde. A nivel teórico, tenemos que ver que no podemos entender la realidad del mundo actual si no compartimos nuestras diferentes perspectivas y realidades. Y eso solo es posible si luchamos juntos. El nuevo aspecto que vemos en el internacionalismo del movimiento por la libertad kurda es que están proponiendo un marco común en el que todos los revolucionarios y las fuerzas democráticas radicales puedan unirse.
No es nada menos que desafiar la modernidad capitalista con la idea de una modernidad democrática: de una modernidad democrática con una estructura global y confederal, que superará a la nación-estado, al industrialismo y a la mentalidad capitalista. Como no podemos entender la modernidad capitalista sólo desde una perspectiva, también la modernidad democrática tendrá diferentes formas y colores. No es un sistema monolítico sino diverso, como las sociedades capitalistas de todo el mundo de hoy. Como internacionalistas en Rojava, nos entendemos como militantes que unen fuerzas democráticas y revolucionarias para superar el capitalismo.

¿Cuál es la respuesta de la gente local a su presencia en Rojava?
Clara:
En una sociedad donde el dicho “los únicos amigos de los kurdos son las montañas” está muy extendido, y donde muchos jóvenes abandonaron el país, la gente aprecia mucho nuestra presencia. Lo entienden como amistad entre las personas de todo el mundo.
Casper: En muchas familias, somos vistos como sus hijas o hijos, y eso no es solo un dicho. Lo podemos sentir. Al convertirnos en parte de la sociedad, tenemos una responsabilidad cada vez mayor de defender sus valores.

Desde su mirada, ¿cómo la revolución en Rojava ha dado forma a la vida de las personas en el territorio?
Casper:
Uno de los ejemplos realmente obvios es el uso del idioma kurdo en público, en la escuela y en las estructuras de auto administración. El lenguaje es una parte importante de la identidad, por lo que el intento de eliminar el lenguaje fue un ataque serio a la cultura e identidad kurda. Para los estudiantes poder estudiar su propia historia en su propia lengua materna es un cambio importante.
Otro logro importante es la posibilidad de que todas las personas participen en las estructuras políticas y en el proceso de toma de decisiones. Bajo el régimen del Ba’ath, estos derechos básicos fueron retirados de la población kurda, y no tenían posibilidad de expresar sus intereses. Ahora, en la estructura comunal, las personas están aprendiendo a usar las herramientas de la democracia radical a través de asambleas locales. La sociedad se está volviendo realmente política, ya que las personas asumen la responsabilidad de su destino unidos.
Clara: Yo diría que la situación ha cambiado más para las mujeres. Están afectadas por todos los aspectos mencionados por Casper, pero también por las estructuras patriarcales de la sociedad. Antes, las mujeres no podían participar mucho en la vida pública y las estructuras familiares patriarcales y las expectativas sociales afectaban mucho la vida personal y social en general de las mujeres. Para dar algunos ejemplos, ahora está prohibido casarse con mujeres menores de 18 años o que los hombres tomen múltiples esposas.
La participación de las mujeres en las diferentes estructuras sociales y políticas es también más visible. Esto es más obvio en las estructuras militares de las unidades de autodefensa de las mujeres (YPJ), pero de ninguna manera se limita a ellas. Las mujeres también están experimentando con diferentes formas de vivir. El pueblo de mujeres, “Jinwar”, es un lugar donde solo las mujeres viven juntas de manera comunitaria.

¿Cuáles son las relaciones entre la comuna internacionalista y los voluntarios internacionales que han viajado a Rojava para unirse a la lucha armada?
Casper:
No hay un vínculo organizativo entre los dos. Pero, por supuesto, las personas se conocen y comparten sus experiencias y pensamientos. Por ejemplo, la gente en la estructura militar a menudo no ve mucho de la sociedad civil, por lo que compartimos nuestras experiencias con ellos. Y los compañeros que regresan de la lucha en la línea del frente contra el estado turco, Al-Nusra y el ISIS comparten con nosotros las realidades de la guerra.
Clara: E incluso si no elegimos unirnos a las estructuras de las YPG y YPJ, sabemos lo importante que es estar listo para dar todo por la revolución, incluso nuestra vida, y enfrentar las experiencias traumáticas de la guerra. Para honrar y recordar también a nuestros compañeros que cayeron şehid (es decir, que fueron martirizados), nombramos a nuestra academia con el nombre de Hêlîn Qaraçox (Anna Campbell), quien fue asesinada por aviones de combate de la OTAN de Turquía en la resistencia de Afrin.

