Evitar una nueva guerra en Kurdistán del Sur

  • Mentiras, desinformación y planes sucios del PDK ponen en peligro la estabilidad y la seguridad en Kurdistán
  • Reproducimos el informe de la Iniciativa kurda contra la invasión turca de Kurdistán del Sur de Noviembre de 2020, traducido por Rojava Azadi Madrid

Desde la liberación de Kurdistán del Sur del gobierno de Saddam en 1991, el KDP (Partido Democrático de Kurdistán) ha hecho todo lo posible para recortar las libertades de los kurdos y abusar de la causa kurda para su propios intereses familiares y tribales. Instigó una guerra civil de 6 años de duración con la PUK (Unión Patriótica del Kurdistán), el PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán) y otras facciones que duró hasta 1998. Después de 2003 ha monopolizado el poder en sus manos y lo ha utilizado para tomar el control de todas las esferas de la vida económica, política y social. Esto ha llevado a la corrupción generalizada, al favoritismo, a la pobreza, fuga de cerebros y emigración. Periodistas y figuras de la oposición que se atrevieron a discutir estos temas en público fueron vilipendiados, secuestrados, encarcelados y asesinados, incluyendo a Serdesht Osman (2010), Wedat Huseyin (2016) y Soran Mame Heme (2008), por nombrar sólo unos cuantos. Incluso fue suspendido el parlamento regional que quería hacer algunas reformas en la política del sistema, y a su portavoz se le prohibió incluso el acceso a Erbil.

Esto ha agravado aún más la situación para el pueblo. La gente no percibe sus salarios, mientras que el KDP exporta más de medio millón de barriles de petróleo a Turquía, monopolizando los beneficios económicos en las puertas de las fronteras. El dinero ganado con las ventas del petróleo se transfiere ilegalmente a bancos extranjeros y sirve para comprar propiedades en el extranjero para los miembros de la familia Barzani. La gente, que no puede relacionarse ni hablar, de vez en cuando sale a las calles a reclamar sus derechos (en Duhok, Zakho y Sheladize), siendo reprimida, cada vez más ferozmente, por las fuerzas pro-KDP y llevada a prisión en gran número.

El 1º de noviembre de 2020, las familias de los presos pidieron a las organizaciones de derechos humanos y las ONG que apoyaran sus demandas y ayudaran a acabar con las presiones del KDP. Según está llamada de ayuda, desde el 13 de agosto de 2020 hasta ahora, 280 personas han sido arrestadas por las fuerzas del KDP. La mayoría han sido torturadas y obligadas a firmar que guardarán silencio ante todas las prácticas del KDP. 17 de ellas todavía se encuentran en la cárcel, en paradero desconocido. Como estas dificultades no han sido suficientes, el KDP ha escudado la entrada del ejército turco hasta 40 kms dentro de las fronteras del KRG (Gobierno Regional del Kurdistán) y le ha ayudado a construir casi 50 bases militares, decenas de servicios de inteligencia del MIT y bases de reconocimiento. El KDP considera la presencia militar y de la inteligencia turcas en el Kurdistán como un seguro para preservar su cleptocracia sobre el pueblo. Durante 13 años, el ejército y la inteligencia turcos se han cernido sobre las montañas, los pueblos y las ciudades del Kurdistán, y hemos sido testigos de ataques aéreos diarios en tierras kurdas. Estos ataques, realizados con el pretexto de la lucha contra el PKK, sólo ha sumado dificultades a la situación del pueblo.

El pueblo de Kurdistán del Sur ya está harta de toda la corrupción, la pobreza, el favoritismo, y especialmente de la cooperación del KDP con el archienemigo del pueblo kurdo, Erdogan de Turquía. Realizando campañas populistas, como el referéndum de independencia de 2017 y los subsiguientes cambios de sentido, no han proporcionado al KDP la legitimidad que tanto necesitaba.

