FEGAM amenaza con acabar con el servicio de transporte sanitario

Castellano | Galego


FEGAM amenaza con acabar con el servicio de transporte sanitario

La patronal de las empresas de ambulancias de Galicia, FEGAM, viene, desde hace unos días, amenazando con la rescisión de los contratos de servicios de transporte sanitario no urgente con SERGAS, el servicio de salud gallego, o con una reducción de personal, alegando que están trabajando con más vehículos de los presupuestados y cubriendo unilateralmente lo que la patronal denomina un exceso de trabajo. Una vez más, los sindicatos de concertación le hacen el juego a la patronal y defienden sus intereses, presionando para conseguir lo que realmente se pretende, una mejora en el próximo concurso, a convocar durante el año 2020.

Conviene, sin embargo, recordar que la realidad es que las empresas están cubriendo el transporte sanitario no urgente con un número de vehículos considerablemente inferior a lo establecido en los pliegos de condiciones técnicas del concurso, hasta el punto, por ejemplo, de que la propia EOXI (Estrutura Organizativa de Xestión Integrada) de A Coruña ha reconocido que se está operando con un número inferior de ambulancias.

Por otro lado, la propia administración incumple reiteradamente su obligación de vigilancia y control sobre el cumplimento del contrato de servicios por parte de las empresas concesionarias, hasta el punto de que la misma fiscalía provincial de A Coruña habla de “absoluta falta de control por parte de la Administración en la prestación del servicio” ya en Octubre de 2016, primer año de vigencia del contrato.

Pero, aún más, la patronal es beneficiada por parte del SERGAS, de manera dudosa e ilícita, mediante la cesión de personal sanitario por parte del Servicio de Salud y que, de acuerdo con la propia ley, debería ser suministrado por las empresas concesionarias. En concreto, SERGAS pone a disposición personal de enfermería para las ambulancias asistenciales de tipo C, cuando, según dispone el decreto 52/2005 por el que se regula el transporte sanitario, este personal debe figurar entre la dotación mínima de personal de las ambulancias por parte de la empresa concesionaria. En realidad, no existe en la actualidad ninguna empresa de las asociadas a FEGAM que cuente con este personal de enfermería.

Para mayor escándalo en los incumplimientos empresariales e irregularidades en las ayudas y beneficios que reciben por parte de la Administración, no está de más señalar que la propia concesión de la tarjeta de autorización de transporte sanitario está condicionada al cumplimento de estas dotaciones mínimas de personal, circunstancia que no acontece en ningún caso sin que se retiren dichas autorizaciones por parte de la Administración.

Después de los expuesto, no queda más remedio que calificar de chantaje a la Administración las peticiones lanzadas por la FEGAM en lo referente al contrato de prestación del transporte sanitario no urgente, un chantaje que procura apenas incrementar a margen de beneficio empresarial, a costa de las condiciones laborales del sector y de las condiciones en las que se presta un servicio básico para la ciudadanía.


FEGAM ameaza con acabar co servizo de transporte sanitario

A patronal das empresas de ambulancias de Galiza, FEGAM, vén, desde hai uns días, ameazando coa rescisión dos contratos de servizos do transporte sanitario non urxente co SERGAS ou coa redución de persoal alegando que están a traballar con máis vehículos dos orzamentados e cubrindo unilateralmente o que a patronal denomina un exceso de traballo. Outra volta os sindicatos de concertación fan o xogo á patronal e defenden os seus intereses e presionan para conseguir o que realmente se pretende, unha mellora do próximo concurso, a convocar durante o ano 2020.

Convén, con todo, lembrar que en realidade as empresas están a cubrir o transporte sanitario non urxente cun número de vehículos considerablemente inferior ao estabelecido nos pregos de condicións técnicas do concurso, até o punto, por exemplo, de que a propia EOXI de A Coruña ten recoñecido que se está a operar cun número inferior de ambulancias.

Por outra banda, a propia administración incumpre reiteradamente a súa obriga de vixilancia e control sobre o cumprimento do contrato de servizos por parte das empresas concesionarias, até o punto de que a mesma fiscalía provincial da Coruña fala de “absoluta falta de control por parte de la Administración en la prestación del servizo” xa na altura de Outubro de 2016, primeiro ano de vixencia do contrato.

Pero, aínda máis, a patronal é beneficiada por parte do SERGAS, de maneira dubidosa e con seguridade ilícita, mediante a cesión de persoal sanitario por parte da Administración de saúde e que, segundo a propia lei, debería ser subministrado polas empresas concesionarias. En concreto, o SERGAS está a disponibilizar persoal de enfermería para as ambulancias asistenciais de tipo C, cando de maneira clara, segundo dispón o decreto 52/2005 polo que se regula o transporte sanitario, este persoal debe figurar entre a dotación mínima de persoal das ambulancias por parte da empresa concesionaria. Na realidade, non existe na actualidade ningunha empresa das empresas das asociadas na FEGAM que conten con este persoal de enfermería.

Para maior escándalo nos incumprimentos empresariais e nas irregularidades axudas e beneficios que reciben por parte da Administración, non está de máis sinalar que a propia concesión da tarxeta de autorización de transporte sanitario está condicionada ao cumprimento destas dotacións mínimas de persoal, circunstancia que non acontece en ningún caso sen que se retiren as anteditas autorizacións por parte da Administración.

Logo do exposto non queda senón cualificar de chantaxe á administración as peticións lanzadas pola FEGAM no referente ao contrato de prestación do transporte sanitario non urxente, unha chantaxe que procura apenas incrementar a marxe de beneficio empresarial a costa das condicións laborais do sector e das condicións nas que se presta un servizo básico para a cidadanía.

La entrada FEGAM amenaza con acabar con el servicio de transporte sanitario se publicó primero en Confederación Nacional del Trabajo.