¿Cómo ven la revolución en el desarrollo de Rojava y de qué manera las personas en el extranjero pueden contribuir a su éxito? ¿Cómo pueden las personas en el extranjero expresar su solidaridad con la revolución en Rojava de la manera más efectiva?
Casper:
El tiempo después de la liberación de Raqqa del ISIS puede verse como una nueva era. El consenso más o menos estable entre las potencias internacionales está comenzando a ceder nuevamente. Cada estado está tratando de aumentar su influencia en la región. Las fuerzas revolucionarias en Siria, el movimiento kurdo con sus aliados árabes y cristianos, están nuevamente atrapadas en medio de un nexo de superpotencias globales. Ahora, incluso más que antes, el éxito de la revolución dependerá de la fuerza de la gente aquí y en todo el mundo. La única alianza real de la revolución es la que existe entre el pueblo revolucionario y democrático de todo el mundo.
Clara: Tenemos que entender esto como nuestra responsabilidad, y una en la que debemos desempeñar un papel activo. Nuestras acciones pueden y darán forma a la realidad del mañana. En este sentido, es importante mantenerse al día con el trabajo de solidaridad en todo el mundo. Incluso hoy en día, muchas personas no conocen esta revolución o los valores en los que se basa. Así que todos deben compartir esto con otros alrededor del mundo.
Casper: Sabemos que la próxima gran guerra está sobre nosotros. Especialmente con el régimen fascista turco en la frontera, todos sabemos que no habrá una solución pacífica en Siria. Para nuestros amigos de todo el mundo, es importante comprender y prepararse para esta eventualidad ya determinada. Tenemos que ser más efectivos en nuestro trabajo, en todos los niveles de la política: debemos difundir el conocimiento sobre Rojava en la sociedad y, al mismo tiempo, aumentar la presión sobre nuestros gobiernos. Pero el aspecto más importante es construir vínculos entre el movimiento de libertad kurdo y las luchas en otros países.

La comuna internacionalista cae en una larga tradición de solidaridad de izquierda con las luchas revolucionarias en todo el mundo, desde la revolución española hasta los zapatistas. ¿Cómo se ubican dentro de esta tradición y por qué creen que es importante?
Clara:
Sin esta historia, no podemos entender la situación actual. Y aún más importante, no podemos darle el significado correcto. Es tan fácil para las personas abandonar la pelea, en un sistema que le dice que no hay alternativa y que todos los intentos de construir una alternativa han fracasado. En cambio, tenemos que ver que la resistencia siempre estuvo ahí, incluso si con demasiada frecuencia estaba oculta en las sombras. Pero si veo las luchas de hoy como el patrimonio de la guerra española contra el fascismo, y la lucha contra el colonialismo en todo el mundo, mi energía y motivación se redoblan. En este sentido, vemos la historia del internacionalismo como nuestra historia. Somos parte de una línea viva y continua de internacionalismo.
Casper: Hoy, la Comuna está en Rojava. Pero la idea de la Comuna es internacionalista. No se trata solo del movimiento de libertad kurda. Representa el internacionalismo basado en la idea de que mientras todos en este mundo no sean libres, nadie será libre.

¿Cuál es su mensaje a la izquierda en el mundo?
Casper:
Bueno, porque vengo de Europa, mi llamamiento a la izquierda europea sería que tengamos que repensar nuestros métodos de organización política y de lucha, así como nuestra comprensión ideológica. Si realmente queremos hacer una revolución, tenemos que organizarnos de acuerdo con ese objetivo y desarrollar una perspectiva revolucionaria a largo plazo.
El movimiento por la libertad kurda puede ayudarnos con eso. Nosotros, como revolucionarios, debemos aprender de nuevo cómo conectarnos con la sociedad. Somos parte de eso, luchamos por ello, pero muy a menudo nuestras peleas se desconectan de él. Y tenemos que aprender a superar nuestras divisiones. Eso no significa que todos debemos ser iguales, pero debemos encontrar una manera de utilizar nuestras diferencias de una manera productiva e inspiradora, a través de la cual todos puedan aprender y desarrollarse.
Clara: Al final, nuestro llamado es a la vez realmente simple e increíblemente difícil: construyamos juntos un movimiento global que sea capaz de desafiar y superar la modernidad capitalista. Hacia ese fin, podemos remontarnos a una larga historia de diferentes luchas, que juntas son el camino a lo largo de la línea de resistencia de las personas, para una vida libre de las personas, en equilibrio con la naturaleza.

Comuna Internacionalista de Rojava
La Comuna Internacionalista de Rojava reúne a los internacionalistas que trabajan en la sociedad civil en Rojava. Actualmente está construyendo la primera academia no militar permanente para internacionalistas. Esta academia proporcionará la educación básica para los internacionalistas que quieran aprender, trabajar y organizarse en la revolución de Rojava. Su libro Make Rojava Green Again está siendo financiado por el crowdfunding.

Fuente: Roar magazine
Autoría: Internationalist Commune of Rojava
Traducción: Lucrecia Fernández

Cuenta de CNT para aportaciones
IBAN: ES25 3183 4800 5300 0121 9007
Arquia
Referencia: "Make Rojava Green Again" u otra similar