Conociendo estos hechos, el KDP intenta legitimar la invasión turca de Kurdistán del Sur e Irak instigando guerras psicológicas y provocaciones contra el PKK. El KDP ya ha fomentado una campaña de demonización y criminalización del PKK por medio de sus megamedios de comunicación y sus recursos diplomáticos. Al no poder lograr los resultados deseados, ahora está emitiendo informes falsos sobre supuestos planes del PKK para asesinar a funcionarios del KRG y diplomáticos extranjeros en Erbil. El KDP no ha sido capaz de probar ninguna de esas acusaciones, y para su sorpresa, han tenido un efecto bumerán, revelando al público y a los actores internacionales los complots y conspiraciones planeados por el MIT turco y Parastin, el servicio de inteligencia del KDP. A continuación, se presenta un relato detallado de las provocaciones del KDP y las reacciones a ellos desde diferentes círculos.

https://www.cnt.es/wp-content/uploads/2020/12/basesTurcasBashur-300x209.jpg 300w" sizes="(max-width: 603px) 100vw, 603px" />
Localización de las bases militares turcas en Kurdistán del Sur

PKK: La guerra interna kurda es evitable

En una entrevista del 27 de octubre, Murat Karayilan, comandante en jefe del HPG (Fuerzas de Defensa Popular), comentó los recientes acontecimientos en Kurdistán del Sur. En cuanto al asesinato de Ghazi Salih, jefe de seguridad en un cruce fronterizo en la provincia de Duhok, dejó claro: «Inmediatamente después del incidente se dijo que el PKK era el responsable. Nos sorprendieron estas declaraciones, así que empezamos nuestra propia investigación. Entretanto, podemos descartar definitivamente cualquier implicación de nuestros miembros. Si el KDP fuera capaz de respaldar sus afirmaciones con pruebas, lo habría hecho hace mucho tiempo». En cuanto a los últimos movimientos de tropas del KDP en Garê y la amenaza de una guerra interna kurda, recalcó: «Nadie dentro de nuestro movimiento quiere eso. Es importante que esto es entendido por nuestra contraparte. No le tememos a la guerra; después de todo, luchamos contra el enemigo todos los días. Pero empezar una guerra interna kurda no es lo que queremos.» Karayilan enfatizó: «La asociación existente entre el PDK dominado por Barzani y Turquía, así como las relaciones políticas y de inteligencia entre ambos, no sirven ni al gobierno en Hewlêr (Erbil) ni al pueblo kurdo. Por el contrario, exponen a todos los kurdos a un gran peligro».

Masoud Barzani: Deje el Kurdistán del Sur

En un comunicado oficial del 2 de octubre de 2020, Masoud Barzani respondió a la llamada de paz del PKK. Desafortunadamente, no se quedó corto en sus numerosas acusaciones contra el PKK, que incrementan así las ya existentes tensiones. Afirmó que «los combatientes del PKK invadieron estas zonas fronterizas [la región de Sinjar y regiones fronterizas turco-iraquíes], y luego algunos otros, en lugar de apoyar la experiencia del KRG.» Y añadió, «Ellos impusieron su autoridad en sustitución del gobierno [Regional de Kurdistán], e impidieron a la gente que rehiciera sus aldeas. Además, [los aldeanos] fueron obligados a pagar cuando iban a sus propias áreas.» Al tiempo que subrayaba que «estamos orgullosos de haber decretado haram [prohibido por la religión] que nos dediquemos a la lucha intra-kurda, porque todos, incluyendo el pueblo del Kurdistán, ha perdido mucho en luchas y conflictos». Advirtió que «esta posición no debe ser malinterpretada y explotada para desafiar la autoridad legal del KRG e imponer intenciones ilegales y militares sobre el pueblo de Kurdistán». Finalmente, pidió al PKK que abandonara Kurdistán del Sur: «La mejor posición a asumir es respetar la legítima y legal autoridad de la región [del Kurdistán] y abandonar todas esas áreas que ha invadido por la fuerza, poniendo en riesgo la vida de la gente del KRG.»

KCK: La política del PDK es peligrosa

En una entrevista del 2 de octubre de 2020, Besê Hozat, copresidenta del Consejo Ejecutivo de la KCK (Unión de Comunidades Democráticas del Kurdistán), aclaró la posición oficial de la KCK sobre las actuales tensiones en Kurdistán del Sur. En cuanto a la actual intervención militar turca, advirtió: «Turquía está librando una guerra de exterminio. La posición actual del KDP debe evaluarse en este contexto. Turquía quiere destruir todos los logros kurdos. A través del genocidio kurdo quiere establecer un nuevo régimen como una síntesis turco-islámica. Su objetivo para 2023 es establecer un régimen de fanatismo religioso, nacionalismo y racismo. Para este objetivo, entre otros, se está llevando a cabo un ataque de ocupación en Kurdistán del Sur. Cientos de civiles ya han perdido la vida. Se están construyendo bases militares en todos los lugares a los que llega el Estado turco. Paso a paso, se pretende ocupar toda la región hasta Kirkuk y anexionar Kurdistán del Sur». Añadió que «este ataque se está llevando a cabo con el apoyo del KDP».

Señaló que las fuerzas regulares de los Peshmerga no se desplegaron debido a su falta de voluntad de participar en una guerra interna del Kurdistán: «Los Peshmerga no quieren ir allí, no quieren participar en los ataques de ocupación de las zonas de defensa de Medya. Ni la población ni los Peshmerga quieren eso. Por esta razón, las unidades Zerevan están estacionadas en Gare. Ésta es una unidad especial. Las unidades Peshmerga que fueron previamente enviadas a las zonas de defensa de Medya serán retiradas y en su lugar se desplegará a los ZerevanSe trata de una unidad especial de la familia Barzani. El KDP sabe que los Peshmerga no quieren participar en esta guerra. Por lo tanto, el KDP y Turquía han desarrollado un plan especial. Las unidades Zerevan están estacionadas donde el Estado turco no puede invadir. Se despliegan entre las áreas de la guerrilla para interrumpir la conexión de las diferentes áreas.»

Besê Hozat también se refirió a la posición de los otros dos partidos del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG): Más recientemente, la PUK [Unión Patriótica del Kurdistán] ha comentado la situación. Sedi Pire dijo que el Estado turco ha ocupado Behdinan y la PUK no sabe lo que el KDP ha acordado con el gobierno AKP/MHP de Turquía. La PUK ve el peligro de una ocupación de Kurdistán del Sur. Gorran y otras organizaciones también han expresado su preocupación, y preguntan qué está pasando. Lanzó una llamada al KDP para que se abstenga de seguir pasos provocativos y evitar una guerra interna kurda: «La situación actual es extremadamente peligrosa. Actualmente tenemos la impresión de que el KDP quiere llevar a cabo un ataque integral junto con el Estado turco. Una declaración conjunta de guerra con Turquía es un plan muy peligroso. Esto significaría el fin del KDP y la destrucción de todos los logros en el sur y otras partes de Kurdistán. Con la aplicación de este plan, Kurdistán del Sur perdería su status como región autónoma. El KDP debe abstenerse de esta peligrosa política porque hará que todos los kurdos pierdan su status. El pueblo kurdo no debería tener que experimentar una tragedia así otra vez».

Proteger los réditos políticos de los kurdos

Este breve informe muestra claramente que las mentiras difundidas por el KDP son parte de una campaña de difamación contra el PKK. Esta campaña tiene dos objetivos:

  1. Construir la base para una guerra interna kurda y crear una justificación para los ataques planeados;
  2. Proporcionar una base para la ocupación de Kurdistán del Sur, según lo planeado por a los turcos durante años.

Creemos que estos dos objetivos serán de gran perjuicio ante todo para el propio KDP, pero también para el pueblo kurdo y sus amigos. El KDP no puede encontrar ningún apoyo para estas políticas de parte del pueblo de Kurdistán del Sur y del pueblo kurdo en su conjunto. De hecho, la PUK, un aliado del gobierno del KDP, ha declarado también públicamente que no tenía ninguna información previa y que no estaba de acuerdo con las afirmaciones del KDP realizadas previamente. El KDP había acusado al PKK de planificar ataques a representantes de Estados y gobiernos extranjeros en Kurdistán del Sur. La KCK también ha rechazado las mentiras del KDP y declarado que estas mentiras e intenciones han pretendido servir para ocultar los crímenes del PDK y proporcionar una base para una nueva guerra.

El pueblo de Kurdistán rechaza categóricamente los preparativos de guerra del KDP. Ha llamado al KDP a dejar de colaborar con el Estado turco y tomar las medidas necesarias contra la ocupación turca de Kurdistán del Sur.

Basándonos en los últimos acontecimientos, les pedimos no creer las mentiras y difamaciones del KDP y que usen su influencia para presionar al KDP. Les pedimos que tomen una postura clara contra los planes del KDP, que ponen en peligro la estabilidad y la seguridad en Kurdistán.

Iniciativa kurda contra la invasión turca de Kurdistán del Sur

Fuente: https://rojavaazadimadrid.org/evitar-una-nueva-guerra-en-kurdistan-del-sur/

La entrada Evitar una nueva guerra en Kurdistán del Sur se publicó primero en Confederación Nacional del Trabajo.